Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

martes, 10 de mayo de 2016

Dilma Rousseff juega su última carta antes de votación que la sacaría de la presidencia de Brasil



Personas protestan contra la presidenta Dilma Rousseff, pidiendo su juicio político, en Brasilia, Brasil. 9 de mayo de 2016. El juicio político contra Dilma Rousseff volvió a encarrilarse el martes, luego que el presidente interino de la Cámara de Diputados de Brasil, Waldir Maranhao, revocó una controvertida decisión que había tomado horas antes para anular la votación sobre el proceso. REUTERS/Ueslei Marcelino
Photo

BRASILIA, 10 mayo (Reuters) - La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, jugó el martes su última carta para mantenerse en el cargo, con una petición al Supremo Tribunal Federal un día antes de que el Senado decida si enfrentará un juicio político por incumplir las leyes presupuestarias del país.
Eduardo Cardozo, principal abogado del Gobierno, pidió al Supremo Tribunal que anule el proceso de juicio político, informó la Abogacía General de la Unión (AGU) de Brasil.
Previamente, el presidente interino de la Cámara de Diputados de Brasil, Waldir Maranhao, revocó una controvertida decisión que había tomado horas antes para anular una votación sobre el proceso. Esto implica que el pedido al máximo tribunal es la última esperanza de la presidenta para impedir que avance el juicio en su contra.
La marcha atrás de Maranhao el martes tras su inesperada decisión de la víspera, cuando argumentó fallas de procedimiento, finalmente allanó el camino para que el Senado siga adelante el miércoles con la votación que definirá si se inicia o no el juicio político, tal como estaba previsto.
Si, como se espera, una mayoría simple del pleno aprueba el proceso, el vicepresidente Michel Temer asumiría como mandatario interino, y podría quedarse hasta las elecciones de 2018 si la líder es declarada culpable y finalmente destituida.
Ante un panorama sombrío que parece vaticinar el fin de 13 años de gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) de izquierda, al que pertenece Rousseff, seguidores de la presidenta bloquearon las calles y prendieron fuego a neumáticos en manifestaciones en Sao Paulo, Brasilia y otras ciudades.
Sindicatos y el propio PT convocaron a una huelga nacional para resistir lo que califican como un "golpe de Estado" contra la democracia.
"La presidenta Dilma (Rousseff) está decidida a defender la Constitución porque ella fue elegida por el pueblo, y apelará ante el Senado, el Tribunal Supremo y la sociedad brasileña", dijo el ministro de Trabajo, Miguel Rossetto, a periodistas. 
Publicar un comentario