Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

jueves, 12 de mayo de 2016

Alberto Garzón: “Soy más amable que Pablo Iglesias”

“Si superamos al PSOE tendrá que ser nuestro aliado”

Alberto Garzón, portavoz de IU, admite que el candidato a la presidencia del Gobierno de la coalición entre Podemos e Izquierda Unida es Pablo Iglesias


Alberto Garzón durante la entrevista. CLAUDIO ÁLVAREZ/EL PAÍS VÍDEO
Alberto Garzón (Logroño, 1985), asume su nuevo papel y admite que el candidato a la presidencia del Gobierno de la coalición entre Podemos e Izquierda Unida es Pablo Iglesias, tras su acuerdo para concurrir juntos a las urnas el 26-J. El portavoz de IU y otrora candidato a La Moncloa defiende que su partido no quedará disuelto en Podemos y cree que la candidatura conjunta superará ampliamente al PSOE.
P. En su partido hay quienes creen que este pacto supone la disolución de IU.
R. No se sostienen esas acusaciones, estamos yendo a una coalición electoral muy clásica aunque en un contexto histórico único donde podemos ganar el país.
P. ¿Cuántos escaños cree que puede realmente obtener dentro de la coalición el 26-J? Podemos les ha cedido puestos que no están asegurados.
"Muchos somos comunistas; no renunciamos a nuestra identidad"
R. Si uno repite la hipótesis del 20 de diciembre, tendríamos en puestos de salida entre siete u ocho posibles escaños, aunque no hay escaños seguros hasta que conozcamos los resultados. Pero tenemos en torno a 10, 12 o 13 con muy altas posibilidades de salir, porque se van a mejorar mucho los resultados del 20-D.
P. ¿Por qué ha aceptado ser el número cinco por Madrid? El excoordinadorde IU Gaspar Llamazares lo ve un agravio, porque era usted el candidato a presidente por su partido.
R. Hay varias formas de ver la política. Una es corporativista, en la que uno es casi su propia marca y utiliza esos conceptos de la humillación, del ego… Y la otra, que es poner la política al servicio de la mayoría. La quinta posición es responsabilidad y generosidad.
P. ¿Será usted coportavoz en el futuro grupo parlamentario conjunto con Podemos?
R. No lo sé, se está debatiendo aún. Vamos a tener una voz en el Parlamento y altavoces. Sí que está asegurada la visibilidad y eso tiene una cristalización, no sé si en portavocías o cómo.
"Esta no es una alianza instrumental, sino un proyecto superador"
P. ¿De qué otra forma puede ser, sin una coportavocía?
R. El trabajo del grupo parlamentario tiene muchas cuestiones. Cómo repartes los tiempos de intervención, qué tipo de comisiones de trabajo recibes o la disciplina de voto. Se ha acordado que somos dos organizaciones distintas, en determinadas votaciones podremos votar diferente, cada uno con su propio programa. Eso, en términos de visibilidad, es relevante. No podemos quedar atrapados en un magma homogéneo, tiene que ser un magma vivo.
P. En ese grupo parlamentario conjunto, ¿podrá IU presentar iniciativas sobre la República, una de las materias que le separan de Podemos?
R. Sí, radicalmente sí.
P. ¿Su candidato a presidente del Gobierno es Pablo Iglesias?
R. En nuestro sistema no hay candidato a la presidencia, es una cuestión técnica. El candidato, en tanto que es la referencia conjunta, sí es Pablo Iglesias.
P. ¿Irá a los debates?
"El candidato a la presidencia del Gobierno es Pablo Iglesias"
R. En los debates a cuatro, en los que nosotros fuimos excluidos la pasada campaña, lo lógico es que sea Pablo Iglesias, como candidato a la presidencia. Pero hay muchos más debates.
P. ¿Es esta coalición electoral un frente de izquierdas?
R. Yo nunca he hablado de la unidad de la izquierda o de frente de izquierdas, en realidad, porque me parece que no tiene mucho sentido meterse en ese debate. Nosotros somos de izquierdas, muchos somos comunistas, y no renunciamos a nuestra identidad, pero queremos construir un nuevo país con gente que no se siente igual que nosotros y se etiqueta de una forma distinta.
P. Íñigo Errejón, número dos de Podemos, sostiene que este pacto no es una “confluencia” y que si hubieran sido unas elecciones normales no habrían fraguado esta alianza.
R. Yo sí creo que esto es mucho más que una confluencia, no es una alianza instrumental, esto es un proyecto superador. Es más, yo creo que una campaña de este tipo desborda la ilusión y a nosotros mismos.
P. ¿Y por qué van a hacer campañas separadas?
R. Por inteligencia política, porque somos organizaciones distintas que a veces tenemos públicos distintos. Pero creo que una vez comience la campaña va a quedar de relieve que lo fundamental son los espacios comunes. Se minusvalora todavía la posibilidad de celebrar actos conjuntos entre determinados perfiles muy reconocidos por la ciudadanía.
P. ¿Usted se encuentra cómodo en la transversalidad ideológica de Podemos?
R. Esos son debates escolásticos que no suelen decir nada. ¿Qué es la transversalidad? No queda muy claro. Para la población española, según el CIS, yo soy más transversal que Pablo Iglesias. Y al final yo tengo un perfil con más amabilidad que llega a diferentes sectores sociales, más que otros perfiles.
P. ¿Cuál es su relación ahora con Pablo Iglesias?
R. Yo siempre he tenido buena relación con Pablo Iglesias pese a las dificultades y diferencias, siempre hemos tenido en común algo importante: que veíamos más allá del corto plazo.
P. ¿Cuándo pensó: de este tipo me puedo fiar?
R. Bueno, es difícil, pero con Pablo siempre ha habido respeto mutuo, y la confianza se construye así.
P. Con Íñigo Errejón sus diferencias políticas son mayores.
R. Bueno, sobre la figura de Íñigo también se ha generado cierto mito, de lo que opina y lo que no opina, yo prefiero opinar de lo que él dice expresamente. Él viene de una tradición política distinta a la mía, eso lo sabemos y sin embargo aquí estamos, trabajando conjuntamente. Pero yo no voy a tener inconveniente en plantear las diferencias cuando las haya. Si lo hago con la gente de mi propia organización cómo no lo voy a hacer con los de otra.
P. En Podemos se han felicitado de su "giro" de discurso.
R. Yo no he cambiado de discurso ni de posición nunca. Hemos pasado de un proceso de competición electoral con Podemos a uno de alianza, eso cambia los matices de lo que se dice. Pero seguimos defendiendo lo mismo radicalmente.
P. Hace solo cuatro meses dijo en una entrevista en EL PAÍS: "Podemos ha aceptado gran parte del discurso de la derecha. ¿Ha cambiado Podemos ahora?
R. Podemos tenía una estrategia muy concreta que era la de llegar a sectores sociales más amplios con un cambio de discurso. Yo nunca he compartido esa estrategia y una parte de Podemos ha sido siempre muy clara con respecto a eso, pero lo que sí han cambiado son las condiciones políticas del país. Las estrategias de cada uno, aunque hayan sido diferentes, convergen en este punto histórico en una tarea común. Todo lo demás queda secundario.
P. Se han dado caña. Les ha llamado pitufos gruñones, cenizos, e IU les ha acusado de ser de derechas.
R. Efectivamente, los escenarios de competencia electoral conllevan esas cosas. Pero al final subrayamos lo que tenemos en común. Es inteligencia política. Nos hemos puesto de acuerdo porque nos estamos jugando las generaciones futuras. Cuando hicimos todo esto pensamos que el coste iba a ser mucho mayor.
P. En parte del electorado de ambos hay un fuerte componente sentimental, pero usted sin embargo usa poco las emociones.
R. Cada uno tiene su estilo, el mío es más parecido quizá a Julio Anguita, más pedagógico. Tiene que ver con mi personalidad. Algunas novias me han dicho que soy como una hoja de Excel, cuadriculado. En esta campaña creo que se van a mezclar razón y corazón. Habrá gente que no le guste la confluencia, pero entienda que es algo necesario. El otro día la gente nos paraba por la calle de una forma que solo había visto en ídolos futbolísticos o roqueros.
P. Si el 26-J la coalición supera al PSOE en votos pero no en escaños, ¿quién debería ser investido presidente?
R. Creo que los resultados van a permitir superar también en escaños al PSOE, pero no es ese el objetivo, el objetivo es ganar al PP. Y después de estos hitos es cuando toca el siempre necesario reparto de sillones en virtud de un programa.
P. ¿Le corresponderá a Pablo Iglesias, entonces?
R. Si quedamos por encima el PSOE tendrá que ser un aliado necesario para cambiar este país, lo cual dependerá de si ellos quieren o no quieren. De momento están dando visos de que su modelo es el social-liberalismo de Ciudadanos.
P. ¿Cree que en España hay una mayoría de izquierdas?
R. Yo siempre he pensado que en España hay una mayoría sociológica de izquierdas, pero está fragmentada. El PSOE tiene una base de izquierdas, pero con unas contradicciones muy profundas. Esa gente que les votaba se consideraba de izquierdas, incluso más de izquierdas que el propio PSOE, pero les votaba por la ley electoral. Pues bien, esta coalición rompe todo eso y permite una libertad de voto enorme, que la gente de Soria, donde se reparten dos escaños, por primera vez en la historia entienda que puede votar algo que no sea PP o PSOE.
P. ¿En los medios ve hostilidad?
R. Hay mucha gente que se siente muy bien en este sistema y va a reaccionar. Despierta tanta pasión, para bien o para mal, como para ponernos a Pablo y a mí en la portada con dos botellines y llamarle el pacto de los botellines. Pero creo que ese enfoque nos beneficia: dos personas que después de hacer algo se toman una cerveza no me parece que genere miedo, es algo que hace todo el mundo. No hay nada más transversal que beber cerveza en nuestro país.
Publicar un comentario