Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

viernes, 22 de mayo de 2015

El PP seguirá dominado el mapa electoral de España, porque las alternativas de poder son muy sucias.

Para el poder financiero y político internacional solo importa quién gana y quién pierde los comicios; sean municipales, autonómicos o legislativos. Y eso mismo va a ocurrir el próximo domingo en España. Todos podemos seguir especulando sobre quien ha ganado el debate –pocos ha habido-  quien ha quedado mejor ante las cámaras, pocos hablan de programas electorales y hasta dónde está la salvación nacional. Pero de poco o nada vale.  En realidad y es lo que cuenta,  si el PP mantiene Madrid y Valencia para todos “estaba dentro de lo normal”; si pierde Valencia, será grave, para unos fruto de los Gurtel y para otros la Virreina de valencia, Rita Barberá ha sido la culpable y si pierde Madrid ha sido por culpa de Esperanza Aguirre, rato o el chumino de mi vecina. Pero para el pueblo el PP habría ingresado en la UVI por un dolor de muelas.  Pero lo que de verdad importa a los que deciden si España se financia a precio 0 o tiene que hipotecar hasta a la abuela, es mirar con lupa el porcentaje final. Ese guarismo que, de consolidar el auge de los populismos en España y la merma de la estabilidad, sembraría de desconfianza a los inversores internacionales con consecuencias incalculables. Con Podemos y PSOE la inversión internacional se retira y, posiblemente con el PP y…….ayudado por Ciudadanos se queda y como hasta parece se vaya recuperando, no tan rápido como ellos mismos vaticinan.
Solo un relato para memorizar. Gobernaba Suárez/Calvo Sotelo y en España se estaba produciendo la mayor tasa de crecimiento industrial de la historia; formó Gobierno Felipe González y tuvo que dimitir año y medio antes de lo previsto porque el nivel de paro, corrupción y miseria era inaguantable. Fruto de la Política social insostenible que, en definitiva, son los votos de los socialistas. Entró Aznar con ayuda de nacionalistas y dejó España, prácticamente,  sin nivel de paro –comunidades con el 5% que se entiende pleno empleo- Vienen las bombas de ETA, Al Quaeda o qué se yo y por arte de magia gana quien menos se esperaba, el socialista Zapatero que, también, como Felipe González dejó España como un solar y niveles de corrupción propios de Latinoamérica. Ha vuelto a entrar el PP de la mano de Mariano Rajoy y, al menos, la confianza está en alza.  La deuda heredada de ZP era y es insoportable. Tanto es asó que, hoy, países como Francia, Italia, Holanda y Suecia han puesto a España como ejemplo a seguir.  Evidentemente, los recortes,  llevan consigo un desgaste monumental y como he dicho, anteriormente, la “cosa” económica, laboral y social se están llevando, aunque levemente.  Cualquier otra opción sería algo menos que un desastre nacional. Andalucía ha superado el 44% de paro y los apuntes contables comunitarios, siguen sin aparecer.
De cualquier forma y aunque nos pongamos todos muy sorprendentes exigiendo al PP un escrutinio de 7 u 8  puntos de ventaja al  PSOE, Podemos o Ciudadanos) en España las municipales se ganan desde siempre por la mínima. Excepto en 2011, cuando el hartazgo con Zapatero y la devastadora crisis económica propiciaron que el PP les sacara a los socialistas más de cuatro puntos, tanto en 1999 como en 2003 y en 2007, la diferencia entre las dos primeras formaciones (siempre PP y PSOE) ha sido de un punto o incluso menos. En todos los casos a favor del partido de Rajoy; salvo en 2003, que se produjo el derrumbe socialista.


¿qué quiere decir esto? Sencillamente que es de imaginar que con un Gobierno sufriendo el desgaste de medidas impopulares, sin las que hubiera sido imposible salir de la crisis; con numerosos y escandalosos casos de corrupción que han afectado a su sistema sanguíneo; y con la consiguiente irrupción de partidos instrumentales para aprovecharse del descontento social y las desigualdades económicas, parece desproporcionado exigirle que le saque varias cabezas al segundo. De ahí que Rajoy se conforme con mantener el tipo que no es poco. 
Publicar un comentario