Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

sábado, 25 de abril de 2015

La importancia de las elecciones municipales. No te dejes influenciar, medita tu voto.


Pronto empezará a rodar la máquina de la desvergüenza con robo, saqueos y pillajes  como música de fondo. Los 8.122 Ayuntamientos de España, en unos casos ocupados en otros sitiados  por nuevos alcaldes sin experiencia previa y en más de un 60% por alcaldes sin profesión reconocida.

Si, ya de entrada, esto es preocupante, mucho más si tenemos en cuenta que es la principal “empresa” del municipio. Muy bien podríamos hablar de Zurgena, S.A, Motril, S.C.A o Jerez, S.L. en quiebra técnica con la aquiescencia de la Junta de Andalucía.

En cualquier caso estamos obligados a ayudar al necesitado. De otra forma seremos más necesitados y, seguro, para ellos no faltará.  ¡Ojo¡ que esta vez parece que va en serio, los Ayuntamientos que no se limiten a gastar aquello que hayan aprobado en los presupuestos puede que tengan mucho problemas “de juzgado”. Por ejemplo, en mi pueblo aun no han aprobado los Presupuestos/2015, se entiende que el futuro alcalde y concejales liberados, NO COBRARÁN. 

Si, bien es verdad y cierto que todos los ayuntamientos tienen encomendadas por ley las competencias en alumbrado público, cementerios, recogida de residuos y limpieza viaria, abastecimiento domiciliario de agua potable, alcantarillado, acceso a los núcleos de población, pavimentación de las vías públicas y control de alimentos y bebidas.

Además, los de más de 5.000 habitantes deben encargarse de parques y bibliotecas públicas, mercados y tratamiento de residuos, los de más de 20.000 de protección civil, prestación de servicios sociales, prevención y extinción de incendios, instalaciones deportivas de uso público y mataderos y los de más de 50.000 de transporte urbano de viajeros y protección del medio ambiente.

La ley establece que, además de esos servicios obligatorios, los municipios "pueden" promover toda clase de actividades y prestar todos aquellos servicios públicos "que contribuyen a satisfacer las necesidades y aspiraciones de sus ciudadanos" y realizar actividades complementarias de otras administraciones públicas, en particular las relativas a cultura, vivienda, promoción de la mujer, sanidad y promoción del medio ambiente.

No es menos verdad y cierto que, a cambio, la Junta en unos casos o el Estado centra en otras, tienen que “pagar” la competencias impropias derivadas de la inadaptación de las propias. O sea, hay que gestionar y nunca a la baja. Por ejemplo un colegio público con comedor escolar, en Dos Hermanas (Sevilla) tiene  asignada una cuota fija por alumno de 1.025 Euros, a excepción de la capital, en Almería, ninguno llega a los 400 Euros. Los alcaldes y equipo de Gobierno deben ser astutos o sus pueblos estarán condenados a la miseria.  En los pueblos marginados hay que plantear endosando la “papa caliente” al delegado, por ejemplo, el agravio comparativo anteriormente reseñado. Aquí solo hay dos soluciones: Sr. Delegado, o equipará los gastos de mi pueblo a la media  o ahora que hay tiempo, le participo que el próximo curso, limpiará vd. el colegio, por ejemplo.

La señalización vial es un atraco consentido por nefasta gestión de compras y convenios de intenciones de la junta. Por obligación hay que comprar las señales a empresas cuyo coste es un 50% superior al real. ….aquello de las homologaciones y, después, el Gobierno las tapa o señaliza con un cartón. Si, la del 110 y 120 o viceversa. Págueme la diferencia. Así podría enumerar ciento y la madre, pero que cada uno ejemplarice las que crea oportunas.

En España, las corporaciones locales efectúan el 13 por ciento del gasto público, que equivale a 1.221 euros por habitante, por el 22% del Gobierno central, el 36% de las comunidades y el 29% que corresponde a la Seguridad Social. En el conjunto de los municipios, alrededor del 30% del gasto es "no obligatorio".

Todos están empeñados en las famosas Auditoría, cuando estas no aportan nada, si el peticionario no “dice” donde está la irregularidad. Pero, de cualquier forma, hay que hacerlas sectores para una vez adecuadas hacer una concatenación de las mismas,

AUDITORÍA ECONÓMICA.- Por medio de la cual se  evalúan las políticas públicas municipales para tener una “cuenta de resultados subyacente” con indicadores de eficiencia“rendición de cuentas” racionalización y transparencia del gasto público. Esto ayudará a mejorar las políticas: identificar aquellas partidas que están funcionando bien, analizar aspectos que pueden ser mejorados e identificar otros que no responden a los objetivos marcados. Y, por descontado, surgirán competencias impropias, coordinación entre organismos para la prestación de servicios y análisis de eficiencia: saber si cada Euro gastado consigue el mayor impacto, o si el resultado buscado se consigo con el menor coste posible.
Una vez realizada esta hay que pasar el informe a la Concejal de Economía y Hacienda, auténtico nº 2 del gobierno municipal y no el de urbanismo, este solo es el del “pelotazo”.  

AUDITORÍA DE GESTIÓN.- hay que   tener un buen equipo de gobierno municipal al frente del cual debería estar el alcalde o quien designe la corporación, recuperando la figura del directivo público como principal agente motor de la modernización de la Administración local. De la misma manera que en el mundo empresarial, precisamos buenos equipos con conocimientos y astucia de gestión.

AUDITORÍA DE ASESORAMIENTO.- Una de las tareas de los nuevos alcaldes será la de explicar a los ciudadanos que “el despilfarro ha terminado” y que para equilibrar las cuentas municipales con un techo de gasto y un déficit cero, la ecuación es sencilla: o se incrementan los impuestos, o hay que disminuir los servicios. También deberán explicar que la deuda no tiene porque ser mala… si ha servido para invertir en proyectos que nos garanticen perspectivas futuras de superávit…y que, por descontado, se pueda devolver.
Hay una demanda social creciente sobre  el  uso eficiente de nuestros impuestos, ya que más de un tercio de nuestros días los dedicamos a trabajar para pagarlos. En unos tiempos en que los recursos son limitados y los ingresos públicos disminuyen, la crisis nos brinda una excelente oportunidad para la modernización de la Administración Local: el impacto sobre la competitividad de nuestro país será crucial.


Mucho me temo que esto,  a la gran mayoría de los alcaldes les  suene a chino. 
Publicar un comentario