Sigue el blog por Email

lunes, 30 de marzo de 2015

La "farsa" de Podemos o la gran oportunidad de Ciudadanos.

Blog de Juan Pardo
Si bien nunca he intentado comprar la moto que vendía Podemos, si es cierto que en algunos momentos llegué a pensar que podría ser la alternativa de izquierdas que necesita España. El pacto para que el PSOE forme Gobierno en Andalucía ha sido una puñalada trapera a sus votantes. Podemos, políticamente, está agonizando. Las dos estrategias de Podemos tenían posibilidades de evolución, pero el dinero, esa ansia de poder y dinero rápido, les ha matado.
Perfectamente podría haber sido fiel a la necesidad por la que irrumpieron en política, es decir, a convertirse en un movimiento popular que represente a los de “abajo” frente a las élites políticas que han gobernado este país en los últimos 35 años (“la casta”). El objetivo de la llamada “nueva política” sería canalizar la ira contra los partidos tradicionales, grandes o pequeños, lograr representar a todos aquellos indignados con la corrupción y la desigualdad, acabar con el bipartidismo y, de paso, con el llamado “régimen del 78”.

Pero, esa estrategia, Radical/maximalista, exige un perfil ideológico bajo, es decir, desmarcarse de las etiquetas clásicas y, como ha señaló Pablo Iglesias más de una vez, lograr “ocupar la centralidad del tablero político”. Se trataría, en definitiva, de construir un partido de corte centrista que pudiera atraer tanto votantes del PP como del PSOE u otros. Podemos aspiraría a convertirse en un partido mayoritario en tanto en cuanto fuera capaz de representar y aglutinar los anhelos de un pueblo mayoritariamente harto de la política tradicional para el cual las etiquetas izquierda-derecha habrían dejado de funcionar o serían secundarias dado la profundidad de la crisis. En conclusión, ese Podemos aspiraría a ganar por “abajo” y eso hubiese necesitado otra configuración.

Blog de Juan Pardo
Otra estrategia de Podemos consistiría en, fructificar los errores del PSOE y de Izquierda Unida, para convertirse en el partido hegemónico de la izquierda española para, desde ahí, plantar cara al Partido Popular y, aprovechando su agotamiento, lograr ganar las elecciones generales con una cómoda mayoría absoluta. No se trataría tanto de renunciar a la dimensión “popular” sino a compaginarla con una dimensión de izquierdas. Como hizo el PSOE de 1982, el objetivo sería conectar con el amplísimo número de españoles que se sitúan ideológicamente en el centro-izquierda y cuyas aspiraciones políticas son moderadas y fácilmente representables para un partido político que supiera jugar sus bazas con inteligencia. Desde este punto de vista, la combinación de la crisis económica y el rechazo al Partido Popular habrían abierto una oportunidad única para que la izquierda llegara al poder. Para ello sólo tendría que prometer un Estado interventor y redistribuidor que corrigiera las desigualdades, combatiera eficazmente la corrupción y garantizar una educación y sanidad públicas y universales. Se trataría, en definitiva, de aspirar a ganar por la izquierda, su posición natural.

blog de Juan Pardo
Con estas dos estrategias radicales o cuando menos maximalistas, obligarían a concentrar todos los recursos de Podemos en superar al PSOE: una vez convertido éste en tercera fuerza política, sus opciones serían tan pésimas (ser socio menor del PP o de Podemos) que hiciera lo que hiciera acabaría desapareciendo. Podemos aspiraría pues a hundir al PSOE y a IU y recoger los restos de sus respectivos naufragios. Sí, el bipartidismo no fenecería, y el régimen del 78 tampoco, pues Podemos tendría que moderarse bastante para lograr llegar hasta el centro y convertirse en un partido mayoritario. ¿Pero a qué partido le amarga el bipartidismo si consigue ser uno de los partidos?


Blog de Juan Pardo
Pero es que, además,  la irrupción de Ciudadanos, pone en cuestión la capacidad de Podemos de hegemonizar las aspiraciones de ese gran número de españoles indignados con la vieja política y partidarios de una nueva política que represente mejor a los de abajo y ponga en su sitio a los grandes. Precisamente porque Ciudadanos nace en el centro, ha necesitado muy poco tiempo para instalarse en ese espacio político y hacer una oferta atractiva para los que, desde abajo, quieren acabar con el bipartidismo. Así, Podemos podría muy bien encontrarse con la sorpresa de que para cuando lograra llegar al centro y representar a los de “abajo”, ese espacio ya estuviera ocupado. Podemos se encuentra ante un dilema muy agudo que mucho me llevo quede reducido a humo con olor a corrupción salvaje, aun más nauseabundo. Me pregunto: ¿Sabrán los de Ciudadanos que tienen el poder en sus manos? Pienso que con solo vetar a corruptos en sus filas, tienen Los Gobiernos de España y Cataluña en sus manos. 
Publicar un comentario