Sigue el blog por Email

sábado, 31 de enero de 2015

A Hitler y a Churchill les fascinaba el Islam.

Traduci in italiano.   Traduire au français.  Übersetzen auf DeutschTranslate to English


La islamofobia en fuerte aumento es una de las principales preocupaciones de la UE (dirigentes). Pero no siempre ha existido este rechazo por parte de tantas personas hacia elIslam, debido a que la religión musulmana ha tenido a lo largo de la Historia un gran número de personalidades y líderes occidentales que, a pesar de no profesar esa religión, la han admirado y visto en ella múltiples virtudes.

Dos de las personalidades más dispares entre sí en la Historia del siglo XX fueron Winston Churchill y Adolf Hitler, pero ambos sintieron una fascinación común: el islamismo.

Winston Churchill, en su juventud,  se sintió fascinado por el Islam. En dos periodos diferentes en la vida de cada uno de estos líderes, se sintieron atraídos por diferentes motivos hacia lo que representaba cultural y religiosamente el Islam.

A pesar de ser un ateo confeso, Churchill llegó a plantearse la conversión al islamismo durante la primera década del siglo XX. En una carta escrita en agosto de 1907 por Gwendoline Bertie,que poco tiempo después sería su cuñada, le rogaba a Churchill que no lo hiciera.

Churchill ocupaba el cargo de viceministro para las colonias, algo que le obligaba a viajar continuamente y estar en contacto con destacadas personalidades del Islam. Numerosas fueron incluso las ocasiones en las que en un tono distendido Winston había afirmado su deseo de ser y vivir como un ‘pachá’(vivir con lujo y opulencia).

Pero lo que en realidad fascinaba a Churchill no era la religión musulmana en sí, sino la cultura y forma de vida, que es lo que le atraía y llevó a leer y estudiar mucho sobre el tema. Por el contrario, a quien sí le atrajo el islamismo en su vertiente más religiosa fue a Adolf Hitler. El Führer destacaba el odio común que compartían nazis y musulmanes hacía el judaísmo, los bolcheviques y la democracia liberal.

Muchas fueron las ocasiones en las que el líder nacionalsocialista había hecho público su rechazo hacia el cristianismo, sobre todo por sus raíces judías, y destacaba a los ‘hombres de religión’ (en alemán Männerreligion) que formaban parte del mundo islámico.
El nazismo tuvo muchos seguidores en el Islam. Ejemplar de Mein Kampf. En cierta ocasiónHitler reconoció ante su amigo Albert Speer, Ministro de Armamento y Guerra del Tercer Reich y arquitecto que diseñó los grandes proyectos del nazismo, que una de las desgracias de los alemanes era que habían elegido una religión equivocada y sepreguntaba por qué tenía que ser el cristianismo, con su obediencia y somnolencia.

Entre las personalidades musulmanas que más admiraba el Führer se encontraba, Mustafa Kemal Atatürk, el primer presidente de Turquía, quien expulsó a los griegos y ordenó la matanza de armenios. También era destacable su amistad con el líder nacionalista palestino Muhammad Amin al-Husayni, a quien ayudó a instalarse en Alemania y éste a cambio fue de gran ayuda para los intereses del Tercer Reich durante la Segunda Guerra Mundial.

No debemos olvidar que un gran número de musulmanes lucharon al lado de los nazis en la campaña militar comandada por el General Erwin Rommel conocida como África Korps (Fuerza militar alemana en el Norte de África).

Muchos son los historiadores que afirman que Hitler no dio un paso más firme hacia el islamismo por temor al rechazo por parte de los británicos ante un posible acuerdo de paz que había ideado. Lo que desconocía el Führer era que en realidad compartía la misma fascinación por el Islam con Churchill.





Publicar un comentario