Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

lunes, 30 de junio de 2014

Tiranía, oligarquía y demagogia.


El hombre por el mero hecho de estar dotado de libertad y uso de la razón, ya está obligado moralmente a cumplir con los principios de uso y costumbres del lugar y estos deben estar de acorde a los del globo terráqueo.  A diferencia de los animales que obran de forma instintiva e inconsciente.

Las delimitaciones, según Aristóteles, por supuesto contra viento y marea, pero ahí están. El gobierno real, el aristocrático y el democrático, son tres formas de gobierno buenas en sí mismas, a condición de que no degeneren en tiranía el primero, en oligarquía el segundo y el tercero en demagogia. La condición fundamental de su bondad y legitimidad es que procuren y realicen el bien común, y no el particular de los gobernantes. El Gobierno está para servir al pueblo de forma que sea evidente y clara su lucha por el progreso y desarrollo, nunca para servirse del mismo generando desconfianza  con oscurantismo y favoritismo.

Por esa misma teoría, mucho años después aparece la discrepancia entre diferentes colectivos y de inmediato los partidos políticos. Para no extenderme, un partido político es una organización o asociación política estable, la cual, apoyada en una ideología común por sus afiliados y seguidores, aspira en algún momento a ejercer el poder de una nación para poder imponer y desarrollar su programa político ANTERIORMENTE ESTABLECIDO


España creo que no ha dejado de oler a pólvora desde mediados del 34. Pero, últimamente, como consecuencia de la crisis y el alto precio de la misma, el olor se ha convertido en animadversión, odio, tirria, enemistad y ganas de lucha cuerpo a cuerpo, a garrotazos, a escupitajos…………..Hace un mes, aproximadamente, me decía un exdiputado comunitario (Maestro de escuela) “Juan he perdido dinero con la política, he perdido todos los amigos con la política, he perdido la unidad familiar por culpa de la política.  En política solo chupan y siguen chupando los pájaros gordos, NO HE CONSEGUIDO PLAZA PARA MI HIJA TENIENDO APROBADAS LAS OPOSICIONES Y HE OBEDECIDO ÓRDENES DE QUIENES HAN COLOCADO A “”””todos”  LOS SUYOS SIN TENER TITULACIÓN ACADÉMICA, POR TANTO, SIN CUMPLIR EL PRINCIPIO DE IGUALDAD, MÉRITO Y CAPACIDAD.

Prestad un poco de atención y meditar  hasta qué punto puede degenerar la política a la persona.


El Virrey de España, Mariano Rajoy, no es muy astuto, pero tampoco es memo del todo. Viéndolas venir y antes de perder el más que esperado apoyo por parte de un buen número de sus lacayos. Ha capacito por jurisdicción que no se puedan demandar a partidos políticos o portavoces de los mismos por  incumplimiento de su programa electoral, ya que las promesas que se hacen en campaña no constituyen un contrato que obligue a las partes. ¡¡Tócate los huevos¡¡ La demagogia es el  principio de la democracia. Argumentado que se politizaría la justicia y, por tanto, la independencia de poderes. ¡Manda huevos¡ EL Tribunal Supremo, el Constitucional, el CGPJ, el tribunal de Cuentas, los tribunales superiores comunitarios, los consejeros, los delegados provinciales……….. Los nombra el Gobierno a dedo.
Publicar un comentario