Sigue el blog por Email

viernes, 27 de junio de 2014

Montoro, verraco oficial del Gobierno, golpea duro al parado.

Usar traductor. Use translator, Utilizzare traduttore, Utilisez traducteur, , Verwenden Übersetzer, 번역기  사용翻訳者を使う,  استخدام الترجمة


Para que un país como España pueda volver, al menos, a niveles de subsistencia, una crisis normal y corriente como la que “galopa” por los países de su entorno, tiene que pedir dinero prestado al objeto de crear infraestructuras “atractivas” a la inversión que, en definitiva, es el motor que genera empresas y estas empleo.
No olvidemos que la crisis en España es la madre, el padre y el abuelo de las crisis internacionales. ¿Cómo se reducen los índices que valoran dicha crisis? Reduciendo el déficit  hasta niveles que la oferta y la demanda  puedan controlar. En caso contrario, no “viene” el inversor, no se generan empresas y los índices de paro se estabilizan –es imposible subir el listón del 30%- Por tanto, al Estado no le queda otra alternativa que reducir el gasto público “con cabeza” y mucho ojo a los daños colaterales que irremediablemente surgirían.
A groso modo más o menos pienso que ha quedado claro. Esta es la maniobra electoralista que ha hecho el diabólico, Cristóbal Montoro y que, al momento, han detectado los entes económicos internacionales.
Sin causa aparente y cuando más tiene que ajustar el gasto público, promete una rebaja del IRPF cuyo coste sería, aproximadamente, de 5.000 millones de euros lo que de inmediato obliga a un reajuste en el resto de las partidas presupuestarias que si de entrada ya están súper ajustadas es casi imposible manipularlas, a menos, que no sea con posturas antisociales y siempre desfavorables a la clase marginada, al que todo lo permite, al que o calla o le manda los antidisturbios.
La clave.  Cuando la reforma laboral introdujo una sería de medidas que afectaban a la protección por desempleo.  En el primer trimestre del 2014, el gasto en prestaciones por desempleo se ha reducido en casi 1.800 millones de euros, comparado  con el mismo período del 2013,  o sea, una merma del 16% que a final de año será de 7.200 millones por tanto le sobrarán 2.200 millones que junto a los 3.000 que tiene previsto vía impositiva por indemnizaciones de despido sumarán otros 5.200 millones que ya tiene destinados para “ayudar”  a Ayuntamientos cara a las elecciones municipales y ¡Ancha es Castilla¡
¿Cómo se puede ser tan perverso e inquisidor? Utiliza al último para premiar al primero. Si, primero, porque tener trabajo, hoy en día en España, es un privilegio number one.
Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, tiene tres pisos en propiedad en Madrid, un chalet en la zona “rica” de la sierra, otro en costa “noble” de Alicante y, además, indemnizó a su primera esposa con más de 500.000 euros y otro piso en el barrio de Salamanca. Si, este, que parece un colibrí es el verraco oficial de los ministerios. 
Publicar un comentario