Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

domingo, 30 de marzo de 2014

Recibo de la luz. Abuso y estafa con autorización del Gobierno.



Como se temía, la determinación del precio de la luz para el primer trimestre de 2014 ha sido un dislate, un abuso, un despropósito que pone en evidencia todo el sistema de fijación del precio de la luz, en vigor desde 1997, con el primer Gobierno Aznar, y que después ni PSOE ni PP se han mostrado interesados en arreglar. La sospecha de que el sector eléctrico condiciona sus decisiones por ser un retiro dorado para decenas de políticos de ambos partidos crece día a día. En todo caso, el de la luz es un tema complicado. Aquí van una serie de claves que explican lo que está pasando.
La estructura del recibo. El coste de la factura de la luz se divide en dos. Una es la parte regulada o peaje, que es la que depende del Gobierno y con la cual se pagan a las eléctricas todas las decisiones políticas tomadas en las últimas décadas sobre la energía: la moratoria nuclear, las ayudas para quemar carbón nacional, las ayudas para producir luz asequible en las islas, las subvenciones a las renovables y el déficit de tarifa. La otra parte del recibo es la que debería reflejar el aumento o descenso reales de los costes de generar luz en este momento y se fija en una subasta. De cara al primer trimestre de 2014, el gobierno decidió que la primera parte del recibo subiera el 0,8%, mientras que en el caso de la segunda, la famosa subasta de ayer, ha determinado un incremento del precio de referencia del 25,6%, lo que supone un 10,5% en el recibo final.


El coste de la energía eléctrica se ha disparado un 26% en la última subasta del sector. Esto se traducirá en un fuerte incremento del 10,5% en el recibo de la luz a partir de enero. Pero hay más, a esta cifra habrá sumarle otro 0,7% impuesto por el Gobierno.En total, la factura que llega al consumidor se disparará un mínimo del 11% para 18 millones de hogaresespañoles. Por eso estos consejos te serán de gran ayuda.


¿Qué es el déficit de tarifa? Es la diferencia entre todos esos derechos de cobro reconocidos a las compañías eléctricas y lo ingresado de verdad a través de las tarifas de la luz, es decir, que lo que los consumidores españoles pagan hoy en el recibo de la luz no alcanza para cubrir lo que cuesta a las eléctricas proporcionar la energía que se consume en hogares y empresas. Y las eléctricas tienen por ley reconocido que se les tiene que compensar ese coste. Ese déficit acumulado durante años asciende a 30.000 millones y como se ha pagado con dinero prestado genera intereses que también tenemos que pagar a través del recibo de la luz.


La sospechosa subasta. Para fijar ese parte del recibo condicionada por la situación real del mercado de la electricidad, el Gobierno usa como referencia una subasta, donde se cierran contratos mayoristas a futuro –tres meses- de suministro eléctrico. Se celebra poco antes de que empiece cada trimestre. El precio se fija en un solo día, con lo cual no es representativa del precio medio de la luz a lo largo de un periodo razonable de tiempo. El elegir un día puntual facilita más las manipulaciones. Tras el escándalo que ha generado la subasta de ayer el Gobierno la ha anulado y se ha dado 48 horas para decidir.
Publicar un comentario