Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

domingo, 30 de marzo de 2014

El ceramista y empresario valenciano Juan Lladró, fallecido hoy a los 91 años,

Juan Lladró, el artesano que hizo de su apellido un sinónimo de lujo

Juan Lladró./Jesús Signes
Juan Lladró. / JESÚS SIGNES

Formado en la Escuela de Artes y Oficios de San Carlos, al igual que sus dos hermanos, puso en marcha su primer taller de cerámica a los 25 años en Almàssera, su localidad natal, trabajando en un pequeño horno moruno en el patio trasero de la casa familiar


El ceramista y empresario valenciano Juan Lladró, fallecido hoy a los 91 años, fue el mayor de los tres hermanos (José y Vicente) artífices de la prestigiosa firma de cerámica Lladró, que durante décadas ha sido un sinónimo de lujo y ha ocupado espacios de excepción en escaparates de todo el mundo.
Formado en la Escuela de Artes y Oficios de San Carlos, al igual que sus dos hermanos, Juan Lladró (1926) puso en marcha su primer taller de cerámica a los 25 años en Almàssera, su localidad natal, trabajando en un pequeño horno moruno en el patio trasero de la casa familiar.


El crecimiento de los encargos y el reconocimiento de sus trabajos dio origen a una gran empresa en menos de una década, que se instaló en la vecina localidad de Tavernes Blanques y que en las décadas de los 60 y 70 del pasado siglo inició una expansión internacional que llevó la firma Lladró a los cinco continentes, con filiales en Estados UnidosCanadáAlemaniaBélgicaItaliaReino UnidoJapónHong KongSingapur o Australia.
La firma dispone, desde 1988, de un museo y galería en Nueva York, y numerosas piezas suyas se exponen en museos de todo el mundo.
Además, con el paso de los años, los tres hermanos han convertido sus instalaciones en Tavernes Blanques, conocidas como La Ciudad de la Porcelana, en sede de una excepcional colección pictórica (abierta al público hasta el año pasado) que incluye cuadros de SorollaEl Greco y Zurbarán, entre otros grandes pintores.
En 2003 la familia Lladró decidió romper la sociedad, que hasta entonces se repartía entre los tres hermanos al 33 %, de modo que Juan y sus cuatro hijas pasaron a controlar el 70 %, y el 30 % restante, a partes iguales, entre los otros dos hermanos, José (y sus dos hijas) y Vicente (y sus tres hijos).
Las discrepancias en la gestión entre las diferentes familias propietarias de la firma, reflejadas en los cambios en el consejo de administración, han sido recogidas en varias ocasiones por los medios de comunicación, al tiempo que minimizadas por parte de las propietarias.
En los últimos años, la prestigiosa marca ha llevado a cabo varios ajustes de plantilla, el último en el periodo 2014-2016 y que afectó a un 30 % de la jornada laboral, e incluso negoció la salida de trabajadores para atenuar las consecuencias de la extinción de contratos.
Con la intención de encontrar viabilidad económica a la empresa, tocada por la bajada de las ventas que sufre desde hace años y las pérdidas económicas, la firma de cerámica decorativa se lanzó a buscar inversores, una andadura que se cerró el pasado mes de enero con la venta al grupo inversor PHI Industrial.
Además de empresario y responsable de la firma Lladró, Juan fue consejero y fundador de Antena 3, consejero en varios bancos y en multinacionales.
Publicar un comentario