Sigue el blog por Email

martes, 25 de febrero de 2014

Evolazo de A3, con dinero público, a los televidentes

Brindis a la bandera de la casa real.

Jordi Évole.
Bajo mi criterio, Évole cometió dos errores de principiante respaldado por el poder dominante. El primero, advertir de que había que ver el reportaje hasta el final. Es como cuando alguien te dice de una película: “¡Ya verás la sorpresa que te llevas al final!”. Te está diciendo que el asesino es el mayordomo. Eso, trasladado al género documental, es un aviso de que lo que vas a ver es una ficción disfrazada de reportaje. El segundo gran error es que desde los primeros minutos quedaba claro qué era lo que iban a revelar, que el golpe de Estado del 23-F fue un montaje de la clase dirigente para afianzar la democracia, y cómo, mediante políticos y periodistas que decían lo escrito en un guión. A partir de ese momento, Operación Palace tiene para mí el mismo interés que una película de intriga de la que conozco el desenlace. Lo poco más que vi del programa me aburrió porque ya sabía cómo iba acabar, colgando a la espalda de los espectadores más ingenuos un monigote de los inocentes.

Pero, también, es cierto que consiguió el fin que perseguía. Que nadie ponga en duda que los dueños del “””consorcio””” A3/Sexta (Atresmedia) sabían TODO del evolazo. Por cierto, os puedo anticipar que yo si se el final de atresmedia y el fin que persigue con este tipo de juegos sucios al televidente para distraer la atención o las necesidades.
ATRESMEDIA CORPORACIÓN
Consejo de Administración
Composición de los órganos de administración de Atresmedia Corporación Medios de Comunicación S.A.

Yo, Juan Pardo Navarro, soy responsable del grupo de logística de algunos miembros de dicha corporación. Pero el pan, no  quita el hambre y, además, es la realidad;  de ahí que sea Yo. No, otro.  Es triste, muy triste que a este grupo y solo este año, el Gobierno de Rajoy le haya subvencionado con más de 40 millones de euros más de la tercera parte a fondo perdido y el resto en compromisos adquiridos para anuncios “””oficiales televisivos” que, como siempre, serán logros imaginarios del PP para la campaña electoral. T5 ya “pilló, más de 80 por parte del PSOE de ZP, aun así en el proceso de fusión aportaban unas pérdidas de balance superiores a los 130 millones de Euros. Parte de los cuales avaló el Banc de Sabadell, con sociedades interpuestas o testaferros de la ya extinta y absorvida por dicho Banc, Caja de Ahorros del Mediterráneo  (CAM) Entre estos últimos golfos estaba el marido, Miquel Barroso,  de la Exsuperministra y socialista, Carmen Chacón. Solo para deshacerse de este Viriato de la estafa, Stoning Spain, S.L. cuyo capital social es de 3001 euro y participada al 100% por la CAM “le dona” un super chalet en la República Dominicana valorado en un millón setecientos mi euros, además de hacerse cargo del alquiler de  la villa durante un año en Key Biscayne, una isla unida con Miami a través de un puente... 9.000 euros/mes, 2.500 alquiler de la hamaca/año  y 4.000 de servicio cubano. Todo para dar clases de Derecho Público Comparado y Política Internacional, ¡Manda huevos¡ Entre sus alumnos más destacados figuran los actores Andy García y Sylvester Stallone y el músico Emilio Estefan. Nunca un golfo triunfó en el mundo real, solo en el de los discapacitados con poder, donde son marionetas a su servicio.  


A mí, personalmente, me importa una mierda, si Jordi Évole con un amago de golpe de Estado televisivo triunfó o hizo el ridículo, pero si es cierto que llevó a los televidentes a pensar que la historia reciente de España se estaba reescribiendo en directo ante sus ojos. El falso documental Operación Palace era una fábula con moraleja sobre la credulidad de la sociedad, pero el arte de Évole como prestidigitador indujo a aceptar, al menos durante los minutos iniciales, que una farsa delirante era una verdad que se nos había ocultado durante más de treinta años. ¡Abracadabra! La audiencia mordió el anzuelo sugestionada por una campaña previa de promoción que jugaba con un posible intento de censura y por el aura de credibilidad que el otrora follonero se ha construido en los últimos tiempos. Una trampa para el espectador de un ocurrente experimento audiovisual que confirma a la televisión como arma de distracción o destrucción de la buena fe del pueblo español.  Que el principal producto de la Marca España sea LA MENTIRA, me preocupa.  Ya, ya saldrá Marhuenda en defensa o para tratar de justificar la inocencia del medio. 

¿Recordáis aquella otra mentira de Rajoy en campaña y hasta en el mando "Ni un solo euro más en subvenciones a los medios de comunicación" Ahora las subvenciones se llaman "publicidad oficial" Si observáis hay medios en los que el 100% es eso, publicidad oficial, o sea, mentiras corporativas.  
Publicar un comentario