Sigue el blog por Email

lunes, 27 de enero de 2014

España va bien, España funciona. Pero, Rajoy, VETE.



España está infectada de virus troyanos. Nadie cree a nadie y algunos ni  en ellos mismos.  Casi todos recordamos la reputada la frase «España va bien, España funciona», tras decir lo contrario y consecuentemente «¡Váyase señor presidente!». Hoy la frase  o mentira es «Se terminó la crisis». Toda la maquinaria estadística del Estado trata de señalar que hemos encontrado abierto el mar Rojo para llegar a la tierra prometida. Cuando ni propios creen a extraños, ni los políticos a sus “”jefes”” políticos.

Todo se desarrolla en tres periodos . Promover la necesidad del cambio, lo que tuvo la malévola consecuencia de una mayoría -desesperada- que votó a favor del PP y contra ZP. Justificar lo injustificable para hacer lo contrario de lo ofertado, por cuestiones de herencia. Aprovechar el mal estado del enfermo para conformar reformas a imagen y semejanza de la derecha cañí que esperaba su oportunidad desde que Felipe y sus chicos de la nueva generación socialista pusieron a este país a ser y estar, como aquella Europa de Perpiñán -El último tango en París- con sus libertades y derechos del ciudadano. Nunca fuimos tan inocentes.

Ni el taciturno Rajoy, jamás conseguirá que seamos más ingenuos. ¡Basta Ya. Cualquiera sabe que la prima de riesgo es pariente directa del FMI y sobre todo del BCE, con sus intervenciones monetarias.  Debo recordar que los últimos 5 presidentes han estado en la cárcel o imputados por corrupción, lo que significa que su crédito y mi dinero llevan el mismo camino. Todos sabemos que las cifras del paro son consecuentes con la población que se ha marchado, destruyendo población activa. Cualquiera sabe que gracias a las reformas del espacio para las condiciones sociolaborales, en favor del empresariado, el empleo que se crea es una basura, por tiempo y salario. Cualquiera sabe que la economía apunta a un bajo consumo por pérdida del poder adquisitivo de sueldos y pensiones. Cualquiera sabe que la crisis es de ingresos y que el recorte del gasto impacta en la calidad de los derechos sociales que marcan el espacio de la ciudadanía. Cualquiera sabe que lo del aborto no solo es una agresión al derecho de la mujer para escoger, es también un truco para fijar la atención en una discusión que no da de comer a los pobres.

Mientras, la derecha nacionalista catalana se dedica a vender que «España nos roba», «España no nos sirve». Pero Europa no les quiere. Así se expresaba W. Churchill: «Solo creo en las estadísticas que he manipulado». Quizá siga siendo la única verdad. La política económica del PP ha fracasado y España está a punto de agravar la crisis mundial y, por descontado, hundir en la miseria  a los españoles.
Publicar un comentario