Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

lunes, 18 de noviembre de 2013

Acto de inauguración de los retretes de Atocha.

Paguen, pasen que son para cagarse en....
La semana pasada, el embajador de Holanda en España, Cornelis Van Rij, inauguró  los retretes de pago de la estación de Atocha, en Madrid.  Nunca había visto inaugurar un retrete, ni siquiera me imaginaba  que existía tal costumbre. Lo cierto  y verdad es que  el protocolo se siguió con rigor diplomático. Trajes a lo pingüino, señoras con sombreros planetarios, bastones sin estar cojos y vino español.  

Que el Embajador tulipán se llame Cornelis, traducido al madrileño, cornudo; no significa que lo sea, aunque si así fuese, bien merecido lo tiene. No es para menos que una señora espere o aguante a que su  marido termine la carrera académica, la diplomática,  que aprenda 5 ó 6 idiomas, 10 ó 12 años de cónsul en países donde el único medio de transporte es un burro o un elefante; para que cuando nombran Embajador y le acredita el famoso Rey de España, tenga el honor de inaugurar retretes en España, donde la mierda es sinónimo de corrupción.

El discurso de inauguración fue apoteósico, arrebatador:
Señores y señoras, señora y señores –cumpliendo la doctrina Bibiana Aido-  autoridades de Madrid, instituidores   de las instituciones del reino, invitados especiales, amigos y amigas, oledores y oledoras con mención especial a todos aquellos y aquellas que están esperando para cagar o mear;  DECLARO INAUGURADOS LOS RETRETES DE ATOCHA YA QUE, DE MOMENTO, HA SIDO IMPOSIBLE INAUGURAR LOS DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE MADRID.


Paso a echar la primer cagada –rápida- e invito a la señora alcaldesa a que entre y haga lo que le plazca ya que su esfuerzo e intelecto depositado en tan magna obra así se lo permite. Igual, ni meo. Pero llorar, seguro. 

Por cierto, no hay ni un solo producto fabricado en España, lo que empobrece los residuos sólidos defecados en esos retretes Prêt â Porter. 
Publicar un comentario