Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

martes, 22 de octubre de 2013

La risa de la vil asesina, Inés del Río





Insulta, denigra,  excita, reta, humilla….. La risa de la cruel asesina a la salida de la cárcel de Teixeiro es la dramática réplica a las lágrimas de sus víctimas y de gran parte de la sociedad. Los aspavientos de victoria de sus rodrigones son la respuesta cruel y agresiva a quienes no entenderán nunca cómo todo un Estado ha perdido una batalla legal contra una vil asesina. Ondear  la ikurriña a su salida me pareció la profanación de una bandera, pero indica que se acaba su etapa de reclusa y comienza la fase de su explotación política. Y esa señora ofrecía ayer un mejor aspecto físico que antes de su entrada en prisión. Por lo visto, a los asesinos, la prisión les  rejuvenece, al menos, no matan.

Esta mole de carne, la de los asesinatos masivos, ya es una persona libre, que ha cumplido condena,  recupera sus derechos civiles y es como una persona de bien, es más tiene hasta guardaespaldas que los pagamos nosotros. Lástima, no sea que la maten. Con un detalle que hace jurídicamente poco discutible su libertad: la excarcelación fue adoptada por unanimidad, sin un solo voto en contra, por el pleno de la Audiencia Nacional. El Tribunal de Estrasburgo no ofrecía «ninguna elección», según el informe del fiscal. El resto, desde el llanto a la irritación, se queda en un lamento inútil. El mejor resumen de estas horas es este: se aplicó la justicia europea y se dio una patada a las víctimas que poco o nada pueden hacer.

¿Qué pasará? Ahora queda por ver si esa mujer es la única beneficiada, como dicen desde el ministro de Justicia al fiscal general del Estado. Queda por ver cuál es el tratamiento “caso por caso” que se anuncia. Queda la aflicción, de las víctimas de delitos sexuales, cuyos autores suelen ser reincidentes y cuya excarcelación creará más alarma social entre quienes fueron violadas y sus familias. Y queda una seguridad: quienes han visto prolongada su estancia en prisión por la doctrina Parot irán saliendo poco a poco de las cárceles, tarden más o tarden menos. Ese es el destino, por mucha ingeniería jurídica que se practique, en términos del ministro del Interior. Es una pena, el duro golpe que nos ha dado la tolerante democracia.


Ya pronto de inmediato,  lo importante es que el festival de homenajes que veremos en Vasco/Navarra no amedrente a los bravos, no asuste a las gentes de bien y no convierta en héroes a quienes solamente han sido asesinos. Y lo importante es que esa mujer no se convierta en mito de jóvenes que la quieran imitar, porque es la triunfadora. Y que los medios de comunicación no sigamos recordando lo barato que sale matar. Primero, porque es verdad relativa: aunque sea y nos parezca poco, esa mujer ha pasado la mitad de su vida en la cárcel. Y segundo, porque si creamos esa sensación de impunidad en la sociedad, que no nos quepa ninguna duda: habrá gente fanática dispuesta a matar, mucho más si gana Bonus y se convierte en héroe. 
Publicar un comentario