Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

jueves, 26 de septiembre de 2013

¿Por qué miente el Gobierno?



Ya se pueden palpar las tres grandes mentiras del Gobierno que, injustamente, nos ha hundido en la miseria. Para la primera, decía y dice  que se tiene controlado el déficit público,¡vaya mentira¿¡   el mes pasado ya habíamos superado lo autorizado por la UE para todo el año. La segunda es de risa con mala leche, dice: que está controlado el endeudamiento  público, cuando la verdad es que ha superado el 92 % del PIB y, si siguen las cosas así, podremos llegar al 100 % antes del 31 de diciembre. Y la tercera, que la reforma laboral está ayudando a resolver el drama del paro, nadie duda de que e quieren justificar crispando al parado. Nunca de ninguna de las maneras, la reforma laboral, puede aminorar el paro. Un caballero reconoce sus errores, en cambio, un caballero tirando a caballo se desboca

El Banco de España informó la incidencia de la reforma laboral ha sido negativo en todos los aspectos.  y  puede ser aun más catastrófico y demoledor. Las conclusiones básicas son que en España se sigue despidiendo igual, pero más barato; que no está demostrado que facilite la contratación; que no ha mejorado para nada la solución de conflictos por medio de negociación; que tampoco aumentaron los pactos empresariales y, sobre todo, que el trabajador ha perdido capacidad adquisitiva, con una sucesiva moderación salarial a la baja con resultado de empobrecimiento y ámbito proclive a  las necesidades básicas de las familias.

El BCE coincide con el Banco de España. Sus informes y dictámenes son sentencias de la autoridad monetaria, surgidas de estudios rigurosos, que es muy difícil rebatir en la contienda política. Son como si el gobernador de la entidad hablase ex cathedra, como los sumos pontífices. Por tanto, hay que tomar muy en serio el informe de ayer, incluida la cautela de que quizá sea pronto para descalificar la norma. Pero lo que está claro es que la reforma laboral solo ha producido daños hasta ahora. Los beneficios cacareados por el autobombo oficial parecen más imaginarios que reales. Solo con decir que se despide igual, pero más barato, se da la razón a todos los que la han criticado, en general la izquierda política y sindical.
Si ha facilitado el descenso de salarios y la merma de capacidad adquisitiva, es seguro que ayudó a las empresas en dificultades. Algunas, no sabemos cuántas, habrían tenido que echar el cierre si tuvieran que hacer frente a los mismos costes laborales. Pero los efectos negativos se extienden a todos los sectores. Al haber menos dinero disponible en manos de los trabajadores, cae el consumo y sin consumo no habrá nunca reactivación económica, por muchas luces que el señor Rajoy vea al final del túnel. Posiblemente,  todo sea inevitable. Quizá todos estemos abocados a ser más pobres. Pero que al menos no traten de engañarnos. Y en estas materias el Gobierno no solo tiene portavoces engañosos. Tiene mentiras compulsivos y engaños tortuosos.
Publicar un comentario