Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

domingo, 23 de junio de 2013

España, cruda y dura realidad.




Quiero pensar que nuestros gobernantes, sencillamente, son malos gobernantes. Pero los hechos me están demostrando que tienen valor añadido, "son testaferros de banqueros y narcotraficantes". Nunca jamás a ningún político por más corrupto que sea, sin "dinero" como dádiva, se le hubiese ocurrido aprobar dentro de las medidas de ajuste, "las  vacaciones fiscales" a las que como todos sabemos y deberíamos saber más, nombres y razones, solo se acogieron narcos y estafadores en serie. 

Me hace bastante gracia, los banqueros ineptos para el desarrollo de su actividad mercantil, los que el mismo Gobierno a salvado de la bancarrota, los  que un día pasaban al banco España un balance nominal de  +2.500 millones de euros y a a la semana siguiente otro balance real con -120 -a fecha de Abril era de -700 y subiendo-. El Gobierno que lidera, Mariano Rajoy, no solo no les ha vetado sus funciones al frente de las entidades fianancieras si no que que también les dado licencia para vender pisos. ¡Manda huevo¡ De siempre, los bancos han sido meros prestamistas, aunque con seriedad y  rigor a la hora de presentar balances. Valga como muestra que desde el 60 hasta el 90 los bancos españoles eran "bancos refugio del mundo" -El IBEX35 era referente mundial de apertura y cierre para las demás bolsas.  
Bueno. Poner a la zorra a guardar gallinas es de anormales y eso mismo ha hecho la banda rajoyana. Comprar un producto inmobiliario a través de un banco, el banco malo, el banco feo; en la mayoría de los casos es  desesperante. Los mecanismos que emplean para realizar una simple transacción son completamente burocráticos. Me explico. Cuando uno pretende adquirir un inmueble a una entidad financiera lo que te piden –no te puedes quedar con el primer precio, o sea, ni ellos saben el precio- es una oferta por escrito. Una vez hecha, tienes que esperar a que el departamento de turno tenga a bien considerarla. Eso, normalmente, lleva entre 60 y 90 días, porque la decisión necesita pasar por varios filtros que son los mismos que, anteriormente, hundieron al banco como entidad financiera. Con el sí o no -casi siempre que no- y si sigues interesado en la compra, al final, vas a tener que reformular la oferta para que todo el proceso vuelva a empezar. Eso, además de enterarte de cositas como que el piso tiene pendientes un motón de cuotas en la comunidad de propietarios. Pues bien, la sociedad de gestión de activos procedentes de la restructuración bancaria (SAREB) ha reproducido todos y cada uno de estos defectos. Más que nada, porque quien comercializa los inmuebles son las mismas entidades bancarias con métodos tan chuscos. El banco malo tenía fijado vender para esto año 7.875 inmuebles en toda España. ¿Saben cuántos ha sacado desde febrero hasta ahora?, 550 viviendas de las que más de la mitad se las han quedado los mismos empleados. Ni que decir tiene que ha sido un rotundo fracaso.  Si el propio promotor embargado encuentra  comprador -nada fácil- el banco malo no les subrogará la hipoteca, ni les dará solución alguna para materializar la operación. ¡Por Dios¡ Simplemente, se encogerá de hombros. Todo esto, claro está, mientras el tiempo pasa y el cliente acaba aburrido. Eso sí, la presidenta de este vendedor malo de inmuebles, Belén Romana, cobra la nada desdeñable cantidad de 35.700 euros/mes. Zapatero a tus zapatos. 
Publicar un comentario