Sigue el blog por Email

viernes, 29 de marzo de 2013

Artículo 47.- Todos, todos, todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada

Demasiado a menudo recibo críticas y hasta amenazas como "Rojo, hijo de puta". Ni soy rojo, ni tengo madre; ni mucho menos temo los exabruptos de una minoría de fachas nacionales y nacionalistas; mis hijos no se asustan como  los de González Pons. La música militar  jamás me supo levantar, el himno es un ruido y las banderas dejo que sea  el viento quien las ondee. Yo soy y mi circunstancia, vosotros.

Pero vamos a lo que vamos.  Partidos como el PSOE que se autodefinen como socialdemócratas que han gobernado el Estado español y las CCAA como partidos de izquierdas. El hecho de que muchas de sus políticas económicas no hayan sido socialistas cuando gobernaron explica que se considere mi definición de tales partidos como partidos de izquierda adúltera. Pero un partido es mucho más que su dirección o incluso su burocracia o nomenclatura. Un partido es una institución colectiva que la constituyen sus miembros, simpatizantes y votantes, que comparten una cultura, una narrativa y una historia. La mayoría de militantes y votantes de tales partidos son personas que son y/o se consideran de izquierdas. Y las encuestas creíbles muestran que, en general, las bases de aquellos partidos, así como sus simpatizantes, adoptan, creen en y simpatizan con los valores de izquierdas. En realidad, el gran desencanto de tales bases explica el deterioro electoral de tales partidos. De ahí que como no se tienen en cuenta las bases, solo las utilizan para captar votos, una vez en el poder se transforman en ridículos y corruptos dictadores. ¿por qué? dicen que necesitan dinero para defender la patria y caen en manos de los bribones de la banca. Esa, esa es la razón por la que los dos gobiernos socialistas han tenido que salir por pies del Gobierno entregárselo a la derecha recalcitrante del PP. No sin antes dejarse Ministros, secretarios de Estado, banqueros y algún que otro militante de base en la cárcel.  O sea, la misma infraestructura e idéntico fin que el PP. 

¿Cómo es posible que un partido como el PSOE  que cuenta con una dotación de más de 6 millones de socialistas obreros, más los afectados por los abusivos desahucios y personas "humanos" que por doquier claman justicia; no se hayan cargado ya al débil Gobierno de la banda rajoyana? Yo si lo tengo claro, no se ponen de acuerdo en quien será el/la líder. Cuando está más claro que el agua, quienes no serán. Sin más, ni uno, ni uno, ninguno de la anterior legislatura hace falta en la nueva izquierda. No hay que temer ni a ley. El estado es garante del buen fin del trabajo y la vivienta,
Artículo 47.-Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Si el Gobierno español no respeta los derechos constitucionales, ¿por qué los vamos a cumplir el resto, o sea, los 46 millones de españoles restantes?.

No deja de ser un tremendo error que, en partidos tan poco democráticos como son los partidos políticos de España, se consideren las decisiones de sus dirigentes como representativas de las opiniones de la mayoría de sus militantes, simpatizantes o votantes. De ahí la paradoja de que partidos de izquierda estén desarrollando políticas de derechas. Ahora bien, la lealtad institucional y cultural tiene sus límites. Y el enorme desencanto de las  bases con tales partidos explica su gran declive. El caso del partido socialista italiano es el ejemplo más claro de ello. En realidad, el mayor problema de tales partidos es la creciente distancia entre sus aparatos y sus bases. Un número muy elevado de tales aparatos son profesionales con títulos universitarios que desarrollan contactos y complicidades con las instituciones que dominan la vida política y económica del país. Así, las políticas económicas suelen llevarlas a cabo no personas que provienen de las bases de tales partidos, sino profesionales procedentes de las instituciones que dominan las culturas económicas del país. Se establece así una puerta rotatoria entre profesionales de los partidos socialistas y las instituciones del sistema financiero y económico que está alcanzando unos límites escandalosos.


OTROS ENLACES DE INTERÉS BLOG DE JUAN PARDO





Publicar un comentario