Sigue el blog por Email

domingo, 30 de septiembre de 2012

España, sospechosa.


Los hechos acaecidos estos últimos días  definen con toda claridad la raíz del problema al que España se enfrenta o nos enfrenta. Uno fue la presentación del presupuesto por parte del Gobierno español en el que se indica que el Estado tendrá que pagar casi 43.000 millones de euros a los acreedores (la mayoría bancos extranjeros y españoles) para cubrir lo que se les debe como consecuencia de tener que abonarles los intereses de la deuda pública española que poseen. Esta elevada cantidad se debe a los altos intereses de tal deuda, consecuencia, en gran parte, no de la especulación de los mercados financieros –como constante y erróneamente se asume en los medios donde la sabiduría convencional se reproduce– sino de la oposición del Banco Central Europeo a comprar deuda pública en los mercados primarios, es decir, directamente al Estado español, como hace cualquier Banco Central digno de su nombre (tal como el Federal Reserve Board de EEUU, el Banco de Inglaterra en Gran Bretaña o el Banco de Japón). Los máximos beneficiarios de estos pagos del Estado a los acreedores son los bancos españoles y europeos (entre los cuales sobresalen los alemanes que tienen una excesiva dimensión, influencia y protagonismo en las instituciones de la Eurozona) que recibieron prestado dinero del mismo BCE a unos intereses por debajo de un 1%, con el cual compraron deuda pública española a unos intereses del 6% y el 7%. Un negocio redondo para tales instituciones financieras, que consiguieron gracias a la ayuda del BCE, que no es un banco central sino un lobby de la banca y muy en especial de la banca alemana. A aquellos que consideren el término lobby una exageración les aconsejo que lean, no ya las actas del BCE (que son secretas) sino las publicaciones de tal institución. Y verán si dicho término es o no adecuado para definir el BCE, el mayor promotor hoy en la Eurozona de las políticas de austeridad (austeridad, por cierto, que no aplica a su propio comportamiento, pues acaba de estrenar una sede exuberante en Frankfurt que ha costado seis veces más de lo inicialmente calculado y que albergará a los funcionarios mejor pagados del establishment público europeo). En tales boletines, la defensa de los intereses de la banca es central en la percepción de lo que el BCE considera ser su función. Tal defensa se viste con el traje de que “su misión es controlar la inflación”. En esta defensa de sus intereses, irán a extremos que van desde desmantelar la Seguridad Social en España, hasta recuperar la semana laboral de seis días. Es, como bien dice Noam Chomsky, la lucha de clases unilateral de una minoría –la banca– en contra de todos los demás.

Esta deuda, sin embargo, está basada, en parte, en la enorme influencia de la banca no solo sobre el BCE sino también sobre el Estado español. Hoy, la influencia de la banca sobre la sociedad española rebasa cualquier límite tolerable en un sistema democrático. Todos –desde los partidos políticos, a la prensa, las empresas y las familias– están enormemente endeudados con la banca. La actitud tan poco crítica de los medios de información hacia el comportamiento de la banca y su dominio de la vida política y mediática del país se basa precisamente en este hecho. En lugar de denunciar esta relación obvia entre las instituciones financieras y las instituciones políticas, los medios de mayor difusión y los partidos mayoritarios atribuyen el endeudamiento al comportamiento supuestamente irresponsable de las familias, de las pequeñas y medianas empresas (las grandes tienen ya más dinero de lo que necesitan para invertir) y del Estado. Es lo que se llama en inglés, el “victim blaming”, es decir responsabilizar a la víctima de su propia tragedia.

El endeudamiento de las familias se debe a la disminución de su capacidad adquisitiva, resultado del descenso de las rentas del trabajo como porcentaje de la renta total del país, descenso que ha sido mucho más acentuado durante los últimos años debido a las reformas laborales y a la disminución salarial que tales reformas intentaron y alcanzaron exitosamente.

El endeudamiento de las medianas y pequeñas empresas se debe, en parte, al descenso de la demanda de sus productos y servicios, consecuencia de la disminución de la capacidad adquisitiva de las clases populares y también a la gran carestía del crédito, resultado de la desviación de la actividad crediticia de la banca hacia actividades especulativas más rentables como las inversiones inmobiliarias, habiéndose establecido el maridaje banca-sector inmobiliario que llevó al desastre.

Nadie duda de que el el endeudamiento del estado se debe a las políticas fiscales regresivas que han beneficiado sistemáticamente a las rentas del capital y a las rentas superiores a costa de las rentas del trabajo. Esta regresividad explica la gran pobreza del estado (los ingresos al estado español son los más bajos de la UE-15, un 31% del PIB, comparado con un 44% en el promedio de la UE-15 y un 54% en Suecia). Y este problema se acentuó todavía más mediante las reformas fiscales regresivas aprobadas en el momento de expansión económica (estimulada por la burbuja inmobiliaria). Así, como resultado de la reforma tributaria del 2006, el estado dejó de recoger en 2008 19.600 millones de euros (según los datos del Servicio de Estudios y Estadísticas Fiscales del Ministerio de Economía y Finanzas). Los impuestos sobre el capital descendieron un 39% y los de las rentas superiores un 11%, pero todo muy confuso.

Nunca, España, se hubiera endeudado tanto si hubiera tenido un sistema tributario más justo y más avanzado. La bajada de impuestos explica que el estado tuviera que pedir prestado a los bancos para cubrir el agujero creado en sus arcas precisamente como consecuencia de la bajada de impuestos a las rentas del capital y rentas superiores. Como resultado de esta situación, el estado, además de bajarles los impuestos a los súper ricos, ahora les paga unos intereses muy altos, a través de los bancos, por los bonos que han comprado con el dinero conseguido en los recortes de impuestos. Otro negocio más que redondo, para el beneficio primordialmente de lo que se llamaba burguesía financiera y las grandes fortunas..

 Esta enorme necesidad de endeudamiento fue una gran golosina, no sólo para la banca española sino también para la banca europea y, muy en especial, la banca alemana. De ahí que la banca alemana tenga hoy casi 200.000 millones de euros prestados en el territorio español, tanto en deuda pública como privada. Y está hoy muy preocupada pues el estallido de la burbuja inmobiliaria (a la que contribuyó en gran medida a que se inflara) puede arrasar toda la banca, incluida la teutona.

La decisión del gobierno español de pedir el rescate a la banca, mediante el préstamo de 40.000 millones de euros (casi la misma cifra que el estado español tendrá que pagar a la banca por la deuda), para asegurarse lo que se llama “la viabilidad del sistema bancario español”, a lo que tendría que haberse añadido “y de la banca alemana”. Es decir que el estado pide dinero (que tendrá que devolver el propio estado, pagado por el ciudadano español) a las autoridades de la eurozona, donde la banca alemana es muy influyente, para ayudar a la banca, asegurándose así que no quiebre y que se pague a la banca alemana Como bien dijo el asesor económico al gobierno alemán, el Sr. Peter Bofinger, en su comentario sobre la aprobación de 100.000 millones de euros para el rescate a la banca española “Esta ayuda no es a estos países en problemas (como España) sino a nuestros propios bancos que poseen una gran cantidad de deuda privada en estos países”.

El rescate se hace en condiciones leoninas que tendrán que pagar las clases populares a base de enormes sacrificios y recortes, incluidos los recortes que recoge el presupuesto propuesto por el gobierno el día 27 de septiembre, el tercer hecho digno de mención. La falta de medidas de protección de la capacidad adquisitiva de los pensionistas y de los desempleados es un ejemplo más de la insensibilidad social del presupuesto que aparece con toda intensidad en los recortes de gasto público social y disminución muy notable de la protección social. Su brutalidad queda demostrada en que incluso la Troika indicó que las medidas tomadas por el gobierno iban incluso más allá de lo que la propia Troika les exigía. Estas fueron las únicas alternativa políticas posibles, negando y oscureciendo la evidencia fácilmente accesible de que sí las hay. El BCE podría actuar, por ejemplo, como un banco central, con el objetivo de estimular la economía y no sólo controlar la inflación. El estado español podría haber tenido ya en anteriores presupuestos y en los actuales una política fiscal mucho más progresiva, de manera que en lugar de recortar las pensiones (para conseguir 1.200 millones de euros) podría haber mantenido el impuesto de patrimonio (consiguiendo 2.100 millones) o anulado la bajada del impuesto de sucesiones (consiguiendo 2.552 millones) o anulado la bajada de impuestos a las personas que ingresen más de 120.000 euros al año (consiguiendo 2.500 millones). O en lugar de recortar 6.000 millones en sanidad, podrían haber anulado la bajada del impuesto de sociedades de las grandes empresas que facturan más de 150 millones de euros al año (y que representan sólo el 0,12% de todas las empresas), consiguiendo con ello 5.300 millones.

Perfectamente  el estado español podría dejar que bancos españoles entren en situación de bancarrota, por ejemplo, Bankia bancos en España Bankia, caixanova….estableciendo bancas públicas o subvencionando cooperativas de crédito que lo garanticen. El rescate financiero es una ayuda más a la banca y a las rentas superiores que son los mayores accionistas de tales bancos, sin que se garantice el crédito. Hoy el obstáculo mayor al ofrecimiento de crédito es la banca, cuyo poder en España es único en la UE y en la OCDE. Lo que ocurre con los desahucios es un escándalo sin paralelo en otros países.

sábado, 29 de septiembre de 2012

Los presupuestos generales de risa, las caja para llorar



Ayer se enteraron crédulos e incrédulos que, en España y en cuestiones de economía, están mucho peor de lo que pensaban. Pero, es más, aun están peor de lo que admite el Gobierno. Solo para pagar los intereses de la deuda pública, acumulada durante los siete años  de Zapatero y la que está engordando Rajoy, los españoles  tenemos que aportar vía impuestos durante el año 2013, la astronómica cifra de 38.590 millones de euros, cantidad esta que de ninguna forma podemos aportar. Dicha cantidad es casi idéntica a la de los gastos de todos los ministerios se incluye la bestialidad de la reforma sanitaria. A nadie le gusta pagar lo que los corruptos políticos han robado y yo formo parte de ese nadie. Dicho saqueo, robo o reposo de infectos, nos conduce a que los próximos  20 años van a ser sangrantes para el trabajador. Los políticos, no se consideran trabajadores, por tanto, a ellos les importa un cero dicho problema.  Digo sangrante porque se verán sueldos de 250 euros al mes y, también, de 7.000 pero para vuestros dueños mentales o políticos corruptos.

Para los próximos dos años, la deuda superará el billón de euros, sobrepasando  nuestro PIB. O sea, ruina  sin más.  Imposible de hacer frente a ella, ni con cero parados. Por lo pronto en este año 2012 gastaremos 67.000 millones de euros más de lo que vamos a ingresar y en 2013, suponiendo que se cumplan las previsiones -imposible-  en gran parte voluntaristas de buena fe, del nuevo presupuesto, todavía nos endeudaremos en cerca de 45.000 millones más.

Si bien es cierto que el rescate previsto abarataría los intereses, no es menos cierto que mantendría la deuda e incluso la aumentaria. Lo más inteligente sería negociar en Europa una quita del 50% de nuestra deuda. Al menos de un 50%, aunque no alcancemos el 70% del que se ha beneficiado Grecia y de poco o nada les ha servido. Ojo que si nos condonan un solo euro ya no seremos españoles por mucho que hayamos nacido en España. Europeos con pinta de alemanes. Ya sobrará el catalán, porque tendremos que aprender el alemán.  Sin los intereses de la deuda, en 2014 estaríamos en déficit cero, que es como dejó Aznar la economía española, pero vendiendo media España

Tienen previsto  crear más de un millón de PYMES (pequeñas y medianas empresas?, como única forma de reducir el paro -imposible y mentira, porque si te vas al capítulo VI solo mantiene, no incrementa el IDI y en desarrollo general incluso lo baja.  El otro gran problema de la economía española consiste en eliminar la deuda y no es nada fácil ni agradable para el contribuyente. Llevamos ocho años gastando más de lo que ingresamos y ahí están las cifras repelentes. Insisten en ingresar -que paguemos, ellos no pagan y, además, roban; cuanto antes más de lo que gastamos para ir pagando la deuda hasta recuperar el equilibrio de la economía española. No es cosa de un par de años. Posiblemente tardaremos más de 30 años  en arreglar el desastre  que han ocasionado Zapatero en la mayor parte y Rajoy que ni sabe, ni se espera que sepa. La herencia política, por cierto, es todavía peor.  A los católicos que Dios nos coja confesados y a los otros, San Negrín.

Un Gobierno puede ser torpe de necesidad. Pero el conjunto de su dotación, NO. El CNI (Centro nacional de Inteligencia) a instancias del Tribunal de Cuentas viene informando reiteradamente, a los Ministerios de Economía, Hacienda  y a la Vicepresidencia del Gobierno que la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) continúa maquinando sus resultados contables en beneficio de empresas cuyos administradores eran y son golfos adscritos al anterior Consejo de Administración y que pueden dañar en mucho nuestra economía.  Solo voy a describir una de las tropelías. Yo me llamo, Juan Pardo Navarro, DNI 75206120F, por tanto querellable, en caso de no ser cierta mi acusación solo hay que presentar demanda ante el Juzgado.

La CAM, banco/caja intervenido por estafar al pueblo español, sigue teniendo un entrado de empresas gestionadas por anteriores consejeros y algunos actuales. Muy a pesar de que el CNI ha pasado informe de dichas tropelías al Banco de España y al tribunal de cuentas.  Describo una de tantas.

El Banco CAM se adjudica mediante subasta pública la vivienda de una familia solvente pero que, de momento, no podía hacerle frente a la deuda que tampoco era nada del otro mundo un 10% de la tasación. De forma inmediata solicita al juzgado la apertura de subasta para dicho inmueble y de inmediato el juzgado nº 1 de Huércal Overa se la tramita e incluso se subasta. El mismo embargado tiene clientes demandados y no le hacen ni puto caso. La ley dice que se ha de seguir un riguroso orden de entrada y el Juez se lo pasado por los cojones. No estaría más abrir una investigación por si algunos funcionarios, no sería la primer vez, hubiesen puesto el cazo.

Porque esas prisas, fácil y lógico. La CAM ya había pasado el adelanto del balance al Banco de España y como este no responde hasta bien entrada la primavera ese activo se contabiliza para ese año. O sea, ya tiene un activo de 220.000 euros. Pero el mismo día se lo cede a Stonington Spain (B-85977403) por 163.172 Euros (Ya pierde 37.000 Euros. Estos pájaros de Ston…. Venden la cesión a otra empresa del grupo (FMT…) por la misma cantidad y el mismo día  a un particular por algo menos de 30.000 euros. De modo que la CAM sin tener nada para efectos contable tiene 220.000 + 163.171 + 163.171. Por favor, todos los españoles no son tontos.

Mañana os cuento una de Bancaja, Banco de Valencia y esta CAM. El montante es superior al ahorro por la reforma sanitaria de Murcia y Almería.




jueves, 27 de septiembre de 2012

Holocausto a la libertad de expresión.



Desde el momento en que nuestros líderes, nuestros dueños, nuestros amos Estado Unidense y europeos deciden mantener la tensión provocada por el video y las caricaturas ofensivas a Mahoma alegando su infranqueable compromiso con la libertad de expresión, uno de los valores absolutos tanto de la izquierda como de la derecha. Ya se cuestiona que solo sean nuestros “dueños políticos”, para mi, que también son nuestros amos mentales. Todas las cortapisas que ponen son ¡Mentira! Hace unos días, en Gran Bretaña, prohibieron publicar las fotos del topless de Kate Middleton, solo porque son tetas más que reales de realeza; en el 2010 Barak Obama pidió a los medios de comunicación que no publicasen las fotos de agresiones sexuales a las mujeres iraquíes cometidas por sus soldados, ni pensar quiero si hubiese sido al contrario; si intentas demostrar, públicamente, que Franco no era dictador y, en cambio,  nuestros actuales dueños son tiranos, nadie te publica. En varios países europeos, cunas de la razón, es delito cuestionar la historia oficial del Holocausto, y un inquieto investigador acabaría en cárcel. Es más, si el soldado Bradley Manning está en prisión por pasar a Wikileaks un video sobre los crímenes del ejército de EEUU en Irak, acusado a “poner en peligro la seguridad nacional” ¿por qué no retiran este video que también pone en peligro la seguridad de miles de occidentales estacionados en la zona?
Es más que sorprendente que los exaltados en distintos países no salieran de la misma forma masiva cuando se revelaron las torturas en Abu Ghraib, las fotos de los militares de EEUU orinando sobre los cadáveres de civiles afganos, ni contra decenas de Guantánamos y cárceles de la CIA abiertos de par en par por el mundo. ¿Por qué, en vez de quemar edificios, no piden a sus mandatarios, por ejemplo, cortar el suministro del petróleo a EEUU y Francia? ¿O es que la retorica populista, tanto la anti islámica como la anti occidental, sirve para entretener a los pueblos, y no para arañar los intereses reales del gran capital?

Posiblemente  estemos ante un guión bien diseñado por manos invisibles en ambos bandos, interesadas en aumentar la tensión, exportando la crisis interna. A través de la prueba y el error ya sabían que una provocación religiosa conllevaría a la reacción deseada: la guerra entre una civilización occidental tolerante y divertida contra un Oriente musulmán oscurantista y amargado. Un cliché que incluso ha forzado al propio presidente Barak Obama a jurar y perjurar, varias veces, que no es musulmán.
Desde una provocación premeditada y una indignación prefabricada, buscan conseguir la enemistad entre las victimas planetarias de la crisis financiera, mientras los ladrones de guante blanco y la extrema derecha de ambos bandos se retroalimentan: siembran odio y violencia ciega, desvían la opinión pública mientras conducen el caos controlado.
Todo Occidente, esta crisis ponen a prueba, en la víspera de las elecciones presidenciales de EEUU, la cristiandad de Husein Obama, mide su reacción ante los acontecimientos, y su capacidad para salvar los intereses excepcionales que la superpotencia se ha adjudicado por el mundo.
Sin lugar a dudas el propio Obama intentará sacar provecho de esta situación, y, alegando la peligrosidad de esta zona para sus soldados y la imposibilidad de civilizar a sus habitantes, lleve a cabo lo que es su verdadera obsesión: contener y disuadir a China, trasladando a sus tropas del Oriente Medio al Oriente Lejano. El conflicto actual entre China y Japón, aliado estratégico de EEUU, por unas islas, puede venir como anillo al dedo.
La imagen de algunos miles de exaltados que ni han visto la película hace invisible a los 1.200 millones de musulmanes que, indiferentes a éste barullo, intentan sobrevivir en la jungla del mercado capitalista, a los dictadores y sátrapas corruptos, y a las guerras que no paran de perseguirles.
El principal problema de la humanidad sigue siendo la obscena brecha que separa a unos pocos ladrones de guante blanco y de todos los credos, de los cientos de millones de hambrientos, también de todos los credos.
Un día, cuando el rey subía las escaleras del palacio, Maliyak, su bufón y su querido, apareció detrás de él y le pellizcó las nalgas.
- “¿Cómo te atreves, desgraciado?”, gritó, estupefacto el monarca.
- “Disculpe Majestad –dijo el bufón-, pensé que era la reina”.
Las culturas del mal llamado mundo musulmán (compuesto por 54 países diferentes que ni la religión les une) están marcadas por su milenaria literatura y poesía humorística y satírica. En esta genial fórmula picante de expresión popular, nadie se queda a salvo ni hay línea roja.
 En esta área geográfica que dedica poco espacio a las artes visuales lo que arrasa son películas de amor con final feliz. Los líderes religioso-políticos, a pesar de disponer de un mar de petrodólares, han sido incapaces de utilizar el séptimo arte para fabricar películas de propaganda religiosa, un vacío que se llena con producciones basura al estilo del clip de la discordia. El único film sobre la vida de Mahoma, El Mensajero, que fue protagonizado por Anthony Quinn e Irene Papas, lleva la fecha del 1976.
Si bien el humor y la sátira se distinguen de la burla y mofa de una idea, una persona, o un grupo étnico, en la literatura persa, turca y árabe abundan textos sarcásticos que tratan cuestiones políticas, sociales e incluso religiosas. Sólo en la lengua persa hay al menos un centenar de páginas en internet dedicadas exclusivamente a chistes. En ésta tierra, hasta iletrados tienen memorizados los Robaiyat del rebelde agnóstico Omar Jayyam, quien hace doce siglos convirtió el hedonismo en una doctrina de buen vivir, cuestionando no solo el veto religioso sobre los placeres mundanos, sino las promesas divinas acerca de la vida placentera en un paraíso que él dudaba de su existencia

miércoles, 26 de septiembre de 2012

A Rajoy le sobra Cataluña.


En política todo no vale. La política seria no consiste en curar sino en prevenir. Mariano Rajoy siempre ha tenido una posición contraria a esta idea. Cree que en la mayor parte de los casos lo mejor es no hacer nada y que el tiempo resuelva las cosas. Se equivoca. Es verdad que en alguna ocasión aislada lo inteligente es dar tiempo al tiempo. En la mayoría de los casos, sin embargo, la solución de los problemas exige anticipación y actividad.
Mariano Rajoy todavía aun no ha movido carta ante el alud desencadenado por Mas. Está a verlas venir. Debería haberse reunido ya una decena de veces con Rubalcaba para formar una alianza constitucional e impedir que el presidente catalán galope a sus anchas. Mas ha tomado la iniciativa, Rajoy va a remolque. Ciertamente tiene grandes problemas para solucionar en Europa y eso lo está haciendo muy bien. Pero el desafío catalán no se puede aplazar. Es necesario trazar de común acuerdo con Rubalcaba un plan estratégico que impida al líder de CiU fracturar la vida nacional y quebrar la unidad de España.
Menuda dejadez qué morrocotudo error permanecer con los brazos cruzados ante lo que se avecina. El Estado de Derecho está en la obligación de desplegar todas sus armas para impedir la secesión de Cataluña y para enviar a Artur Mas a su lugar de descanso.

martes, 25 de septiembre de 2012

Yo, también, estoy indignado.


Los españoles empezamos  a estar hasta las mismísimas pelotas de la mediocridad de nuestros políticos. Si, hasta los que les votaron que, por cierto,  tienen tanta o más culpa que los “elegidos” porque fueron acreditados con sus votos,  para degollarnos antes de  reconocer su crimen económico. Todos somos conocedores de la que está cayendo en España y, también, del rodeo al congreso de Diputados. Ahora sale el Ministro, que no voy a dar el nombre para evitar darle publicidad gratuita y desglosa las pérdidas que está originando el 25S. Es de vergüenza que un Gobierno impopular y tirano le siga concediendo ayudas a la primavera musulmana, Ministro quita la ayuda a los mahometanos, entre otras cosas porque están muriendo niños inocentes y así sufragas el “coste” de mil 25Ss.

Lo más llamativo de esta “reunión, aun no llega a manifestación es el espectáculo político de que los representantes del pueblo, en lugar de ser respetados, se enfrentan con un ludibrio cada vez más generalizado. En lugar de llamar nazis o rojos a los que se manifiestan, los dirigentes políticos deberían meditar sobre esta realidad incuestionable: la clase política española ocupa el tercer lugar entre los diez grandes problemas que atosigan a los españoles. Los partidos políticos deberían ser la solución a los problemas de España. En lugar de eso se han convertido en el primer problema.
La codicia económica de los partidos políticos, el despilfarro, la mediocridad general, la corrupción creciente aunque todavía minoritaria, han encendido las hogueras de la ira popular. Los indignados no se han dirigido a protestar ante los ministerios de Hacienda o de Trabajo. Con buen criterio han sitiado a los partidos políticos y a sus representantes. Que en una democracia plena como la española, el pueblo soberano esté que brama contra los representantes elegidos en las urnas demuestra el grado de estolidez a la que hemos llegado y la tórpida actuación de los partidos políticos.

Los torpes políticos de hoy quieren llamarse, María de primer nombre, Úrsula que quinto y ser apoderado del comunismo. Ya, no hay políticos nobles de ahí que  en los restaurantes, en las cafeterías, en las plazas, en el fútbol, en los lugares públicos, en la calle, si la gente advierte que está un político al que conocen, lo normal es que le abucheen y le increpen. En lugar de descargar las culpas sobre los indignados, nuestra clase política debería dedicar tiempo a trazar un plan inteligente para recuperar el prestigio perdido.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Las Alianzas de Zapatero.

 
Pocos ponen en duda que Zapatero ha dilapidado la suculenta herencia que le dejó Aznar, como consecuencia de la venta  de los principales activos del Reino de España, pero medio dejo las cuentas saneadas. Recibió un paro dominado y en retroceso, en el entorno de los 2.000.000. Se mueve por encima de los 5.000.000. Le dejaron el déficit público, repito medio saneado y lo elevó por encima de los dos dígitos. Se benefició de una deuda de las más bajas de Europa y la ha puesto al galope desbocado. Le trasvasaron un sólido tejido empresarial y ha cerrado cerca de 570.000 empresas, amén los incontables eres que se han promovido. Por cierto, como vamos a ser lño que pretenden que seamos si 15 litros de agua por metro cuadrado obligan a suspender un partido de fútbol en el uno de los equipos era el real Madrid, icono del fútbol mundial y hace poco 5 cmts. de nieve en barajas colapsaron a medio mundo. Como para que acrediten la capital de España, Madrid/olímpica. NO HAY ESTRUCTURA DE BASE.
 
Pero no es eso lo peor de la herencia Zapatero. La crisis económica, el paro, el déficit y la deuda son cosas que se pueden arreglar. Lo peor de la gestión del faro de la Alianza de las Civilizaciones es su disparatada política. Felipe González y Suárez habían establecido la Transición sobre el pacto de Estado entre el centro derecha y el centro izquierda -el 80% del voto español- para las grandes cuestiones nacionales: terrorismo, territorialidad, relaciones internacionales... Zapatero decidió cambiar de socio constituyente y envió al Partido Popular a su lugar de descanso o a la mierda. Fracturó el espíritu de la Transición y se alió con los partidos nacionalistas secesionistas, de cuya voracidad dejó testimonio Ortega y Gasset en su debate con Azaña hace casi ochenta años.
 
Ahí tenemos el resultado. Bildu, es decir, en gran parte Eta, se enseñorea en el País Vasco acentuando la dictadura del miedo. Aspira abiertamente a fagocitar a Navarra. Propugna de forma descarada la secesión y el odio a España. La negociación política de tú a tú entre Zapatero y Eta constituyó una estremecedora indignidad nacional. Las consecuencias están claras. Por otra parte, las maniobras zapatéticas con el PNV, a espaldas del lendakari López, han acentuado el desequilibrio de una región española merecedora de mejor suerte. Parece casi imposible restablecer la armonía constitucional en Euskalherría. Y lo mismo ocurre en Cataluña. No llegaba al 5% el número de catalanes interesados en reformar el Estatuto. Zapatero hizo la gracia de ofrecer esa reforma en bandeja a una clase política voraz. Después, maniobró en el Tribunal Constitucional, como en el caso Bildu, para satisfacer la ambición de la clase política catalana. Por obra y gracia de Zapatero, hasta el centro derecha de CiU está ya en el abierto secesionismo.
 
Sin lugar a dudas, la herencia económica que dejó Zapatero tardará más o menos tiempo en arreglarse; pero se arreglará. La herencia política zarandeará a España durante largos, largos años. El líder socialista ha destruido el espíritu de la Transición y ha desencadenado la descomposición nacional. Cánovas del Castillo acordó con Sagasta el pacto del centro derecha y el centro izquierda en las grandes cuestiones para garantizar la estabilidad nacional. Alfonso XIII desbarató el canovismo con una política insensata que cristalizó al aceptar, contra la Constitución, el golpe de Estado de Primo de Rivera. González y Suárez restablecieron el pacto al estilo canovista. Zapatero, al cambiar de socio constituyente y arrumbar al centro derecha, ha soplado los vientos del secesionismo y nadie es capaz de aventurar si se podrán capear los temporales que se avecinan.” Ya decía Franco que el no había dado ningún golpe de estado, el Estado estaba golpeando a los españoles. Franco, no se arrugaba nunca, menos ante moros Cristiano y gente de mal vivir. 

La indiferencia humana.

Traduci in italiano  Traduire au français.  Übersetzen auf DeutschTranslate to English
No es inédito ver a una persona que, aparentemente, duerme plácidamente en la calle y otras “personas” pasan y pasan. Hasta que una otra persona  que, desgraciadamente, no es buen ejemplo para la humanidad se agacha, lo interpela, lo desdobla de su posición y le pregunta ¿En qué puedo ayudarle? Cuando observa  que yace muerto sobre un charco de sangre. De momento, una gran banda de curiosos se horrorizan y con las manos en la boca gesticulan asombro, lastima, disconformidad –por no ser ellos ese centro de atracción- y hasta le hacen fotos al muerto o se hace ellos alguna junto al muerto para su álbum. Es curioso, pero llaman más a la ambulancia que a la funeraria; si, los muertos,  son más cosa de papeleo charcutero que de pompas fúnebres. Esto es indiferencia.

En los países latinoamericanos esa indiferencia se ha generalizado hasta situaciones de extrema gravedad. Día a día vemos como sale un político corrupto y entre otro más corrupto sin agredirse ni judicialmente. Están confabulados, son carroña propia, no tienen sentido de la humanidad y, además, les avalan un montón de innobles o indiferentes votantes. Algunos, caso de Cristina Fernández de K. reciben un enorme montón de votos por su reciente viudez. Otros por ser más guapos y apuestos que su “rival”. Los hay que son votados hasta por su condición de gay o lesbiana.

Es tal la indiferencia que ya no es noticia que millones de niños mueran de hambre; en cambio, millones de “””personas”  lloran, veneran, aclaman la muerte de un músico/a que ha muerto por una sobredosis de no qué y sus ventas de discos rozan lo imaginario. Este no es un muerto charcutero, este vivía de la  música.  

De modo que ante situaciones inéditas  reaccionamos siguiendo las pautas de  la masa, si otro da el primer paso, yo le sigo, si nadie se inmuta, no me inmuto. Esta tendencia a asimilarse al grupo es la base de los tumultos de la masa y la base de la indiferencia entre individuos. Nuestra cultura sigue indiferente a una verdadera conciencia del grupo donde el miedo a quedarse fuera es superior al poder del propio criterio y a la conciencia de la necesidad de la comunidad.

El diferente es el que da el primer paso porque distingue, diferencia y tiene criterio y este diferenciar mueve su voluntad. En este mundo de incertidumbre donde no hay lugares de seguridad, donde se ha perdido la esperanza cómoda de la planificación porque 'con todo lo que está pasando' no se sabe lo que va a pasar, tampoco se despierta el criterio propio y la voluntad se deja estar llevada por la generalidad de lo que la masa hace.

Cada día somos más bultos de carne acunados por suaves movimientos soportamos los cambios bruscos de la realidad atenuándolos, haciéndolos un poquito más indiferentes. Seguir el cambio fue siempre difícil, preferimos la estabilidad como decía ya Parménides y desarrollaba Platón. ¿Pero a qué precio? Al precio de la indiferencia y la reconcentración egoísta, de la carencia de solidaridad y de la agudización del instinto de supervivencia pero ahora desligado de la comunidad. Si el sálvese quien pueda gana, la sociedad se diluye y actuamos como el hombre lobo que Hobbes describía. Pero no ser lobos no quiere decir ser mansos corderos, sino leones y niños nietzscheanos que tienen un alto concepto de la vida, no de la vida por la vida, sino de una vida cualitativa que no viene dada sino por la que hay que luchar, jugar, gritar, bailar, crear entre individuos para reunificar la masa humana.

De indiferencia no se vive, se muere lentamente. Con indiferencia no se convive, se mata lentamente.

sábado, 22 de septiembre de 2012

¿CÓMO AFRONTAR EL CONFLICTO?

El conflicto no es una maldición. Al contrario, en muchas ocasiones es el trampolín que precisamos para ascender en nuestro camino personal o profesional. Por eso, debemos afrontarlo de una manera inteligente y abierta, por mucho dolor y tensión que nos pueda producir en primera instancia. El conflicto es consustancial a la vida de las personas, de las empresas y de los países y tenemos que aprender a resolverlos, afrontarlos, sortearlos o evitarlos según sea su naturaleza, entidad y repercusión. Aunque la prudencia aconseja evitarlos en medida de lo posible, al final siempre terminan apareciendo en nuestro camino, hagamos lo que hagamos. Sólo los simples y los necios pueden pensar que el conflicto no llamará a su puerta jamás. A medida que ascendamos, más complejos y difíciles serán los problemas y conflictos que debamos resolver. De alguna forma, son ellos los que marcan nuestro techo de competencia.Los conflictos siempre nos acompañan y en estos tiempos atribulados, aún más. La crisis feroz que padecemos parece multiplicar todo tipo de conflictos con su carga de tensión y dolor. Sufrimos conflictos sociales, laborales, profesionales, políticos, empresariales, societarios y de cualquier naturaleza imaginable. Agotamos gran parte de nuestra energía en intentar superarlos y los maldecimos en silencio. Sin embargo, y como veremos a continuación, en muchas ocasiones, un conflicto bien planteado y resuelto puede liberar una gran energía que nos sirva como palanca para ascender, innovar y mejorar, o como catalizador de soluciones o enfoques que en otras circunstancias jamás hubiéramos sido capaces de imaginar o de poner en marcha.
En nuestra cultura el conflicto aparece rodeado de una fuerte carga negativa, como algo parecido a un castigo que hay que evitar a toda costa. En verdad, no es así. Es cierto que el conflicto genera tensión y ansiedad, pero también lo es que suele ser antesala de cambios y de soluciones creativas. Sin conflictos ni crisis, ni la sociedad ni las empresas avanzarían. Fue Carlos Marx el primero que concedió al conflicto una influencia determinante. Su frase “el conflicto es el motor de la historia” otorgaba al conflicto un protagonismo muy superior al que las corrientes intelectuales occidentales le concedían. El funcionalismo consideraba al conflicto como algo negativo, como un fracaso a evitar. Por eso, se estudió poco en occidente hasta que la caída del Muro de Berlín y la desactivación de la extinta URSS permitieron recuperar bajo los escombros de la ideología marxista algunos de sus principios que nos permiten comprender mejor la dinámica histórica y social.
Muchas personas se bloquean ante el conflicto, mientras que otras lo afrontan con decisión. Todos hemos tenido que enfrentarnos con conflictos de diverso tipo a lo largo de nuestra vida y sabemos por experiencia que el haberlos superado nos permitió ascender un peldaño en nuestro camino. Tras el problema y conflicto de hoy puede esconderse la felicidad y la prosperidad del mañana. Por eso, cuando elaboramos la estrategia de resolución de conflictos tenemos que pensar también en el medio plazo, lo que nos concede más visión y altura para resolver satisfactoriamente el conflicto que afrontamos. La mirada de un tercero puede ayudarnos a conseguirlo y comienza a desarrollarse en España la actividad profesional de resolución de conflictos, muy habitual en los países de economía más avanzadas, pero incipiente aún en el nuestro. Adjunjo un cuadro en el que se confrontan las maneras de abordar el conflicto. ¿Cómo lo harías tu?
CÓMO AFRONTAR EL CONFLICTO:
MALBIEN
El conflicto sólo es percibido como un precipicio por el que puede despeñarse.Un conflicto bien resuelto es el escalón más sólido para ascender.
El conflicto sólo le genera dolor y desgarro.Le motiva superar el conflicto y sabe impulsarse por la energía de su resolución.
Las crisis lo paralizan.Intenta conocer la esencia de la crisis, porque es consciente de que suele esconder antesalas de cambios y es puerta para nuevas oportunidades.
Sólo enfoca el conflicto desde el hoy.Intenta abordarlo con la mirada puesta en el mañana y lo enmarca en el argumento global de su camino. El problema de hoy puede encerrar la llave de la prosperidad del mañana.
Tiende a plantear las elecciones basándose en dilemas excluyentes: o esto o lo otro. Le consuela pensar que, al final, escogió lo menos malo.Elude decidir bajo la presión de los dilemas impuestos. No acepta escoger entre lo malo y lo peor, e intenta explorar otras vías superadoras del juego de los dilemas.
No afronta los conflictos. Los deja pudrirse, con la esperanza de que el tiempo los solucionará.Afronta los conflictos y se esfuerza en la solución más adecuada.
Justifica sus fracasos responsabilizando de ellos a las dificultades insalvables que se le presentaron en el camino.Comprende que su éxito radica precisamente en superar esas dificultades inherentes a su camino. Sabe que avanzar conlleva solucionar los problemas y conflictos cotidianos.
Se sorprende ante cada nuevo conflicto que lo aflige. Lo achaca a la mala suerte, a los otros, a la maldad del sistema. La culpa siempre es externa.Sabe que el conflicto es consustancial a la existencia, por lo que no pierde el tiempo en lamentos y lo dedica a trabajar para superarlos.
No se prepara ni física, ni psíquica ni intelectualmente para los previsibles conflictos que se le presentarán en su senda.Es consciente de la importancia de la formación y preparación permanentes y se aplica a ello.
Los aborda de manera improvisada y sin conocimiento. Cree que siempre puede resolverlo por sus propios mediosLo gestiona con la ayuda de quienes le pueden aportar experiencia y sabiduría. Recurre a profesionales, en su caso.

viernes, 21 de septiembre de 2012

El Euro


Hace más de medio siglo que comenzó el proceso de construcción de la Comunidad Económica Europea que, finalmente, se consolidó como Unión Europea a cuya moneda se le denominó, EURO. El nombre de euro fue adoptado oficialmente el  16 de diciembre de 1995 El euro se introdujo en los mercados financieros mundiales como una
moneda de cuenta el día, uno  de Enero de 1999, reemplazando la antiguo ECU en una proporción de Uno a Uno.  En principio dio una estabilidad sin precedentes en muchos países de la eurozona, la inflación media anual no ha superado el 2%; la productividad se ha incrementado en un 7%, la renta por habitante en un 14% y, muy especialmente, ha generado más de 15 millones de puestos de trabajo. España ha sido el único país de la Unión Monetaria que siempre ha estado por debajo de la media. Con Felipe Gonzáles se alcanzaron aun peores índices que con Zapatero, si bien es cierto y verdad que solo eran orientativas. El sospecho Aznar, tampoco mejoró mucho el panorama, a la jugada de vender inmovilizado y sociedades estatales (campsa, telefónica, redes eléctricas, Repsol, Caja Postal, Banco exterior, etc)  le vino la contra por depreciación de la paridad (1.000 Ptas/ 6 euros)  que se llevó todo el dinero de las fraudulentas ventas. O sea, nos quedamos sin dinero y sin activos. Aznar tenía mejor equipo que Rajoy y se aprovecharon de que el PSOE estaba alicaído.  
 Hoy, cerca de cinco años después del comienzo de la crisis financiera del 2007, el euro se encuentra en el ojo del huracán a pesar del equilibrio exterior de las cuentas de la eurozona. Esta debilidad se antoja como un síntoma representativo de una Europa declinante que renuncia a seguir compitiendo en una economía global y no sabe bien cómo salir de la presente encrucijada. Cada vez más, parecen detectarse disensiones entre los países de la Europa del Sur, con economías más débiles, y los países del centro y norte de Europa indiscutiblemente capitaneados por Alemania (a la que el resto de la eurozona le debe unos 400.000 M de euros). Es cierto que a estos no parece faltarles razón: los países del sur hemos vivido por encima de nuestras posibilidades durante los últimos años, endeudándose más de lo debido tanto en el sector público como en el sector privado (empresas y familias) y cuando llega el momento duro de la devolución solicitamos prórroga tras prórroga; de alguna manera es otra vez la fábula de la cigarra y la hormiga.
No deja de ser sospechoso que aun  haya argumentos en su contra, aunque no hemos sido, precisamente, los países del sur los que primero hemos roto el Pacto de Estabilidad; una parte no despreciable de los préstamos nos la han proporcionado bancos del norte y centro de Europa que ahora sufrirían las consecuencias de los impagos; también una parte muy importante de ellos ha ido destinada a comprar productos alemanes y muchos etcéteras.
Sin lugar a dudas, esta situación de disensión y discordia puede conducirnos a enfrentamientos y en definitiva a la ruptura del euro lo que, a mi juicio y sin duda, conduciría al fin del proyecto europeo y a la vuelta a las aspiraciones e intereses exclusivamente nacionales; en efecto, no parece concebible que un proyecto que lleva cincuenta años sin consolidarse pueda continuar si su más importante logro (el euro) queda hecho añicos. Una Europa desunida dejaría de contar en un mundo globalizado, la voz de Europa desaparecería y las grandes aportaciones europeas al mundo, desde los derechos humanos a la economía de mercado pasando por la democracia representativa, dejarían de brillar como lo han hecho hasta ahora.
También hay otra  posibilidad, que nos demos cuenta de que las ventajas de la Unión son infinitamente superiores a las de la separación; es más, que veamos que la crisis es una oportunidad única para acelerar drásticamente el camino de la total construcción de Europa: no es posible una unión monetaria si no está respaldada por una política presupuestaria y fiscal común; la Historia nos demuestra que las uniones monetarias a medias fracasan y las uniones completas triunfan con solo controlar la corrupción.
 El camino seguido hasta la fecha, el del consenso, lo ha sido con una lentitud enervante y sus resultados son más bien cortos, Europa es hoy más una aspiración que una realidad; dicho de otro modo en Europa solo creemos los europeos. En otras latitudes se sigue hablando de Alemania, del Reino Unido o de Francia, pero es raro oír hablar de Europa y en efecto, es que para ellos Europa no existe, es sólo, como digo, una aspiración de los europeos, no una realidad contrastada.
Hay que olvidarse de que  el camino del consenso ya no es posible, prácticamente, todo el mundo en la eurozona es deudor de Alemania y estamos aprendiendo a conciencia que no se pueden tomar decisiones importantes sin contar con el acreedor. La crisis pues, nos está propiciando el que empecemos a caminar por otra senda, la del liderazgo alemán, que quizás nos permita incrementar súbitamente la velocidad de construcción de Europa; que nos obligue en un tiempo muy breve a unificar nuestras políticas presupuestarias y fiscales, que hagamos de una vez completa la Unión Europea, esta vez bajo liderazgo, que no dominio alemán, es muy importante no confundir ambos.
Las dos alternativas pueden ser resultonas, la pesimista por optimistas y la optimista por pesimista. Sin embargo tenemos que decidirnos por ninguna, Para mi, la de Europa y la zona euro todavía siguen siendo importantes y que a nadie le interesa la ruptura de esta última. A los grandes acreedores del mundo como China, porque les interesa tener una moneda alternativa al dólar; a los grandes deudores del mundo como EE.UU. porque no se pueden permitir el lujo de perder un mercado como el europeo que a buen seguro se vendría abajo si se rompiera el euro, y menos que a nadie a Alemania a la que, además de perder una parte no despreciable de los mercados para sus productos se uniría un indudable encarecimiento de un euro preponderantemente alemán (sin la influencia bajista de los países del sur) y que, a falta de compañía europea, se vería privada de influencia en el mundo aunque siguiera siendo un país industrial muy potente y extremadamente positivo.
No tengo la menor duda de que al final se impondrá la alternativa optimista por pesimista. España podría jugar en ese proceso un papel fundamental dando de paso a la sociedad española la oportunidad de un nuevo proyecto nacional; el anterior, el de incardinar España firmemente en Europa, está prácticamente alcanzado y por ende agotado; me refiero al papel de bisagra que puede jugar España entre los países del centro y norte de Europa a un lado y los del sur al otro; aunque no nos lo creamos, España tiene fama de país serio y cumplidor (hasta hace poco nos llamaban los prusianos del sur), fama que podemos recuperar en breve plazo y por tanto podríamos ser los legitimadores (siempre que nos parecieran correctas) de las decisiones adoptadas por los países llamemos “ricos”; nos erigiríamos así en un eslabón intermedio entre unas y otras naciones europeas y de algún modo seríamos los garantes del consenso. Luego soy pesimista de optimista.

jueves, 20 de septiembre de 2012

El profeta Mahoma, no tiene quien le lea.



El fanatismo musulmán llega a tales extremos que es odioso por el mundo civilizado y por el incivilizado. El pájaro ese al que llamaron Mahoma, por no llamarle Pio XII, al parecer, está aforado como Rajoy o lo estaba Carrillo. Los mahometanos que superan el 75% de analfabetismos y el resto están ciegos por embestir a estos plebeyos del nuncio contra el resto de la humanidad, al objeto de tenerlos entretenidos. No permiten que cada quien publique lo que le salga de los huevos, quien quiera que lo lea y el que no que desista.  Es más que normal que semanario satírico francés Charlie Hebdo, haya editado en su último número varias caricaturas de Mahoma, como otras veces lo ha hecho de Jesús, El Salvador, San Dios o a mi prima en pelotas. La noticia, como siempre,  no ha pasado desapercibida en el mundo musulmán y se une a la ola de indignación que provocó en los países árabes la película de serie Z que parodiaba la figura del profeta del Islam y que acabó con la vida del embajador estadounidense en Libia.
Ahora resulta que el presidente francés,  Hollande está cagado de miedo y carga por falta de reponsabilid contra los editores de la revista ¿Por qué no lo hizo hace tres semanas que el caricaturizado era el Papa de Roma, Benedicto XVI. La Liga Árabe habla de “provocación y bajeza”. Y en un alarde de desprecio por los más elementales derechos, el Secretario General de la ONU Ban Ki-Moon ha dicho que la publicación de las viñetas supone un “abuso de la libertad de expresión”. El Budista con enfoque confucionista, Ban Ki-Moon, parece no enterarse que a media hora de su domicilio matan a bebes y no pone el grito en el cielo.  
No hay duda por evidente  de que las caricaturas del Charlie Hebdo no van a sentar bien en una parte del mundo musulmán. Y en ese sentido no parece que su publicación, en vista de los sucesos de Bengasi, sea lo más deseable para calmar los ánimos del integrismo religioso. No me cabe la menor duda de que, allá donde se pueda, sería deseable evitar el enfrentamiento y fomentar el diálogo entre distintos puntos de vista. Pero ni siquiera esto puede blandirse como valor absoluto. En ocasiones puede ser preferible afrontar el conflicto en vez de evitarlo cuando se trata de combatir a quienes no respetan derechos tan fundamentales como la libertad de expresión..
Nunca sabremos  si lo que ha hecho el director del Charlie Hebdo es lo más oportuno pero tiene toda mi solidaridad. Lleva años viviendo con escolta y los integristas ya han atentado en otra ocasión contra la sede de la revista. Se podrán lamentar las consecuencias que con toda seguridad se van a derivar de la publicación de las viñetas, pero de ello solo son responsables quienes desprecian la libertad de expresión. A nadie en su sano juicio se le habría ocurrido pedir a los miembros del PSE o del PP vasco que no dieran su opinión sobre lo que sucedía en Euskadi hace unos años para no ser asesinados por el fanatismo de ETA. Más allá de estar o no de acuerdo con las opiniones, el derecho a expresarlas está por encima de cualquier consideración política, religiosa o social.
Es más que sorprendente que los dirigentes de Occidente se llenen la boca con aquello de la “guerra contra el terrorismo” para justificar auténticas atrocidades y no sean capaces de respaldar el derecho de sus ciudadanos a opinar o a hacer sátira del fanatismo religioso. E incluso mucha de la progresía que en nuestro país se indignaba hace unos meses por el juicio a Javier Krahe por su video “Cómo cocinar un crucifijo”, hoy se rasga las vestiduras en nombre del multiculturalismo por la publicación de unas caricaturas en Francia. Hablan de provocación del semanario francés. Y cada vez que lo escucho me vienen a la mente aquellos jueces cavernarios que absolvían al violador porque había sido “provocado” por el escote o por el tamaño de la falda de la víctima.

Nadie ha explicado mejor la cuestión que el propio Stéphane Charbonnier, director del Charlie Hebdo: “Si nos planteamos la cuestión de si tenemos derecho a dibujar o no a Mahoma, de si es peligroso o no hacerlo, la cuestión que vendrá después será si podemos representar a los musulmanes en el periódico, y después nos preguntaremos si podemos sacar seres humanos… Y al final, no sacaremos nada más, y el puñado de extremistas que se agitan en el mundo y en Francia habrán ganado”. Que queréis que os diga, me parece de una sensatez aplastante. Yo también me río de Mahoma y de los gilipollas que lo leen.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Carrillo, nunca tuvo rabo ni cuernos.


Triste y longeva la vida de Santiago Carrilllo, lo utilzó el franquismo, la transición, Suárez, Felipe González  y hasta Fraga Iribarne y sin lugar a dudas era el mejor estadista y menos corrupto de los políticos. No le imputan que mató a Manolete, porque está demostrado que fue un toro llamado Islero. Desde el que padeció en su juventud republicana “el izquierdismo, como enfermedad infantil del comunismo”, con un abrazo a la revolución proletaria, hasta el utilitario colaborador de la Transición protagonizada por la Monarquía; desde el hospedaje en dictaduras estalinistas, hasta su búsqueda de un lugar bajo el paraguas democrático del eurocomunismo; desde el liderazgo implacable en su organización, hasta el exilio interior por sus fracasos; desde su figura como símbolo de la crueldad de la Guerra hasta su presencia como invitado en los cócteles del sistema.
Cuantos Carrillos hay que dan para mucho. Sólo por quedarnos en los últimos tiempos, desde la legalización del Partido Comunista (1977) hasta nuestros días, Carrillo fue posibilita, pactista con la izquierda aunque siempre rechazado por el PSOE; quedó ausente desde que fue aplastado por el triunfo de Felipe González en 1982, y sólo emergió para enfrentarse visceralmente con la derecha tras el triunfo de Aznar. Pareció reactivarse con ilusión por Zapatero, quizá porque le producía nostalgia el infantilismo y, por supuesto, estaba fascinado con su memoria histórica. Y terminó como siempre había sido: antagonista de la derecha y de la Iglesia, socarrón, autoexculpado, lúcido y políticamente más sólo que la una, porque poco afecto quedaba de sus camaradas, y menos de los oponentes, salvo el de permitirle que participara en sus saraos y en sus homenajes como personaje que ya no era peligroso sino pieza de museo.
El problema de Santiago Carrillo, que utilizó a muchos muchas veces, es que también fue utilizado, se diese o no cuenta. Adolfo Suárez le usó al legalizar el Partido Comunista, lo que si bien causó numerosos problemas al primer presidente de la democracia, le aportó una ayuda inestimable al fragmentar el voto de la izquierda ante la pujanza del PSOE respaldado por poderosas fuerzas mundiales.
Si a este hecho se añade el antiguo anticomunismo de los socialistas, se entenderá por qué si de alguien habló siempre con ensañamiento Felipe González fue de Carrillo. Casi tan mal como de Tierno Galván. Por eso, el PSOE de González no paró hasta la destrucción de la alternativa comunista, como tampoco pararía un heredero de Carrillo, Julio Anguita, hasta la destrucción de Felipe González, muchos años después.
Santiago Carrillo fue una pieza clave de la reconciliación nacional, pero también porque era al primero que le convenía. Porque a la muerte de Franco, los franquistas que quedaron se reconvirtieron con relativa facilidad a la democracia, porque no eran coetáneos de la Guerra, sino apenas hijos de quienes la protagonizaron. Pero Carrillo (y Dolores Ibarruri) habían tenido un papel estelar. Y no es lo mismo la sangre en las manos, que una fotografía de tu padre con el fusil en bandolera.
Bastantes muchas veces fue útil, sin embargo. Porque al hacerse perdonar, también ayudó a que otros no quisieran cavar tumbas, hasta el momento estelar del inefable Zapatero. El más hábil Carrillo salió en aquellos momentos de la Transición. El dirigente republicano que aceptaba la Monarquía, el comunista que metía en el armario la bandera roja y exponía la rojigualda, el revolucionario que calmaba a las masas indignadas ante las agresiones anticomunistas de los últimos fascistas. El tipo que llegó a aguardar un destino fatal sentado en el escaño ante la pistola de Tejero.
Todo eso le dio un papel icónico, y le concedió algunos escaños significativos en las elecciones, en torno a la veintena en los primeros años de la Transición, y pudo explayarse con todo tipo de memorias que iban revisando paulatinamente su compleja biografía. Una biografía que bastantes nietos de la Guerra no han podido digerir, porque Carrillo salió impune de ella y de su parte alícuota de crímenes, pero que otros muchos han idealizado como paradigma de la reconciliación y del perdón.
No deja de ser anecdótico, porque Carrillo dio de sí en la política española lo que dio. Apenas cinco años reales a cara descubierta (1977 a 1982), o diez, si contamos el tiempo en el que maniobró en la heterogénea oposición clandestina al franquismo (Junta Democrática y Platajunta), con el indisimulado proyecto de lavar la cara comunista y controlar después esos movimientos. Lo que, evidentemente, no fue posible, porque nadie, ni dentro ni fuera tuvo el más mínimo interés en que en un país clave del flanco sur de la Otan tuvieran nada que hacer los comunistas, aunque se llamaran eurocomunistas.
De todo esto deducimos porque, Santiago Carrillo no ganó mucho dentro de España, ni siquiera dentro de su propio partido, pero por lo menos logró ser aceptado en su vida civil. Para los jóvenes de la Transición, su controvertida figura también es un recuerdo de la juventud perdida. Por eso escucharemos muchas elegías.
Inmensas toneladas de papel se le han dedicado, y él nos ha abrumado con no menos libros. Todos ellos narran una historia: la de una persona que perdió muy joven una guerra, y nunca ganó ninguna de mayor.
RIP, Carrillo. Rajoy mata a niños en la más triste y penosa hambruna con el respaldo de once millones de equivocados y hasta le aplauden.

martes, 18 de septiembre de 2012

Cleveland’s Terrible Stain. The misfortune of being black in a poor area of Cleveland



Those forces hovered over the proceedings on Monday when a grand jury declined to indict Officer Timothy Loehmann in the killing and Timothy McGinty, the Cuyahoga County prosecutor, explained why he had asked the grand jurors to not bring charges. Mr. McGinty described the events leading up to Tamir’s death as tragic series of errors and “miscommunications” that began when a 911 caller said a male who was “probably a juvenile” was waving a “probably fake” gun at people in a park.
The fact that those caveats never reached Officer Loehmann — who shot the child within seconds of arriving on the scene — was more than just an administrative misstep. It reflects an utter disregard for the lives of the city’s black residents. That disregard pervades every aspect of this case and begins with the fact that the department failed to even review Officer Loehmann’s work history before giving him the power of life and death over the citizens of Cleveland. Had the department done so, it would have found that Officer Loehmann had quit a suburban police department where he had showed a “dangerous loss of composure” during firearms training and was found to be emotionally unfit for the stress of the job.
Officer Loehmann joined a police department that itself had acquired a well-documented reputation for wanton violence and for shooting at people who posed no threat to the police or others. In a particularly striking event, documented by the Justice Department last year, officers mistook the sound of a car backfiring for a gunshot. They chased down and fired at the vehicle 137 times, killing two occupants who turned out to be unarmed.
The lengthy Justice Department report shows clearly why the black community viewed the Cleveland police as dangerous and profoundly out of control. In May, the Police Department entered an agreement with the Justice Department, enforceable by the courts, under which it is to adopt sweeping reforms.
The Police Department’s disregard for life was fully evident in the way the officers behaved after shooting Tamir. A surveillance video shows them standing by the child for four minutes without giving medical assistance, which was finally provided by an F.B.I. agent who happened to be in the neighborhood. Officer Frank Garmback, Officer Loehmann’s partner, nonetheless tackled the wounded boy’s 14-year-old sister as she tried to rush to his side. One can only imagine her suffering as she watched in handcuffs from the back seat of the squad car while her brother lay bleeding on the ground.
In addition to portraying the killing as a result of a tragic misunderstanding, prosecutors have also suggested the officer’s decision to kill Tamir was shaped by the fact that the surrounding neighborhood had a history of violence and that the boy appeared to be older than 12 because he was big for his age.
These arguments sidestep the history of violent, discriminatory police actions that led up to this boy’s death. They also have the reprehensible effect of shifting the responsibility for this death onto the shoulders of this very young victim.

domingo, 16 de septiembre de 2012

El Virrey Cataluña, Arturo Mas, por independentista, no merece ayuda de los españoles. Catalunña, SI.


Sin ser catalanes dejan mejor Cataluña
en el mundo que el Virrey, Arturo Mas.
Cataluña es una región o sitio de España, por tanto, merece que el Gobierno central, el que preside Mariano Rajoy, aun dándole un tirón de orejas por "gastosos de dinero ajeno", les rescate, les de otra oportunidad, claro está con dinero de todos los españoles porque el suyo se lo han gastado en embajadas y promocionar a gente de mal vivir. Aunque, Arturo Mas, el confeso independentista que preside la Generalitat, no se merece un pacto fiscal que le dé preferencia sobre cualquier otra comunidad española.
Más aún. Es que sería un gesto absolutamente inútil. Porque lograría concesiones a cambio de nada, puesto que es del todo evidente que al día siguiente continuaría con la misma presión independentista, que es su verdadero y único objetivo político.
También, durante años, se pensó que consentir los excesos de los nacionalistas vascos era el peaje que había que pagar para que ayudaran al fin del terrorismo. No sirvió de nada. A más concesiones, más terrorismo, y hasta que no se aplicó a fondo el Estado, con su policía y sus jueces, Eta nunca se doblegó. Porque, entre otras cosas, obtenía la complicidad silenciosa, precisamente, de sectores relevantes de ese nacionalismo.
En la Cataluña del Virrey, Arturo Más, el esfuerzo por la concordia es imposible, porque siempre encontrará algún motivo de agravio. No porque el Estado y su Gobierno lo hagan todo bien, sino porque siempre, el Virrey catalán, tendrá resquicios en su gigantesco aparato de propaganda para afear cualquier desacuerdo y ocultar cualquier acuerdo. Sin ir más lejos, el apoyo declarado de Rajoy para aportar a Cataluña los cinco mil millones de euros que ahora necesita.
Todo pacto, como el fiscal que plantea Mas, se basa en la lealtad de quienes acuerdan. Pero el nacionalismo catalán, y especialmente el grupo de talibanes encabezados por Mas que ahora lo comandan, son verdaderos expertos en deslealtad, bordeando ya la traición. También dramatizaron sobre el nuevo estatuto en época de Zapatero, esa necesidad imperiosa para Cataluña que votaron el treinta por ciento de los catalanes, y nuevo estatuto tuvieron. No les ha durado mucho la satisfacción. Ya quieren más. Y, como siempre, lo quieren bajo chantaje.
Bien, si se les da el pacto fiscal a los políticos catalanes, ¿servirá para cerrar el capítulo de agravios, el raudal de victimismo, los llantos por esa opresión que sufren? Naturalmente que no. Al día siguiente, venderán el logro como avance "hacia la libertad", e inmediatamente pedirán alguna otra cosa que refuerce, día a día, su institucionalidad como "Estado" hasta que aparezca como natural la aparición de ese Estado... que nunca estuvo.
La voracidad nacionalista no tiene límites, salvo el de su propio autoengaño. En época de gran turbación por la crisis, ha considerado que España está suficientemente débil como para trocearla. Y también ha encontrado una extraordinaria manera de canalizar las frustraciones derivadas de esa crisis en los propios catalanes. Y tiene gracia que la pésima gestión de los Gobiernos catalanes y el empobrecimiento de la sociedad catalana sea precisamente el caldo de cultivo para exigir la independencia.
Es absurdo hacer cuentas sobre lo mal que resultaría para Cataluña la tal independencia. Es obvio que sería un desastre para todos. Para Cataluña y para el conjunto de España. Pero eso, el impacto económico sería lo de menos. Lo de más sería el desgarramiento de una Nación de quinientos años de historia, y en una comunidad, país o región cuyos habitantes están absolutamente e históricamente engarzados en España.
Arturo Mas da una imagen de Cataluña como si los catalanes fueran la etnia tutsi. Como si fuera una tribu con historia propia y descontaminada de toda influencia. Me temo que tal no pasa. Mi abuelo y mi padre eran catalanes, mi mujer gallega, mis hijos madrileños y yo alicantino. Y la mitad de los habitantes de Cataluña nacieron fuera, pero sus hijos no. Es, simplemente España.
Esa España, que ahora quiere romper Arturo Mas, presentándose como Moisés conduciendo a su pueblo elegido, ha pasado por numerosos avatares, económicos y políticos. Ahora, el nacionalismo catalán le plantea otro. ¿Piensa que España, su legalidad, su Constitución, se pueden disolver por puro desistimiento, por rendición ante las fuerzas rampantes de estos burgueses luchadores por la "libertad"?
Porque Arturo Mas llega al paroxismo cuando dice que hay que abordar el proceso (el de la independencia) con "tranquilidad". Qué entenderá el Virrey Arturo sobre la tranquilidad en un proceso de fractura nacional. ¿Qué piensa hacer? ¿Sentarse con Rajoy y jugarse la Nación a los chinos?
Es cierto que la gran posibilidad de  Arturo Mas es la que está empleando: irritar tanto al conjunto de los españoles para que éstos entren en confrontación visceral, de la misma forma que ha alentado a la confrontación irracional de muchos catalanes con el resto de españoles, a base de manipulaciones y mentiras, como la que ha calado en Cataluña al decir que esa comunidad "paga" a las demás regiones y por eso tiene déficit fiscal. Sin aclarar que las regiones no pagan, sino lo hacen los ciudadanos de acuerdo con su renta, y que la balanza fiscal por regiones es un puro artificio contable.
Se trata de llegar a la independencia a través de la manipulación y la mentira, aprovechando que muchos catalanes lo están pasando mal (sin aclararles que también los demás españoles están sufriendo) y que el propio Estado no está para broncas políticas ni ocupa ahora una posición de respeto internacional por el impacto de la crisis... también en parte causada por los dispendios de los Gobiernos catalanes.
Arturo Mas ha decidido terminar la partida de mus del nacionalismo pujolista con un órdago. Él sabrá si ha acertado. Porque también se le puede ver el órdago, y a ver quien tiene mejores cartas.
Es posible que Rajoy opte en estos momentos en los que españoles (incluidos los catalanes) nos jugamos salir de la crisis o caer en el abismo, intente aparentar que no ha oído el órdago, o que no es el momento de aceptarlo. Pero Rajoy sabe que aunque así lo hiciera, el Virrey catalán, volvería a jugárselo todo al siguiente envite, porque está iluminado y cree que tiene su Estado de laboratorio al alcance de la mano, e incluso que la Unión Europea está como loca para adoptar ese nuevo Estado entre los suyos, porque ellos, "los catalanes", sí que son serios, y no como estos españoles fracasados.
El reto está ya servido. Ahora falta por saber qué piensan las grandes compañías catalanas, algunas estratégicas en el conjunto de España, en gas, hidrocarburos, banca... Qué piensan los comerciantes catalanes que tienen su enorme mercado en el conjunto de la península. Qué piensa la mitad de los catalanes que vota al PSOE y al PP. Y qué piensan los acreedores de Cataluña, a los que se les deben 42.000 millones de euros... y sólo cuentan con la garantía del Estado español, ya que la Comunidad catalana está en el bono basura.
Arturo Mar ha decidido ser el aprendiz de brujo, y ha puesto en riesgo la estabilidad nacional en el peor de los escenarios. Y lo ha hecho en la conmemoración de la Diada, ese momento histórico de hace trescientos años en la que los líderes catalanes apostaron por un sucesor a la corona de España distinto al que ganó. Fue otro órdago, y no, precisamente, muy inteligente, típico de él.