Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Cataluña, más que independiente, un problema para España.



Artur Mas, líder de la federación nacionalista Convergència i Unió, no consiguió los resultados que esperaba en las elecciones autonómicas del pasado domingo 25 de noviembre. Mas estaba convencido de que las urnas le iban a dar la mayoría absoluta, lo que debía abrirle el camino para convocar un referéndum de autodeterminación. Los electores se pronunciaron de forma distinta a lo que había soñado Mas. El líder nacionalista tendrá que adaptarse a la nueva dinámica política, que le ha dado menos poder legislativo que lo que esperaba, pero fortalece opciones independentistas como la que defiende ERC.
Arturo Mas, después de haber empujado a toda Cataluña a un debate tenso y grave, después de haber paralizado durante meses la actividad de la Generalitat, después de haber hecho un daño significativo al conjunto de la economía española al aumentar la incertidumbre y la desconfianza, después de haber colaborado a empobrecer y dividir aún más a sus ciudadanos, al final llegan los ciudadanos y le infligen a Mas un severísimo castigo electoral. Pidió una mayoría excepcional para llevar a cabo sus sueños inflamados y termino obteniendo un pésimo resultado. Parte de sus votantes no han entendido ese juego de ruleta rusa independentista y han decidido dar sus votos a otras fuerzas políticas, siendo ERC ala más beneficiada. Para jugar al independentismo, habrán pensado muchos, mejor Esquerra, verdadera triunfadora de las elecciones. Mas ha trabajado para ellos, para cebar su resultado, como sin duda se encargarán de recordar sus rivales internos. Algún portavoz de los partidos rivales ya lo ha bautizado como el mejor candidato de Esquerra.
Como que no ha dimitido y no parece que vaya a hacerlo, el signo del fracaso le acompañará durante la legislatura que comienza. La fórmula por la cual sacrificó una legislatura para la que tenía suficientes apoyos se ha desmoronado con estrépito, por mucho que durante los primeros días veamos el esfuerzo de la cúpula convergente por mantenerla viva, cuando ya todos sabemos que se trata en verdad de un muerto viviente, de un zombi sin rumbo ni sentido, que los suyos tendrán que enterrar más pronto que tarde, antes de que el daño que cause  sea  mayor o total.
En principio, se creyó providencial. Él sería el hombre, el héroe, que conduciría a su pueblo hasta la independencia ancestralmente deseada. Tenía una legislatura tranquila por delante, con el apoyo del PP para sus presupuestos y apoyos puntuales de otros grupos para cualquier otra iniciativa. Pero se convenció – o lo convencieron, lo cual sería aún más peligroso – de que existía el caldo de cultivo suficiente para jugar el órdago ante Rajoy: o pacto fiscal o disolución del Parlament. Pues disuelve el Parlament o haz lo que quieras, le respondió Rajoy, pero de pacto fiscal, nanai de la China. Mas salió feliz de su desencuentro en Moncloa, pues ya tenía la excusa que tanto ansiaba para convocar las elecciones que lo inmortalizarían. Y vaya que si lo han inmortalizado. No se recuerda un ridículo electoral de tal entidad por estos lares.
Mas se ha metido en un callejón sin salida. Si se apoya en ERC terminará cediéndole votos y enfadando a sus propias bases, al tiempo que cebará la desconfianza en la gestión de su gobierno. Pero hace tiempo que la President ese tipo de cuestiones no le interesan. Desposeído de todo crédito, seguirá como un muñeco automático con pilas de larga duración enarbolando la bandera que creyó predestinada para él, la de la independencia. Las bases de CiU tienen un grave problema y se llama Mas, el mejor candidato de ERC. Ya veremos cuánto les dura.
Siempre que un perdedor se adentra en el lado patético, suele comportarse patéticamente. Tras reconocer que los catalanes no le habían concedido la mayoría excepcional que solicitaba, Mas siente la tentación de arrojarse a los brazos de ERC para acelerar el proceso de la independencia. Sería una decisión suicida que muchos de los cargos de su propio partido no le tolerarán. Si al final coge esa vía, la protesta interior en los convergentes aumentará hasta convertirse en un clamor. Si no dimite, lo dimitirán, y si no, al tiempo. Las bases burguesas de CiU y el pequeño empresario que los apoya no tienen nada que ver con el ideario político de Esquerra, de la que desconfían y a la que critican duramente por su acción política en el tripartito. Otras opciones para formar gobierno sería con el PSC – muy complicado – o con el PP – imposible, porque le obligaría a abandonar su deriva independentista -. Los independentistas de verdad afilan sus cuchillos. No le permitirán ninguna vacilación. Mas ya es su rehén y hará por ellos lo que le pidan. CiU sólo tiene una opción: enviar a Mas a su casa cuanto antes y retomar el camino de la sensatez.
A Arturo Mas y su banda, siempre les fue bien mientras fue un partido de centro-derecha catalanista. Echarse en los brazos de ERC puede suponerle un auténtico suicidio. Con los republicanos de esquerra, sólo tiene un punto en común: la independencia. A partir de ahí las coincidencias se acaban. ERC no apoyará ni una sola de las políticas de ajuste que tiene que seguir haciendo la Generalitat. ¿Cómo gobernará ahora CiU? Mucho nos tememos que la crisis institucional catalana que se avecina ahondará aún más su grave crisis económica. Aunque intentarán responsabilizar a Madrid de todos sus males, los ciudadanos catalanes serán testigos del descrédito interno e interno de un gobierno imposible. Desgraciadamente, el sueño de Mas ha terminado produciendo unos monstruos que puede devorar al laboriso pueblo catalán.

lunes, 26 de noviembre de 2012

El Caudillo de Cataluña, Artur Más, cadáver político.



                                                   Apostar a caballo ganador y perder suele ser bastante habitual. Pero no saber que el caballo por el que apuestas es cojo, ya es de ser gilipollas. Arturo Más, un tan desconocido  como innoble político, sencillamente eligió su caballo de nombre independencia y que, sencillamente, estaba esmangarrillado físicamente y su jinete, durante la carrera se hizo de sus muchas pajas mentales. Me explico, todos los asesores de CiU le indicaron que Cataluña ni podía, ni quería la independencia, por tanto, que dejase varias puertas abiertas al voto no indepentista, puesto que las encuestas que le pasaron estaban manipuladas y  eran muy subjetivas.  Cuando se dio cuente de su fracaso  15 días días antes de las elecciones, ya no tenía margen de maniobra y no solo se ha cavado su propia sepultura política, también ha hundido más si cabe al pueblo catalán. Posiblemente, la única lectura positiva de su debacle electoral sea que ha abierto muchas puertas a la investigación policial de muchos "miembros" -no penes- de CiU y de otros bigardos  que ejercen de políticos en Cataluña y el resto de España.
 
         Por supuesto que desde ya, Convergencia Democrática, dejará de ser liberal y será Convergencia, una confluencia de varias ideas o tendencias sociales, económicas o culturales más o menos una ONGs  e igual reclutan a Urdangarín.
 
        Unió pasará a ser UDC  un asociación de amigos catalanes social/cristiano, masones frustrados  cuya cabeza visible será Durán y Lérida.
 
        Por descontado, Arturo Más,  dimitirá.  No ha calado eso de España contra Cataluña y Catalonia se tiene que defender.  Se descartan  pactos globales, solo puntuales con el PP que es más corrupto que CIU,  PSOE e IU juntos.  Estos partidos catalanes, no tienen vergüenza, aunque también sean españoles.
 
    Es curioso, Ezquerra, siempre gana. Es un partido rémora que se pega  a los partidos caídos y como nunca dicen nada, ni saben decir nada, solo prometen el EDÉN para Catalonia. ¡Coño¡ les votan.  Esto tiene dos lecturas en una. La democracia es una mierda y las ideologías se han ido a la mierda.
   
     El PSC, al que aún le quedan 20 años para que cicatrice la herida que propició Zapatero y su banda, ha escapado de la debacle que se le auguraba. Los arrabales y los charnegos catalanes son votantes incondicionales Ferraz.
 
    
     Ciudadanos ha batido su récord histórico y ha triplicado resultados alcanzado los nueve diputados y 268.289 votos y advierte que busca socios para una moción de censura contra  el caudillo de Cataluña, Arturo Más.
 
      Ezquerra, por dinero y poder para conseguir más dinero, pactaría con CiU. ¿Pactarán?  ¿Será éste, el principio del fin de los políticos corruptos?
 


sábado, 24 de noviembre de 2012

Clérigos, sacerdotes y socialismo.

 Jamás he negado que la asistencia espiritual en hospitales, penitenciarías y cuarteles o campos de batalla fuera un derecho de quienes, en situación de abatimiento, dolor o soledad, desean ser confortados por un ministro del culto.
Pero, sí cuestioné y sigo cuestionando  la fórmula elegida fuera la asimilación, a veces plena, a un régimen estatutario de empleo en la Administración. Y en ese sentido algo se ha evolucionado ya que, en algunos ámbitos, estos servicios religiosos que, aunque minoritariamente, ya no sólo se prestan para la confesión mayoritaria, se organizan con un simple convenio o acuerdo de bajo o nulo coste para las Administraciones, en tanto que la palabra clerical extiende su eco ante colectivos enormemente receptivos. Cosa distinta es la enseñanza de la religión en centros docentes públicos en la que a diario surgen problemas de selección, encaje, retribución o expulsión y donde sigue siendo determinante el poder del ordinario del lugar.
Las Fuerzas Armadas y no solo en España, siguen reclutando capellanes castrenses que, en nuestro país, se jerarquizan con un Arzobispo Castrense, que puede contar con un Vicario General, que aúna mitra y espada y hasta cuenta con catedral propia a escasos metros del Palacio de los Consejos, el del duque de Uceda, donde ahora dictamina el Consejo de Estado.
Yo recuerdo de la mili a aquellos capellanes estrellados, en traje de faena pero con la cabeza descubierta, que ya por entonces gozaban de escasa clientela. Decían misa, sí, pero, al menos, los que estaban destinados en mi cuartel -Centro de instrucción y formación de especialistas de San Fernando (Cádiz), jamás adoctrinaron a nadie, que yo sepa, y participaban de la abulia general y del tiempo perdido y nunca buscado tan característico de aquellos acuartelamientos saturados de españolitos de reemplazo.
En las últimas décadas se había avanzado hacia una cierta desmilitarización de estos “efectivos” a los que tampoco recuerdo, a decir verdad, portando armas, aunque había leyendas de todo tipo. Sin embargo, hace exactamente un año, la extitular de Defensa expidió la Orden Ministerial 84/2011, de 18 de noviembre, por la que se desarrolla parcialmente, en materia de régimen de personal, el capítulo II del Real Decreto 1145/1990, de 7 de septiembre, sobre el estatuto de los capellanes castrenses
Los capellanes castrenses son tanto los sacerdotes católicos integrados al nuevo Servicio unificado de Asistencia Religiosa en las Fuerzas Armadas como los componentes de los Cuerpos Eclesiásticos del Ejército de Tierra, de la Armada y del Ejército del Aire, declarados a extinguir. Servicio versus cuerpo, aunque, como luego diré, no hay diferencias funcionariales de calado.
También, como se ha apuntado, aparece la menos confesional figura de los sacerdotes y religiosos colaboradores, prevista en la disposición adicional octava de la Ley 39/2007, de 19 de noviembre, en la que se dice que para la atención religiosa-pastoral se podrán establecer convenios con diócesis y órdenes religiosas para incorporar, a propuesta del Arzobispo Castrense, sacerdotes colaboradores, lo que ya se había contemplado en la Orden Ministerial 376/2000, de 20 de diciembre, de normas sobre los sacerdotes y religiosos colaboradores del Servicio de Asistencia Religiosa en las Fuerzas Armadas.
De modo que hay clérigos de plantilla y sacerdotes y religiosos convenidos. Algo así como gestión directa e indirecta del servicio de cura de almas. En el caso de la capellanía propia, se distingue entre relaciones de servicio temporal y permanente. En el primer supuesto, el acceso de sacerdotes católicos se producirá mediante convocatoria pública aprobada por el Subsecretario de Defensa, a propuesta del Arzobispo Castrense, a través del sistema de concurso-oposición, pudiéndose reservar un número de plazas a sacerdotes formados y ordenados en el Arzobispado Castrense. Los seleccionados firmarán un compromiso de una duración máxima de ocho años, rescindible transcurrido cada año de permanencia, a petición propia o a propuesta del Arzobispo Castrense.
Y, en el segundo supuesto, para una relación estable o permanente, habrá convocatorias públicas aprobada por el Subsecretario de Defensa. El Arzobispado Castrense supervisará las pruebas de selección y elevará la relación nominal del personal considerado idóneo para cubrir las plazas ofertadas.
Los candidatos a “plaza fija” deberán reunir las condiciones que se exijan en las convocatorias, entre las que figurarán haber prestado servicio con carácter temporal durante, al menos, tres años, y superar las pruebas que establezca el Ministro de Defensa a propuesta del Arzobispo Castrense. Es como si se valoraran con carácter preceptivo, los servicios prestados interinamente. Pero quizá lo más destacable –como en el ya referido caso de los profesores de religión- es el poder codecisor, junto a la Administración, de la Iglesia y que no se traduce en esfuerzos de cooperación sino en actos administrativos de nombramiento, puros y duros.
En fin, volviendo al pasado, los capellanes castrenses tienen la consideración de oficial, con la correspondencia siguiente:
a) Relación de carácter permanente y más de veinticinco años de servicios, al empleo de coronel.
b) Relación de carácter permanente y más de quince años de servicios, al empleo de teniente coronel.
c) Relación de carácter permanente, al empleo de comandante.
d) Relación de carácter temporal, al empleo de capitán.
Y sus distintivos, emulando las tradicionales estrellas, están constituidos por unos círculos –ruedas en el novedoso argot soldadesco- con diámetros. Una, dos o tres ruedas dibujando ocho radios (como las puntas de los combatientes), para comandantes, tenientes coroneles o coroneles y un círculo con seis radios para los más modestos, asimilados a capitanes.
Leyendo ahora esta Real Orden de despedida de Carmen Chacón, a la que presté la atención mínima cuando se publicó el 30 de noviembre de 2011 en el BOMD, me sentí de regreso a la juventud temporalmente uniformada. Habrá que preguntar a los astrólogos o a los psicoanalistas, quizá, cómo se interpreta el cambio de una estrella puntiaguda por una rueda radial. O realmente no cambia nada y nos quieren hacer comulgar con ruedas de molino.¡Coño con la socialista¡ 

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Las vivendas de la burbuja, a examen.

Cuando la burbuja inmobiliaria y financiera dio la cara B, en  España, se produjo un cierto impulso y transformación en las políticas de fomento para facilitar el acceso a la vivienda e impulsar la rehabilitación y regeneración urbana. Ciertamente, en esos años el acceso a una vivienda encarecida, aun con un crédito desbocado y barato, constituía una de las preocupaciones fundamentales de los españoles y se vinculaba a algunos problemas estructurales de la sociedad española como el del retraso en la edad de emancipación y, consecuentemente, de formación de nuevos hogares.
Por aquellos momentos, de euforia económica, muy pocos daban la voz de alarma y eran, rápidamente, acallados por todos los resortes combinados del poder político, administrativo, profesional, financiero y aun ciudadano, que participaban de los teóricos beneficios de la burbuja y la negaban vehementemente. Las pocas voces críticas eran tildadas de inexpertas, de utópicas, de académicas desconectadas de la realidad, consideradas un riesgo para el brillante futuro económico de un gigante con pies de barro. Eran tiempos en los que se oían argumentos tan banales como la solidez de los activos inmobiliarios, incluso física, que había de impedir según algunos la caída de sus precios frente a lo que puede ocurrir en los mercados bursátiles. Corrían tiempos en los que las viviendas, recordémoslo, se compraban en plano a pares para vender una a la entrega de llaves y con la plusvalía pagar la otra.
En tal contexto las políticas de vivienda procedentes del franquismo, que habían tenido continuidad en lo esencial tras la transición y con algunos ajustes y adaptaciones, llegaban a nuestros días se vieron inmersas en un proceso de transformación y sometidas a extremas tensiones. La tradicional percepción y regulación del sector inmobiliario y las políticas de vivienda como palanca de crecimiento económico, defendida por el Ministerio competente en materia de economía y hacienda, chocó frontalmente con la nueva orientación del mismo hacia las políticas de alquiler, rehabilitación y regeneración urbana, con objeto de reorientar las políticas urbanísticas, frenar el crecimiento de la burbuja inmobiliaria y financiera e inciar actuaciones imprescindibles sobre la ciudad existente. Pero el dorado estaba en el extrarradio, el gasto fiscal mediante desgravaciones en el IRPF se mantuvo consolidando así acciones de apoyo a un mercado hipotecario enloquecido, el gasto directo mediante ayudas directas a la entrada y subsidiación de préstamos para la adquisición de vivienda siguió siendo la línea fundamental de los planes de vivienda y, a la postre, alquiler y rehabilitación continuaron siendo convidados de piedra, siempre presentes en los grandes discursos programáticos pero con escaso peso presupuestario. La tensión y la dinámica de cambio, sin embargo, eran bastante evidentes.
Ya iniciada la crisis, cuando comenzaron las duras restricciones del crédito exterior a nuestro sistema financiero y, lógicamente, de éste al sector inmobiliario, se volvió la vista a la promoción de vivienda en alquiler y a la rehabilitación y regeneración urbana. Sin embargo, en los planes la promoción de vivienda de alquiler, con plazos cortos de vinculación a tal uso y destino final de venta, era poco más que una alternativa de inversión para empresas inmobiliarias, constructoras o fondos de inversión, sin pasado en el sector, sin estructura de gestión y sin vocación de crearla sino, únicamente, de aguantar los diez precisos para poder vender la promoción con el máximo nivel de ocupación posible. No se trataba, desde luego, de algo ni remotamente parecido al alquiler social y sólo de forma discutible, en la medida en que promotor e inquilinos recibían subvenciones públicas. Rehabilitación y regeneración urbana, por su parte, recibían un impulso apoyado en fortísimas subvenciones públicas, apoyadas en los supuestos más avanzados por municipios, Comunidad Autónoma y Estado, como revelaba el hecho, por lo demás, de que raramente recurrían al crédito.
Tal situación, lógicamente, no podía durar. La promoción de vivienda en venta estaba paralizada por falta de crédito en un sector que, en la vorágine de la burbuja, se acostumbró a trabajar con financiación ajena y nula o mínima aportación de fondos propios. Entendida la promoción en alquiler como inversión, cuando desaparecieron o se redujeron las ayudas públicas y requirió gestión, continuidad, largo plazo, incrementándose el riesgo empresarial, desapareció igualmente al igual que se ha frenado, desaparecidas las ayudas públicas, la rehabilitación y regeneración urbana salvo las actuaciones que cuentan con financiación ya comprometida.
Hoy no hay planes de vivienda y suelo en vigor porque todas las líneas que los conforman están suspendidas o paralizadas, tanto en el ámbito estatal como en el comunitario. Los ámbitos de acción que estructuraban las políticas de vivienda venían siendo los cuatro siguientes y la que se expone es su situación actual:
a) Promoción, con préstamos convenidos y en determinadas modalidades de alquiler subvenciones a fondo perdido al promotor. El impacto sobre este ámbito de las últimas reformas ha sido muy notable al reducirse drásticamente las ayudas al promotor de alquiler hasta el punto de hacer inviables financieramente estas promociones tal y como venían siendo entendidas por el sector (Real Decreto 1213/2010, de 17 de diciembre). La línea quedó liquidada por el Real Decreto-ley 20/2012, de 13 de julio, que impide nuevas subsidiaciones.
b) Adquisición o arrendamiento de viviendas, libres o protegidas, igualmente articulado mediante préstamos convenidos, ahora con subsidiación, y ayudas directas ya sea para el pago del precio (suprimidas del plan estatal también mediante el Real Decreto 1213/2010, de 17 de diciembre), ya para el pago de rentas arrendaticias (línea actualmente cerrada por agotamiento del crédito disponible). Además, la liquidación de esta línea la ha ratificado el artículo 35 del Real Decreto-ley 20/2012, de 13 de julio, que impide reconocer nuevas subsidiaciones y afecta incluso a las que estuviesen en trámite a su entrada en vigor. Por otra parte, el artículo 36 del Real Decreto-ley 20/2012 rebaja el importe de las ayudas de la renta básica de emancipación, línea en extinción al no poderse reconocer tampoco nuevas ayudas.
c) Rehabilitación, igualmente con préstamos convenidos de escaso uso en la práctica y ayudas directas, con dos regímenes diferenciados para la rehabilitación aislada (programa RENOVE en el último plan estatal) o en áreas de rehabilitación integral o de casco histórico. Ambas líneas están cerradas a día de hoy, hallándose en ejecución actuaciones comprometidas hasta 2011. Aun cuando no hay referencias a esta política, que teóricamente pretende impulsar el Estado, lo cierto es que no se van a transferir fondos comprometidos a las Comunidades Autónomas, algo lógico si se advierte que en el presupuesto del 2012 la dotación para políticas de vivienda se redujo a la mitad de la ya reducida dotación que tenía en el presupuesto del 2011 con respecto al 2010 como consecuencia del Real Decreto 1213/2010, de 17 de diciembre). La dotación presupuestaria a las políticas de vivienda tras estos ajustes poco más podrá hacer, a mi juicio, que atender compromisos previos, al igual que ocurrirá con la dotación en muchas Comunidades Autónomas.
d) Adquisición y urbanización de suelo para vivienda protegida, línea afectada duramente, de nuevo, por el citado Real Decreto 1213/2010, de 17 de diciembre, que suprimió las ayudas directas aunque mantuvo la financiación sin subsidiación.
En suma, el programa 2012 de los planes estatales y autonómicos de vivienda está paralizado, carente de crédito presupuestario, víctima de una crisis y unas tensiones que no permitieron reorientarlo a tiempo escuchando a quienes advirtieron de la necesidad de hacerlo. De la necesidad virtud. Es el momento de nuevas ideas, de nuevos planteamientos, de impulsar una transformación de las políticas asentadas durante un siglo, ayudándonos de cambios en el mercado hipotecario que, aun cuando hagan el crédito más gravoso, contribuyan a prevenir el sobreendeudamiento familiar e impulsen alquiler, rehabilitación y regeneración como alternativas residenciales tan válidas personalmente, y más socialmente, que la propiedad. El actual cataclismo puede ser una ocasión de oro, si se sabe leer la situación.

martes, 20 de noviembre de 2012

Los presupuesto, cuarta reforma en menos de un mes y aun no han entrado en vigor

Hay que ayudar a bancos y cajas
Cada año me sorprende más el ejercicio presupuestario con el que cada Ocubre - Noviembre nos sorprenden los polítiquillos que aun pupulean por el Cogreso y que puntualmente presenta a sabiendas de que a final de año se harán tropecientas mil ampliaciones y malversaciones; dejo a un lado las buenas intenciones y los mensajes positivos que han arropado este año al ejercicio, para no entrar en un terreno pantanoso y muy subjetivo del que no se puede sacar nada en limpio, si es que lo hay.
 A lo que no puedo resistirme es a comentar algunos parámetros del Presupuesto, cuya desviación tendrá serias consecuencias sobre el menguante nivel de vida de todos los contribuyentes; y lo que es peor, que pasará desapercibido, porque apenas se analiza el cumplimiento real de las previsiones.
Cada vez que se presenta el Presupuesto del año siguiente, entre otras muchas cosas se habla de cuánto espera ingresar el Tesoro (por los impuestos, especialmente), y cuánto se gastará (tanto en funcionamiento de la maquinaria administrativa, como el pago de intereses de la deuda pública, y las prestaciones sociales); como resultado, se deduce cuánto será el déficit público (porque seguimos con la costumbre de gastar más de lo que se recauda), y como subproducto final, se estima el peso de dicho déficit en términos porcentuales del Poducto Interior Bruto.
Es dem sobra insistir en el considerable voluntarismo que incorpora todo este ejercicio, pues ha de hacerse sobre un conjunto de hipótesis más o menos fundadas respecto a la evolución de la economía real. He comentado en alguna ocasión que por muy sofisticados que sean los modelos económicos de simulación y estimación que se utilicen, la realidad será lo que sea, dependiendo de la evolución de multitud de variables y decisiones independientes, es decir, de lo que todos los agentes económicos del mundo quieran hacer. La evoluciones, de momento, no se encuentran.
Volvamos a la cuestión de los decimales que tanto importan. Como todo el mundo sabe, estamos inmersos en un proceso obligado de reducción del déficit público hasta volver a una senda ortodoxa, en términos de los criterios ya olvidados de convergencia al euro; y digo que estamos obligados a la ortodoxia porque dependemos de que el resto del mundo nos siga prestando dinero casi todas las semanas, si queremos que nuestro Tesoro Público siga pagando lo que debe, o sea, nóminas, suministros, prestaciones, subsidios y que se yo. 
Es tan firme como erróneo e intencionado  que el déficit público llegue a ser el 6,30% del Producto Interior Bruto, en diciembre este año, para ser el 4,50% el próximo y menos del 3, exactamente el 2,80% en 2014; este calendario ya incorpora una relajación, es decir alargamiento, respecto a lo que inicialmente había planteado el Gobierno por la imposibilidad de cumplir el plan inicial que ya sabían su imposiblidad.
Si aplicamos una aritmética tan lógica como básica a las principales magnitudes (ingresos, gastos y déficit), tomando como punto de partida el Producto Interior Bruto de 2011, y dando por buena la estimación de crecimiento del propio Gobierno, aunque muchos no nos la creamos, se deduce que la brecha de ingresos y gastos este año será -67.500 Millones de euros, que aunque sigue siendo una barbaridad, es 31.100 Millones de euros menos que el año pasado. Manteniendo este esfuerzo de contención, el año que viene disminuirá el desfase otros 18.900 Millones de euros  más, con lo que completaríamos un ciclo que en dos años habría reducido la sangría más o menos a la mitad de lo que fue en 2011, cuando más notoria era la penosa situación de nuestras finanzas públicas y que, de sobra,  ellos la conocían.
Aquí hay  un panorama desolador, porque como no se ataque seriamente el gasto público, sólo queda la vía de seguir aumentando la presión fiscal que padecemos todos, tanto perceptores de rentas altas, como medias, como bajas. Pero se vuelve dramático si consideramos que el punto de partida de los cálculos no es el que ha empleado el Gobierno, pensemos que porque no disponía de las cifras definitivas cuando tuvo que elaborarlos y los hechos posteriores han empeorado el cierre de 2011: la Comisión Europea lo ha cifrado en el -9,40%, es decir, 0,50 puntos peor, ¡Ay, ay los decimales!, 5.300 Millones de Euros.
 El año 2012 ha empezado unos decimales por detrás de lo previsto, asumiendo que se cumpla lo que esperaba el Gobierno, que es mucho suponer, hay que cerrar la brecha 5.300 Millones de euros  más; y, repito, yo no creo que se cumpla la previsión, por lo que si nos siguen dejando el oxígeno de la respiración asistida con la que nuestra economía respira, o sea, el ahorro exterior, en 2013 habrá que recuperar el desfase o puede que no. Ya sacarán estímulo semántico para volver a mentirnos.
Si queremos entender bien la trascendencia de estos desfases y simplificando mucho la exposición, propongo una medida sencilla: el nivel de recaudación del Impuesto Rendimiento de Personas Físicas que todos sufrimos el año pasado, 33.000 Millones de euros; ojo, el año pasado, que como todos recordamos, éste ha sido mucho más duro. Pues bien, si la economía no cae más de lo previsto, el pequeño detalle de los decimales del déficit de partida exige medidas enmarcadas en un intervalo limitado por dos extremos: reducción del gasto público o aumento de los ingresos, que pasaría de 0,8 IRPF a 1 IRPF, admitiendo cualquier situación intermedia; o sea, llegar a una cantidad equivalente a que pagásemos todos los meses dos veces la renta. Nadie va a pedirme opinión, pero por si acaso, insisto en que ataquen el gasto público, porque no hay economía que resista ni 1,8 ni 2 veces el impuesto sobre la renta que soportamos. Pero si antes eran brotes verdes, ahora son brotes marchitos y afectados por un virus rajoyano.

domingo, 18 de noviembre de 2012

Ayuntamientos o cortijo de mafiosos.

 La palabra “mafia”, según el Diccionariode la Real Academia Española quiere decir: “Grupo organizado que trata de defender sus intereses”. Al igual que, por ejemplo,  existe la Función Pública Local, la Contratación Administrativa en la Administración Local, el régimen de los bienes de las entidades locales,  y por supuesto las mafias en la Administración Local. El “modus operandi” de esos grupos organizados que proliferan en las Entidades Locales suele mantener la siguiente trayectoria. Se empieza por cosas de poca monta y se va observando hasta dónde se puede llegar. Tras la impunidad inicial la actividad va creciendo, en principio poco a poco y después a toda velocidad, hasta llegar a actuar con el tiempo con la más absoluta desfachatez. Así, hasta que haya la suerte de que los componentes del grupo den con sus huesos en la cárcel o en la inhabilitación. Por desgracia este final feliz tiene lugar en muy pocas ocasiones, ya que lo normal es que se perpetúen en el tiempo, riéndose de todo e incluso prolongando el negocio al “meter” a sus descendientes en la Entidad.
A grandes rasgos, se pueden distinguir tres tipos de mafias en la Administración Local: las de políticos, las de empleados públicos, y las mixtas de políticos y de empleados públicos a la vez.
Las mafias de políticos están formadas exclusivamente por miembros electos de la Corporación. En estos casos, el papel de los empleados públicos que puedan estar en el “ajo” se reduce al de meros colaboradores necesarios, vulgarmente conocidos como “quitavergüenzas” o “comem..rdas”, y sus acciones u omisiones responden a miedo o a la necesidad de tapar a su vez otras faltas suyas ajenas al “negocio”, pero todo ello sin formar parte de la organización.
Dado el enorme poder de que disfruta la clase política, esta especie de mafia puede ser a su vez muy poderosa, pero como contrapartida suele ser de existencia más o menos efímera debido a las turbulencias propias del mundo a que pertenecen sus componentes y a los posibles enfrentamientos internos entre ellos. En los partidos más fuertes puede también darse el caso de que las altas esferas, siempre que no estén implicadas en lo mismo, acaben por prescindir de los “servicios” prestados e incluso promuevan indirectamente las acciones judiciales oportunas para terminar con el clan. En los partidos pequeños y agrupaciones independientes el tema es más complicado, ya que hay una variadísima casuística, pero el final de sus actividades suele ser mucho más aparatoso que en las grandes formaciones, y encima sin indultos.
El segundo grupo, la mafia de empleados públicos, es el que se ha llamado tradicionalmente mafia funcionarial, pero con el devenir de los tiempos es más adecuado denominarla de empleados públicos, ya que el empleo público lo componen, junto con los funcionarios, el personal laboral y el personal eventual, amen de ciertos puestos directivos difíciles de catalogar en ocasiones. Esta clase de mafias es más peligrosa que la de políticos, dada su mayor destreza como conocedores del “oficio” y su mucho mayor duración temporal, debida a su vez a que no están sujetos a los vaivenes propios de la vida política y actúan cualesquiera que sean los cambios de partido gobernante. Esta clase de mafiosos son “hombres de corcho” que flotan en todas las situaciones. En estos casos, los papeles se invierten con respecto a lo antes hablado, y aquí es el político el que, sin formar parte del grupo, es el colaborador necesario, aquejado de amnesia selectiva si se descubre alguna vez el “pastel”
Ejemplos de la especie analizada se han visto muchas veces en los medios de comunicación. Así, ha habido mafias que han estado dando licencias con una celeridad asombrosa durante muchos años, llegando a heredar el “negocio” generaciones posteriores de empleados públicos. Otras veces, empezando por agresiones verbales y físicas a otros empleados públicos, se ha ido creciendo hasta crear un auténtico reinado del terror y llegando a controlar incluso todo un “holding” de empresas de matones de discoteca y de casas de placer a nivel supramunicipal.
Esta clase de mafia es casi imposible de erradicar, pues suele estar muy arraigada en la entidad local, siendo también muy frecuente que controlen directa o indirectamente los órganos de selección del personal.
Las mafias mixtas de políticos y de empleados públicos a la vez, rompen todos los moldes y superan con creces a las dos categorías antes descritas. En algunos destinos se puede oír a otro empleado público, generalmente funcionario, decir algo así como que el Alcalde o tal concejal “es muy amigo mío”. Alarma. Cuando nos dicen eso puede significar una de dos cosas. O que el funcionario en cuestión ha tenido la mala suerte de encontrarse en la alcaldía o en la concejalía con un amigo de toda la vida, estando esa amistad condenada a muerte en breve plazo si el funcionario es honrado, o siendo honrado no es masoquista. O en otro caso el asunto empieza a oler más que a podrido, pues entonces nos encontramos ante el tipo mixto de mafia que nos ocupa.
Tipo mixto en el que, en términos sexológicos, el “dominante” suele ser el componente empleado público, dada su mayor experiencia y permanencia en el “negocio”. Si no fuera por lo grave que es el tema de la crisis, puede llegar a ser hasta casi divertido cuando el componente político y el profesional se tiran los trastos a la cabeza ante los tribunales, si es que afortunadamente llega la ocasión.
Y es que desde el punto de vista de la ética profesional este tipo de mafia es el más repugnante, ya que se mezcla lo que jamás debería mezclarse. No hay que olvidar que el político defiende intereses políticos pese a la legalidad vigente, mientras que por lo menos el funcionario, y muy especialmente el habilitado nacional, debe defender la legalidad pese a los programas políticos, e incluso pese a una mal entendida eficacia, ya que si bien es cierto que se debe procurar un equilibrio entre legalidad y eficacia, la legalidad debe primar siempre para el profesional.
¿Cómo se puede acabar con todo esto o evitar que surjan estas mafias? Siendo prácticamente imposible, algo se puede intentar desde el factor funcionarial. Los políticos pueden ser como sean, los demás empleados públicos también, pero hay ocasiones en que basta con una sola persona para que se desbarate una operación. Por ejemplo, en una mesa de contratación o en un órgano de selección puede bastar con que haya un solo funcionario honrado que no esté en el “ajo”, para dar al traste con el desaguisado mafioso.
Tres serían las direcciones a seguir en este sentido. Por una parte, que se empleen con seriedad los sistemas de selección de personal y de provisión de puestos, optando por los mejores aspirantes y no por los amigos/paisanos/parientes/correligionarios/“coleguillas”. En segundo lugar, establecer unos conceptos retributivos justos y objetivos, desapareciendo las “productividades” que todos sabemos lo que realmente pagan. Y por último, aplicar un régimen disciplinario tan riguroso como justo que ayude un poco a sanear el ambiente.
Última, la 'agencia de colocación PP' sigue trabajando a toda máquina. En la lotería de familiares 'populares' colocados en suculentos puestos ha vuelto a salir agraciada Esperanza Aguirre, que ahora ve como su hermana Cristina acaba de recibir un cargo a dedo asesora en el Ayuntamiento de Madrid. Será asesora de la concejala Almudena Maillo por la cantidad de 46.625,5 euros  a lo que hay que añadir otros 48.715 euros que ya cobraba por asesorarse a si misma. A su hermana no podía hacerlo ya que sería nepotismo. Claro que tiene derecho a trabajar y, también,  pasar por el principio de igual, mérito y capacidad.

¿Desahucios? ¡¡¡BASTA YA¡¡¡


Casa de Botín. ¿Todos iguales?
Con  la excepción de algún que otro político turbio de mente, facha por repugnante, mezquino como sus votantes, banquero por ladrón o ciudadano por obligación; nadie, nadie más se atrevería a poner en duda la ilegalidad moral y constitucional, de desahuciar a un humano por no pagar una cuota revolucionaria, también llamada hipoteca-  El problema de los desahucio está tomando un perfil tan feo como poco agradable. La presión que ha impuesto el Gobierno caciquil y fascista de Rajoy a jueces y policías ha llevado al suicidio a alguna persona desahuciada. Y evidentemente, ante la gravedad de la situación hay que buscar responsables que haberlos haylos.

Pero, ¿Quiénes son los tiranos que irresponsablemente han ocasionado las muertes de estos desahuciados? Los políticos, a cambio de dinero, se lo están poniendo a huevo a los déspotas por y opresores banqueros.  ¿Los banqueros? Ya no hay ni banqueros, solo hay bultos sospechosos que los políticos sientan en un sillón para robar a diestro y a siniestro. ¿Los jueces? solo son verdugos del Gobierno. Hay más corrupción en los juzgados que en las cárceles.   Si un banquero tasa una vivienda y la central de riesgos de dicho banco o caja, da el visto bueno a la financiación con pago hipotecario a favor del comprador, no tengo la menor duda, el banco es responsable directo por falta de previsión. A  ellos los jueces le admiten unos insólitos aplazamientos de pagos por Ley concursal y a un parado, NO. Ya, Franco, """ORDENÓ""" Que solo la muerte de uno de los firmantes de la hipopteca, no deuda.  esta quedaría, automaticamente, resuelta y, por decontado, pagada. Una caja puede poner todas las clausulas que quiera pero si solo una de estas contra viene a la Ley, de nada vale el resto. Si, si esto también es abuso de poder dominante y maquinaciones apara alterar la buena fe de las personas y..... Solo hay que recordar los casos del Banco Hispano y la  Banca Catalana. "El bien embargable es solo el biene en cuestión" Joder si me quitas la casa que ha originado dicho embargo ¿Qué leche quieres más? En definitiva, ruego, un buen escupitajo a los policías -Yo vengo donde me mandan- al juez que lo ordena, por irresponsable y ser un mingajo al servicio de los inquisisdores. A los banqueros por ser correveydiles de los políticos y a estos, doble ración por rancios ladrones que son. Si una persona que va a ser desahuciada se atrinchera bien en su casa........no la echarían.
 
.

jueves, 15 de noviembre de 2012

Los hospitales madrileños, sitiados por las mafias valencianas,


El Gobierno de la Comunidad de Madrid anunció  hace unos días  la conversión de seis de sus hospitales al modelo PFI (siglas derivadas del inglés, Private Fincance Initiative; cuando debería ser  IFP Iniciativa de Financiación Privada, este también llamado  modelo Alzira  tuvo sus orígenes en el Hospital de la Ribera (Valencia). Un modelo hecho a medida para políticos corruptos tanto del PP como del PSOE y un grupo de empresas ligadas 100% al PP, hasta para eso son poco discretos los socialistas, entre otras destacan: Adeslas, Ribera Salud, Dragados y Luis Batalla, S.A. etc,. Por cierto si en este hospital la gestión es paupérrima, los servicios son peores.

El grupo valenciano, Ribera Salud, en su día, decidió  expandirse  y apostó por la  Comunidad de Madrid donde ya gestiona el Hospital de Torrejón y el  laboratorio central del Hospital Infanta Sofía, en San Sebastián de los Reyes. Pero, además,  apuesta muy fuerte por auto adjudicarse los otros seis centros que dicha comunidad va a privatizar.  Los otros hospitales que se privatizarán son:  El Hospital Infanta Leonor en Vallecas, el Infanta Cristina en Parla, el Hospital del Henares en Coslada, el Hospital del Sureste en Arganda del Rey y el del Tajo en Aranjuez. PRIMICIA, la Comunidad de Madrid imitando a Cataluña “impone” el euro/receta. Solo falta buscar "la forma Constitucional.

O en el PP han perdido el Norte o nos lo quieren hacer perder a los españoles. Ribera Salud solo cuenta con un inconveniente a la hora de adjudicarse la gestión de dichos hospitales y es otra empresa de ellos mismos, Capio, cuyo capital social lo aportan la CAM, Bankia y un grupete de amiguísimos del PP, la verdad, hay dos del PSOE entre ellos los padres de la desastrosa, Ministra de Sanidad,  Leire Pajín. Esta se apunta hasta un bombardeo. Capio, ya tiene adjudicados  tres hospitales en la Comunidad de Madrid: Móstoles, Valdemoro y Collado Villalba, si bien esté último todavía no estará en funcionamiento hasta finales de 2013.

Se da la triste circunstancia de que Capio era participada en su mayoría por un grupo sueco del mismo nombre, pero en 2009 le traspasan los derechos de explotación en España a una Sociedad Limitada de carácter unipersonal (Un cubano, también, ligado a la operación Pokemón) y este a su vez se a Caja Madrid de Blesa y derivados. Como consecuencia de la íntima relación entre este y el entonces director de la CAM, deciden apoyarse mutuamente en la adjudicación de la más que inminente privatización de los hospitales. Después detodos son dos empresas distintas, solo que con una cabeza –ni eso- 

Le pregunta este sagaz empresario cubano a la Juez, Pilar de la Riva  ¿Por qué cree Vd. Que se adjudican obras oficiales? La juez le pregunta ¿Hay connotación política en las adjudicaciones? A lo que responde: No, de ninguna forma, no se ha dado cuenta que hay detenidos de el PP y del PSOE.  Os dejo, igual mañana os digo los nombres de los socios de Capio y Ribera Salud. Pero a la ya inscrita, Leire Pajín, podéis añadir el maridísimo de la De Cospedal, Ignacio López del Hierro.

martes, 13 de noviembre de 2012

La España de hoy, prima de la de ayer.

Por mucho que lo intentes es  muy difícil comprender como en una federación de Estados, como  la de EEUU de América hay cohesión política y patriotismo nacional, mientras que otros Estados, como el español, con siglos de trayectoria unida, sufren tensiones separatistas. La explicación puede requerir varios matices, pero en lo esencial reside en que USA elige colectivamente a un presidente, y mucho más colectivamente después lo acepta. Sin vías indirectas, sin intermediarios, sean éstos parlamentarios o de cualquier otra procedencia reconocida.
Puede argumentarse que en España, a pesar de que el Ejecutivo se elige por mediación del Legislativo, todos los votantes saben que están apoyando a un candidato a la presidencia del Gobierno. Pero no saben qué pactos, componendas o acumulaciones puedan propiciar que el candidato más votado realmente gobierne. No nos ha pasado todavía a nivel nacional, pero sólo hay que dar tiempo a esa eventualidad. Sí ha pasado profusamente en las Comunidades Autónomas o en Ayuntamientos, donde la suma de candidatos perdedores ha desbancado al más votado. Y, por esa razón, ni siquiera ser el más votado tiene el efecto de vincular decisivamente al conjunto de la ciudadanía. Y, por supuesto, el que gobierna sin la mayoría del apoyo popular aún puede hacerlo mucho menos.
En EEUU se puede ganar por un voto, pero, al minuto siguiente, nadie discutirá la legitimidad en el ejercicio de la Presidencia. Para ella, todo el respeto institucional, a la misma altura que el resto de los símbolos nacionales, que no tienen por qué ser demasiados. Una bandera y un himno (y, por supuesto, una legalidad). Un proyecto común, aunque pueda ser interpretado por las numerosas variaciones que corresponden a una federación de colectividades, y a una suma respetuosa de millones de individualidades.
En España, la victoria electoral, que produce por mediación parlamentaria una presidencia del Ejecutivo, puede ser discutida al día siguiente por una huelga general. Y al mes siguiente por una revuelta de las legitimidades encontradas en los Estados asociados, es decir, en nuestro caso, las Comunidades Autónomas (CCAA).
Pongámonos en el caso americano. Un distrito nacional que, en elección directa, promociona a un jefe del Gobierno. Esa elección sería automáticamente vinculante para todos los electores, puesto que cada uno de ellos puede optar por su candidato, sea del partido que sea. Y los vincularía en la victoria de su candidato o en su derrota, pero no en la legitimidad y representatividad del ganador. Por ello, el presidente elegido sería de todos, y no de la suma de los votos de los representantes de las partes del todo.
Una presidencia del Gobierno electa por todos los ciudadanos españoles sería el principal y decisivo factor de cohesión de España.
Podría aducirse que las peculiares características de España reservan al Rey el factor unificador. Y eso es cierto en lo simbólico, pero puede reforzarse perfectamente en lo político. Estoy seguro de que se podrían encontrar fórmulas que compatibilizasen constitucionalmente esas figuras, la del Rey y la del presidente electo. Más difícil para el Tribunal Constitucional es decir que un partido terrorista no es terrorista, o que el derecho al matrimonio entre el hombre y la mujer (artículo 32) puede traducirse perfectamente en el derecho al matrimonio entre dos hombres o dos mujeres, lo que a mí me da igual, pero no viene en ningún apartado de la Constitución.
El que en España haya Rey, poco o nada tiene que ver con que la ley electoral promueva la elección directa del presidente del Gobierno, pues, a fin de cuentas, el Rey reina, pero no gobierna, y alguien tiene que gobernar, sea elegido indirectamente a través de las Cortes o directamente a través del voto popular nacional.
Hasta que esto no se "repare" España se moverá como pollo sin cabeza, o más bien con pollo con demasiadas cabezas. Porque en nuestra Nación se da la extraordinaria circunstancia de que los presidentes autonómicos electos, especialmente cuando son nacionalistas, se sienten refrendados por la voluntad popular, mientras que el jefe del Ejecutivo nacional se ve obligado siempre a la sumisión al pacto como única vía para mantener la cohesión, a falta de respeto nacional a su papel de representante del conjunto del Estado.
A algunos analistas con un desleal análisis sobre la Monarquía se les ha ocurrido la posibilidad de un futuro de España unificado sólo simbólicamente por el Rey, en un Pacto bajo la Corona. Esta idea no es sólo una traición, sino una aspiración inútil. El único pacto de cohesión nacional puede ser el compromiso del conjunto de la ciudadanía en la elección democrática de un representante común. Y luego, el Rey puede perfectamente ser el depositario histórico de la tradición de la España unida, pero no el gobernante que está legitimado para actuar en nombre de la voluntad popular del presente.
¿Ven ustedes por qué Estados Unidos es la Nación más orgullosa de serlo (que hay que oír el discurso de victoria de Obama), y por qué España, con siglos de historia y con una unidad moral muy superior a ese enorme país de aluvión, cruje en su estructura interna? Ellos han encontrado una institucionalidad ejemplar, y nosotros no hemos entendido el principio básico de la democracia moderna: que los ciudadanos no necesitan intermediación pues, cuando no la tienen, se sienten orgullosos de su decisión, no alejados de las castas que los suplantan.

martes, 6 de noviembre de 2012

Increíble, pero cierto.

El adjetivo “increíble”, según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, tiene dos significados: que no puede creerse, y muy difícil de creer. No se me ocurre nada mejor para explicar la impresión que me produce escuchar los datos de las cuentas públicas, de los años anteriores, de éste, de las previsiones de los diferentes gobiernos… en fin, de todos los políticos que asumen el poder cuando les toca.
Hay que reconocer, con tristeza, que nos hemos acostumbrado al espectáculo de los ministros de hacienda (o los consejeros de las comunidades, o los concejales…) proyectando unas cifras de ingresos y gastos previstos para el próximo ejercicio que nadie cree, que difícilmente se cumplen, y lo que es peor, que nadie critica cuando se materializan los incumplimientos. El espectáculo es más triste aún cuando la previsión se hace para periodos plurianuales, porque en ese caso las hipótesis y supuestos suelen equivocarse bastante más y más veces.
Hace poco hemos asistido al debate del presupuesto público para el próximo ejercicio, y se ha producido suficiente material para varias reflexiones que, en beneficio de quien se atreva a leer esta página, haré poco a poco. No obstante, hay un hecho muy relevante que conviene comentar de inicio: los dos años últimos batimos todas las marcas de incumplimiento de compromisos y previsiones, razón por la cual las bases de estimación para los próximos años se tambalean demasiado.
Ya estábamos  sumidos en la crisis que azota a todas las economías del mundo, cuando el anterior Gobierno de España comunicó a la Oficina Europea de Estadísticas (Eurostat) que el ejercicio 2011 terminaría con un déficit público entre el 6% y el 7% del PIB; con ese dato, podría confiarse en que nuestro país iría aproximándose poco a poco al exigido 3% del déficit público (ya nadie se acuerda de la respetable idea de los presupuestos equilibrados, es decir, que los gobiernos gasten solo lo que recaudan). Esta previsión se anticipó al cierre del ejercicio pasado, y por tanto a las elecciones, para cumplir con las exigencias de información que nos solicitaban las autoridades europeas en el contexto de crisis generalizada y persistente.
De todos es sabido que a veces resulta muy complicado estimar por dónde pueden moverse las cifras de venta de las empresas, de gastos, ingresos salariales, etc.; todos solemos equivocarnos en las estimaciones, porque no estamos ante una ciencia exacta, sino ante una predicción, y por mucho que nos apoyemos en ordenadores potentes y sofisticados modelos, cabe el error en forma de desviación entre la situación prevista y la real sin lugar a dudas.
Que pueda haber errores es una cosa, pero que las pérdidas se dupliquen es otra muy distinta, y algo así ha pasado con el déficit público nacional; si, como he dicho, la expectativa del Gobierno saliente era concluir 2011 con un déficit equivalente a una cifra entre el 6% y el 7% del PIB, pongamos el 6,5%, que ningún analista independiente en su sano juicio creyó, la realidad ha sido implacable con nuestra economía: al poco de tomar posesión de su cargo el nuevo Gobierno, hacia finales de año y por tanto con el ejercicio bastante avanzado, se modificó la estimación hasta el 8%, es decir, 15.800 M € más de exceso de gasto público sobre los ingresos. En este contexto de ponerse colorado ante los socios europeos y admitir que nuestro presupuesto estaba más descontrolado de lo que se pensaba, ha tenido que llegar hace unos días la propia Eurostat a sonrojarnos más diciendo que el déficit real fue del 9,4% del PIB, es decir, un gasto público 98.900 M € por encima de los ingresos; o si se prefiere, un descuadre de las cuentas públicas un 45% superior al primero que se anunció. Si a nosotros nos sorprende, ¿qué pueden pensar de España los ahorradores extranjeros?.
De sobra se sabe que hay muchas personas que piensan que el gasto público es una manera de animar la economía, o si se prefiere, reducir el coste social de la crisis, pero no se ha podido demostrar que el malgasto público sea una vía estable de crecimiento. Es exceso de gasto, no demos más vueltas; y lo pagamos todos los contribuyentes, por lo que nos queda menos renta disponible para ahorrar, o consumir, o donarlo, según lo que cada uno desee. Pero es que, además, como no cuadran las cuentas, tenemos que pedir dinero a aquellos mismos a quienes engañamos con o sin intención, que cada cual piense lo que prefiera, pero desde luego, no damos buena imagen. Y mucho menos todavía, si parte de la desviación se debe a que había cientos de miles de facturas de gasto no contabilizadas, es decir, guardadas en los cajones de los diferentes niveles de la administración pública gestionados por políticos de todos los partidos.
¿Alguien puede invertir con confianza en un país que no aplica adecuadamente los métodos que tiene para contabilizar de manera ortodoxa los gastos en que incurren quienes administran las cuentas públicas? Cuando vemos noticias parecidas de países que están un poco por detrás de nosotros en las clasificaciones de seriedad y ortodoxia administrativa, ¿nos fiamos?, ¿les prestaríamos nuestros ahorros? ¿O quizás, no?
Con solo ese endeble punto de partida, ¿qué confianza pueden tener los inversores extranjeros en que España cumpla el plan de convergencia que se ha impuesto, y del que nada más empezar ya tuvo que pedir prórroga? Por mucho que traten sólo de defender sus intereses nacionales, no creo que los responsables de nuestros problemas sean Angela Merkel, François Hollande, Mario Monti, o incluso Mario Draghi. Creo que, para recuperar parte de la credibilidad perdida ante los ahorradores de todo el mundo, debemos mejorar las prácticas internas, tanto de elaboración de los presupuestos, como de control eficaz del gasto público, dejando que los profesionales de la administración pública realicen su trabajoque difícil lo tienen.

lunes, 5 de noviembre de 2012

El Banco Malo de Rajoy.

Sin prisa pero sin pausa el Gobierno de Rajoy y el Banco de España van desvelando los elementos de la trama de eso que se ha dado en llamar el banco malo. Un invento de Rajoy, sus palmeros y los banqueros/amigos que, en definita, son los que mandan en sus bolsillos y en los nuestros. Han creado una sociedad a su imagen y semejanza que será la encargada de absorber los activos tóxicos del sistema financiero ya tiene nombre (Sareb) y un horizonte vital de quince años, en los que deberá desprenderse de toda la basura que haya comprado. La Sareb ( Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria, S. A) adquirirá inmuebles, suelo y préstamos a promotores a un precio medio del 37% respecto del valor al que están contabilizados en los balances de los bancos. Así, el sector se liberará de uno de los efectos del estallido de la burbuja inmobiliaria y que segíun su farsa  teoría debería volver la necesaria fluidez del crédito. Digo farsa porque cuando hagan el prometido reajuste de activos, sin lugar a dudas volverán a estar en la ruina.  Han hipotecado una vivienda en 100.000 euros pierden un 63%, le quedan 37.000 y  como en el cierrede balance hay que incluir solares que, hoy por hoy, tienen valor cero, algunos ya ni son urbanos, la ruina no va ser pequeña.  

Lo deque va a volver el crédito a las empresas,sencillamente, es imposible. Los bancos con el Banco Malo, no generan liquidez,todo lo contrario le ""deberían"" pagar al erario publico su recapitalización. Fue, es y será el gran pretexto de los gobiernos –ahora el de Rajoy, antes los de Zapatero– para sanear la banca con cargo al bolsillo de todos los españoles. Desde que su pésima situación salió a la luz en marzo de 2009, a raíz de la intervención de Caja Castilla La Mancha, hemos puesto a disposición del sistema financiero la friolera de 21.000 millones de euros, cuya recuperación, siquiera parcial, es más que dudosa. Un dinero que hubiera podido evitar no pocos recortes y que la banca ha cogido con una mano mientras con la otra ejecutaba crueles desahucios contra la misma ciudadanía que le ayudaba pagar dichos derroches.

Hasta la fecha, el esfuerzo no ha dado fruto alguno, porque el grifo del crédito sigue seco, y hace falta una fe a toda prueba para creer que las cosas vayan a cambiar con la próxima puesta en marcha de la Sareb. La liquidación de los activos tóxicos es condición necesaria, pero no suficiente, para que vuelva a prestar una banca que, de la insensata política de barra libre de los años de expansión, ha pasado a moverse en un clima de obsesiva desconfianza. Hará falta mucho tiempo hasta que se desvanezca ese clima, en particular si el Gobierno persiste en los ajustes indiscriminados y se abstiene de tomar medidas que contribuyan al crecimiento. Porque es verdad que sin crédito no hay actividad ni empleo, pero mientras las perspectivas sean tan malas y tan alto el riesgo de no recuperar lo prestado, evidentemente crédito no habrá.

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria, S. A SAREB sera un nuevo intento fallido, a que deje los balances de los bancos más limpios que una patena y los ciudadanos no ganemos nada a cambio. O, lo que es peor, que esa sociedad sólo sirva para llenar los bolsillos de los inversores privados a los que se ha invitado a entrar en el capital ofreciéndoles una rentabilidad nada menos que del 15% al año. Si la Sareb va a ser un negocio tan bueno, si por otros procedimientos resultará muy difícil resarcir a los contribuyentes, ¿por qué no se la queda íntegramente el Estado? ¿Acaso tendremos que asistir impotentes, por enésima vez en esta crisis, a que se socialicen las pérdidas y se privaticen las ganancias? Después de esto, ¿con qué derecho seguirán criminalizando el Gobierno, el PP y el coro mediático de la derecha a los españoles que de vez en cuando se echan a la calle para manifestar su indignación cojn base y fundamento.

domingo, 4 de noviembre de 2012

La ley de protección de datos y las redes Sociales.

La Ley de Protección de Datos no deja de sorprenderme, cierto y verdad que soy bastante ingenuo e ignorante.
Hasta estos extremos llega la gravedad del asunto.  Una clínica donde te han operado de un tumor, por lo que sea cierra la clínica -han cerrado 23-. Te hace falta tu historial clínico y no te queda otro remedio que denunciar el caso ante  la Agencia de Protección de Datos para reclamar tu, no el de ellos,  historial clínico, te dicen que no pueden hacerlo de acuero a la Ley de Protección de Datos y ahí se acabó la historia.
Llamas a tu banco para averiguar quién te ha hecho un cargo de  ochenta y cinco euros, dando tu nombre, tu DNI, tu dirección, el número de tu cuenta, tu clave, tu grupo sanguíneo, el de tu prima y el de la propia empleada que te atiende al teléfono, te dicen que de acuerdo a la  LPD no pueden darte ese dato y que tendrás que ir, personalmente, a averiguarlo porque por teléfono imposible. Pierdes el día de trabajo y te dicen que te lo enviarán a casa por correo.
 
En el caso de que tu cónyuge quiere ponerte de segundo titular en su cuenta bancaria, te hacen firmar cuarenta veces porque no se fían de que tú, que tienes tu DNI en la mano, junto con el libro de familia, y un justificante de la policía conforme la persona portadora de tal DNI no lo ha sustraído ni ha intentado suplantar la personalidad de nadie, ni tiene trastornos bipolares, puedas ser el legítimo dueño de tal DNI.
A pesar de todas las restricciones a las que estamos sometidos por la dichosa LPD, resulta que cualquier funcionario público de un ayuntamiento, de Hacienda o de cualquier otro organismo público, incluso empleados de la SGAE, no solo tienen acceso a mis datos personales, sino que tienen acceso a mis cuentas bancarias y derecho a embargarlas cuando así se requiera (sea procedente o no). Y lo último: cualquier afiliado a un partido político, (que en principio es mi enemigo, mientras no se demuestre lo contrario), puede saber donde vivo gracias a los datos que les facilita el censo. Pues, sinceramente, no tengo ningún interés en que un afiliado de cualquier partido político sepa donde vivo, mucho menos partidos políticos simpatizantes o cercanos a grupos terroristas, que "haberlos hai-los" y en cantidad.
 
Sin embrago, te abres una cuenta en una red social y, al instante, tus datos están navegando por todo el mundo. Más fácil, un vividor crea un grupo en Facebook pone en la foto de su perfil a un guapèras -todos son guapas y guapos-, de momento, la mayoría de las divorciadas, viudas, etc . se le tiran al cuello y virtualmente le ofrecen bragas, sujetador y hasta le ofrecen traspasar todos los datos de sus amigos al grupo del guaperas.  Eso es ilegal a todas luces, nadie puede traspasar datos de un amigo, sin su consentimiento, a un tercero; para que los manipule, los venda y se lleve un % de la agencia de publicidad. Esto lo sabe el grupo de delitos telemáticos y dicen que no pueden hacer nada porque, según su jefe no hay habría en las cárceles. ¿Por qué no las multan y les cierran la cuenta en las redes sociales? órdenes de Jefes Superiores que en eso no nos metamos.  El guaperas que se cree poco menos que Dios les exige cada vez más a sus esclavas administradoras, hasta que ve que ya no tienen más recursos, les echa un polvo virtual y las expulsa del grupo. Algunas dicen que se han ido ellas porque les exigía 15 horas de trabajo diarias. Tengo una amiga especial que cómo le habrá lavado el cerebro su guaperas que dice que antes de ser su jefe y guaperas era  Director Gneral del Banco de Santander, o sea, Botín era su chófer.Ojo que esta no es una garrula ha sido universitaria  Otra me dice que tiene una agencia de viajes y otra que es un chorizo y perturbado mental. Si que yo sepa han pillado a tres creadores/jefes de grupo vendiendo fotografías a pedófilos ¿Por qué no investigan a esos golfos y golfas? ¿Por la Ley de Potección de Datos?
 
Le piden a sus adminsitradoras fotografías con desnudo integral de sus hijos e hijas menores de cinco años, para poder seguir siendo sus exclavas. Hasta las manezan con expulsarlas si no juntan a varias amigas haciendo pornografia en la  webcams. Más de un 35% son menores patrocinados por alguna golfa que se hace pasar por su tía. Tan degradante como cierto. Esto ocurre en la España del siglo XXI. La semana que viene publico:Lista de los grupos que tienen administradoras esclavas y que han traspado datos ajenos a su Robert Redford  virtual.
 
En definitiva la LPD para lo único que sirve es para que no puedas dar de baja una línea telefónica o para que no puedas acceder a tu propia cuenta bancaria,(no vaya a ser que te lleves el dinero), porque nuestros datos personales, más desprotegidos no pueden estar.

sábado, 3 de noviembre de 2012

¡A buenas horas, mangas verdes¡.

¡A buenas horas, mangas verdes¡ Ahora quieren llegar a un acuerdo PP-PSOE, en materia de desahucios y, para mi  ya es tarde, con este tipo de "pactos" demuestran que solo se movilizan ante la indignación popular por tanto dolor y falta de dignidad . Los políticos ignoran que la práctica indiscriminada del desahucio en España es un claro signo de tiranía. Soportar esa injusticia degradante constituye una cobardía insoportable y una auténtica renuncia a las libertades y derechos básicos ciudadanos. Los desahucios son tan crueles e inhumanos que producen asco y demuestran la baja calidad moral y humana de los políticos y banqueros españoles, gente que, al permitir que los pobres y desamparados, después de perder el trabajo y la felicidad, pierdan tambien sus hogares, exhiben sin pudor su naturaleza desalmada sin piedad.
En España, los desahucios  son un verdaero  espectáculo bochornoso y moralmente insoportable, algo que no debería ocurrir y que la clase política debería impedir en la mayoría de los casos. Arrebatar la vivienda a gente ya previamente azotada por el desempleo y la pobreza, que se siente desamparada y atemorizada, es de una crueldad supina y de una bajeza que sólo es posible en una sociedad injusta y desalmada, como la que hemos creado en España.
Presenciar un desahucio es asistir en directo al fracaso de una sociedad, de su política y de su ética. La policía expulsando de su hogar a familias desesperadas, incluyendo a ancianos y niños, entre lágrimas y gritos de protesta impotente, es algo que debería impedirse. Los bancos, después de haber recibido toneladas de miles de millones de dinero público, pagado con los impuestos ciudadanos, no deberían ser tan crueles y malvados, mientras la pasividad de los gobernantes merece que los ciudadanos los expulsen del poder y les sustituyan por gente con alma y decencia. La avaricia del sistema bancario español es una lacra para el país que nada tiene que ver con el justo beneficio que deben buscar las empresas, Aplastar al cliente que ya está aplastado y al que no es posible cobrarle, amparándose en una ley de principios del siglo XX que los ineptos y miserables políticos no se han atrevido a derogar, es una crueldad innecesaria, propia de bandidos.
Decir que los banqueros son ladrones autorizados, ya no daña ni a ellos mismos, aun se atreven a realizar esas crueldades y los políticos se lo permiten porque nadie tiene respeto en España a los ciudadanos, ni a sus derechos básicos, ni a su potencial rebeldía, castrada por el miedo y la incultura democrática reinante. Si España fuera un país de ciudadanos en lugar de una cloaca habitada por borregos acobardados, ni unos ni otros se atreverían a culminar semejantes canalladas.
Estos insaciables banqueros son los principales y únicos  culpables de que la sociedad española odie a todos los que tienen dinero, de manera injusta e indiscriminada, incluso a Amancio Ortega, dueño del imperio Zara, uno de los españoles con más méritos y merecedores de admiración y respeto, creador de más de 110.000 puestos de trabajo, que acaba de ser linchado por la prensa de izquierdas y "progre" porque le ha donado 20 millones de euros a Cáritas, ONG ejemplar, perteneciente a la Iglesia Católica, libre de robos y manipulaciones políticas, que está ayudando a más de dos millones de españoles, que han quedado arruinados por obra de la crisis y de los políticos. Como han comentado algunos analistas, Amancio Ortega habría sido mejor tratado por los medios progresistas si hubiera asaltado un supermercado, como hizo el impresentable político comunista Sánchez Gordillo, cuyo robo a Mercadona fue tratado como heroico por la triste progresía izquierdista española.
Nunca piensasn que cuando le roban a una familia desgraciada su vivienda, el problema para ellos no termina porque quedan endeudados con el banco hasta que no liquiden la deuda, lo que significa embargos sucesivos y, en la práctica, una pobreza eterna y humillante que convierte la vida en un suplicio.
Todos los índices incluso el de  suicidios crece como la espuma en la España injusta que nos han construido el PSOE y el PP y los desahucios son una de las principales causas. Los dos casos recientes mas impactantes fueron un ahorcado y otro que se lanzó al vacío, desde la ventana de la casa que iban a expropiarle.
A los políticos solo les interesa el poder y con el, el dinero son gentuza insensible, alienada, arrogante y ajena al sufrimiento que les rodea sin que ellos, desde el lujo, lo perciban, habría sido y sigue siendo fácil evitar los desahucios, pero no lo han hecho porque les importa un bledo el sufrimiento ajeno y están borrachos de poder y de privilegios. Habría bastado con aprobar la dación en pago o negociar con los bancos una moratoria, obligatoria al menos para aquellas entidades que hubieran recibido fondos públicos. Pero no han hecho nada y, cuando se les presentó la ocasión de votar, el PP y el PSOE votaron en contra de que la deuda quedara liquidada con la entrega de la vivienda al banco,  o sea, DACIÓN DE PAGO, como estaba antes de la puta democracia.  

viernes, 2 de noviembre de 2012

A cambio de dinero, la Fundación Francisco Franco, declara la guerra a Cataluña.

Me decía un amigo que la crisis se acabará el día que Dios pase lista y se lleve al infierno a todas las rémoras que tenemos en España. . Pero este caso, sencillamente, es de risa llorona. Vocean los fascistas macho y las hembtras le aplauden: 
"El viento sopla inclemente contra el rostro impertérrito de España. Su efigie milenaria de precisos contornos, quinientos años soportados, ha recibido la lluvia huracanada de la deslealtad y la injuria, la furia aldeana, la resentida quimera del desprecio a la excelencia mantenida en los momentos más difíciles”.
Que no se atraganten mis millones de admiradoras. Estas enardecidas prosas no las ha escrito este menda lerenda. Son el arranque del editorial de octubre de la revista web de la Fundación Francisco Franco, en el que se insta al Gobierno de España a sacar los tanques a la calle, derrocar a Artur Mas y poner fin al cachondeo cismático y separatista. 
 

En España hay mucho facha que hasta se vanaglorian  al “Recordamos con orgullo que hace unos días fue la exaltación del General de División Francisco Franco Bahamonde a la Jefatura del Estado, Generalísimo de los tres ejércitos y máxima autoridad en la conducción de la guerra y organización del nuevo estado, por parte de la Junta de Defensa Nacional. Te recordamos capitán, fuiste la solución a nuestros problemas. Nos dejaste una patria irreconocible en bienestar, progreso, unidad, cohesión y justicia con respecto a la que cogiste. Tu generación cumplió, con creces, con su mandato histórico por la sangre derramada”. No es leyenda urbana.
 Los puntos y las comas mal puestos no son míos.
 Mucho menos la sangre derramada. A mi, personalmente, Franco, no me caía mal; si con la velocidad que la policía
ejecutaba sus órdenes. Te inflaban a hostias y, además, te obligaban  a decir "Sr. policía eso que Vd. dice que he hecho, nunca más lo  volverá a hacer. No jurabas ante la Constitución porque no había, solofuero y más fuero.
La verdad, ahora, tampoco hay.
Al margen de quién fuera el dueño de la citada sangre derramada, a mí me huele este editorial a exaltación del golpismo, del genocidio y del fascismo, cosa que creo tipificada como delito en nuestro Código Penal. Si Bildu escribiera este último párrafo, literal, cambiando el nombre de Franco por el de Josu Ternera, ya tendríamos a José María Aznar y a Mariano Rajoy subidos en los tanques y pasándoselo en grande.
Como siempre, en España, la provocación fascista, filonazi y golpista se responde mirando hacia otro lado. Dejando decir y hacer a estos delicados fascistillas sus delicadas fascistadas. Y llevamos así casi cuarenta años. Pero no son inofensivos. Aunque las ideas en general no matan, algunas provoca la muerte. Y las de estos individuos, mucho más.
No es de extrañar que nuestro fragante ministro de Justicia, tan aseado él, no se haya pronunciado sobre esta provocación progolpista pública. Será que ya tiene bastantes líos en casa y no quiere broncas con su suegro, José Utrera-Molina; con su mujer, Marta Lidia de todos los Santos ni con su cuñado Luis, ambos destacados miembros de la Fundación Francisco Franco.
Pero coño, Alberto, aunque no los quieras meter en la cárcel por evitar que tu señora, Marta Silvia Utrera, jefa de abogados jefes del estado, opte por fugarse  con Blas Piñar, por lo menos ciérrales la página web, que más se perdió en Cuba. O proponle a Angela Merkel crear con los Utrera-Molina la fundación Adolf Hitler en Berlín, para democratizar Alemania, a ver qué te como reacciona.
No estaría mal aplicarle la Ley de Partidos a la Falange Española, esos encantadores chicos de aspecto civilizado y gemelos de oro que todavía no han renunciado a los principios fundacionales de José Antonio. Un ejemplo: “Si nuestros objetivos han de lograrse en algún caso por la violencia, no nos detengamos ante la violencia.  Bien está la dialéctica como primer instrumento de comunicación, pero no hay más dialéctica admisible que la dialéctica de los puños y de las pistolas cuando se ofende a la justicia y a la Patria”. ¿No tiene nada que decir nuestra sacrosanta ley de partidos contra estos violentos, don Alberto? ¿O los violentos solo son los otros? Por si acaso se me confunden, apuntalar que este cronista considera que ETA fue, es y será execrable. Que luego sois muy cucos, mis asquerosos fachas.
A lo que íbamos. Pues no. Nuestra ley de partidos no tiene nada que decir. Y Falange Española, toda pizpireta, se sigue presentando a las elecciones. Desde la transición, ese maravilloso jardín de extrañas flores nacidas mustias, la historia de España se ha labrado sobre el olvido. Sobre nuestro olvido. No sobre el suyo. Hasta el punto de que el PP fue fundado por un fascista que se hizo autonomista cuando comprobó que nunca podría gobernar en toda España. Manuel Fraga, de funesto recuerdo.
Estamos haciendo la historia de España como aquel policía del gran Jean-Claude Izzo que encubre un crimen y lo explica así: “Trucando la realidad a falta de poder transformar el mundo”. Pues a mí no me da la gana de seguir trucando la realidad. Ya está bien de que veamos el fascismo como una anécdota de viejillos subvencionados (la Fundación Francisco Franco recibió 147.000 euros más el alquiler del local en Concha Espina durante 3 años de nuestros impuestos en la segunda legislatura de Aznar). Pero, también recibioó112.000 de Zapatero, hasta que se dieron cuenta. Rajoy les ha prometido, pero mucho me temo que, de momento, no "pillen" ni un euro. El editorial de octubre del suegro de Gallardón y sus secuanazis merece una acción judicial. Y la mera existencia de Falange Española, lo mismo. Si no, es que hay barra libre electoral, y yo inscribo a mi gato en la ETA y lo presento a presidente del gobierno. Mi gato es rabudo y no le sienta mal llevar txapela. Os vais a enterar, elementos vespertinos.