Sigue el blog por Email

jueves, 25 de octubre de 2012

Rubalcaba, resta y sigue.


Rubalcaba ha comparecido ante los medios para decir que piensa permanecer en el cargo hasta 2016, fecha en que concluye su mandato de secretario general del PSOE. El líder de los socialistas ha dicho que le gustan las críticas dichas a la cara, sin recurrir a los medios. Sobre los resultados electorales, calificó de “previsibles” los obtenidos en Galicia y de “aceptables” los cosechados en el País Vasco.

El líder socialista,  no podía imaginar que tras el recuento de los sufragios se convirtiera en personaje estelar de la noche electoral, hasta el punto de robar protagonismo a los ganadores. Fue más llamativo el doble descalabro del PSOE que los triunfos de PNV y PP. Pero lo que debió de resultarle más irritante es que en vez de cuestionar el futuro político de Pachi Vázquez y Patxi López, las miradas se volvieron hacia su persona, dando por descontado que su liderazgo quedaba en entredicho. Para romper el cerco de las críticas ha dado un paso al frente autoafirmándose: agotará el mandato y no considera negativos los resultados electorales. Hablar sobre la duración de su etapa como secretario general es entrar en especulaciones, aunque puestos a especular, aventuro que los principales liderazgos nacionales han entrado en una fase de provisionalidad. Ahora bien, sólo desde un injustificable conformismo se pueden dar por “previsibles” y “aceptables” los datos arrojados por las urnas. No entiendo cómo se puede dar por prevista la pérdida de 227.000 votos y siete escaños en Galicia, cuando las otras formaciones de izquierda sacaron, globalmente, 60.000 sufragios más que en los anteriores comicios; ni me parece que quepa ensayar una visión neutra ante la pérdida de 106.000 votos y 9 actas de diputado en el País Vasco, cuando sumadas las pérdidas de los otros tres partidos.

Rubalcaba, como líder de los socialistas confiesa que todavía no ha construido una alternativa al PP. Ese es el problema de fondo, la ausencia de un discurso creíble tras los ocho años de Zapatero. A la herencia económica dejada por el último presidente socialista se añade la quiebra de la cohesión territorial, con la presentación en sociedad del debate sobre la autodeterminación. Aquel “Estatut” acordado entre Zapatero y Mas fue el prólogo de la demanda de independencia.
Publicar un comentario