Sigue el blog por Email

viernes, 30 de marzo de 2012

Watch Tower The Alhambra of Granada

Traduci in italiano  Traduire au français.  Übersetzen auf DeutschTranslate to English
The ground plan of the Watch Tower (Torre de la Vela) is of 16 meters x 16 meters and its elevation is of 26,80 meters. It has a solid base and four floors with arches supported by pillars. During some time this tower was used as a dwelling, so it was modified. On the second floor there were merlons until the 16th century. In 1840 the current bell was put on the western façade and it had to be rebuilt in 1882 because a bolt of lightning damaged it. 

The bell is an important element of this tower. Its chime used to indicate the farmers of the Vega, the meadow of the valley, the hours when they had to water the fields at night. The bell started striking at 8 or 9.30 p. m. and it kept doing so at different intervals with different chimes until 3 or 4 a. m., depending on the season. This bell was also used to call the inhabitants of Granada in case of danger. Nowadays, it is only on January 2nd that the Watch Tower and its bell are in the minds of all the inhabitants of the city. That was the date when the Catholic Monarchs took the city and the tradition says that every young woman who is still single and who strikes the bell, will get married before the end of the year. 

The view from the top of the tower is marvellous, as it is possible to enjoy at the same time, the city of Granada, the Sierra Nevada, the Vega and the villages of the surroundi









The Alcazaba of the Alhambra

The Alcazaba

The Alcazaba, a fortress, is the oldest part of the Alhambra, as is the case of the Vermilion Towers (Torres Bermejas). It is thought that before it was built and before the Muslims arrived to Granada, there were already several constructions in the same area. The first historical reference to the existence of the Alcazaba dates from the 9th century and it is believed that it was then built by Sawwar ben Hamdun during the fights between Muslims and muwalladins [Christians who converted to the Islam and lived among the Muslims].

The current complex was built by Mohammed I, who constructed the ramparts around the previous castle, defences and three new towers: The Broken Tower (Torre Quebrada), the Keep (Torre del Homenaje) and the Watch Tower (Torre de la Vela). As a consequence, the Alcazaba became a real fortress, where the king established the royal residence. His son Mohammed II also had his residence in the Alcazaba, until the palaces were finished. From then on, the Alcazaba was only used as a fortress for military purposes.

When the Christians took the city, they carried out many works to repair the Alcazaba. At different moments of its history, during long periods of time, it was used as a State prison, even during the French occupation.

Like the Alhambra, the Alcazaba was abandoned and not cared for during a long time and it was not until the late 19th century and beginning of the 20th century that the restoration, exploration and plumbing works were started.













                       
                               

Generalife.The Alhambra / Places and spots

Generalife

 Occupied the slopes of the Hill of the Sun (Cerro del Sol), from which there is a complete view over the city and the valleys of the rivers Genil and Darro. There are different interpretations of the meaning of its name: the Governor's Garden, the Architect's (alarife) Garden, the Vegetable Garden of the Gypsy Festivity Organiser, etc. The Generalife became a leisure place for the kings of Granada when they wanted to get away from the official affairs of the palace.

It was built in the 13th century and it wasredecorated by the king Abu I-Walid Isma'il (1313-1324), as it is explained by an inscription that dates from 1319. This means that the Generalife was built before the Comares Palace. In spite of it being very close to the Alhambra and the close relationship between the two complexes, it is considered to be outside the city. A rebellion against Mohammed V even broke out in the Alhambra while he was in the Generalife.

Patio of the Cypress of the Sultana

Nowadays the Generalife is formed by two groups of buildings connected by the Patio of the Irrigation Ditch (Patio de la Acequia).

Nevertheless it is difficult to know what the Generalife originally looked like, as it has been altered and rebuilt at different moments throughout the Christian period. These changes were at first necessary due to the sorry state of deterioration and neglect that was the result of the late Muslim period and later on they changed its layout and distorted many of its features.

In the Generalife there is no kind of decorative excess or points of interest in its architecture. Unlike the Alhambra, all the buildings of the Generalife are quite solid, but in general poor and simple. This indicates an intimate and peaceful atmosphere that the kings were looking for when they retired to these gardens to rest. There are only some decorative motifs of plasterwork, which are not very varied, but are exquisitely fine and tasteful. 













/ The Alhambra / History / Historical introduction

 Historical introduction, The Alhambra





The Alhambra was so called because of its reddish walls (in Arabic, («qa'lat al-Hamra'» means Red Castle). It is located on top of the hill al-Sabika, on the left bank of the river Darro, to the west of the city of Granada and in front of the neighbourhoods of the Albaicin and of the Alcazaba.

The Alhambra is located on a strategic point, with a view over the whole city and the meadow (la Vega), and this fact leads to believe that other buildings were already on that site before the Muslims arrived. The complex is surrounded by ramparts and has an irregular shape. It limits with the valley of the river Darro on its northern side, with the valley of al-Sabika on its southern side and with the street Cuesta del Rey Chico on the eastern side. The Cuesta del Rey Chico is also the border between the neighbourhood of the Albaicin and the gardens of the Generalife, located on top of the Hill of the Sun (Cerro del Sol).

The first historical documents known about the Alhambra date from the 9th century and they refer to Sawwar ben Hamdun who, in the year 889, had to seek refuge in the Alcazaba, a fortress, and had to repair it due to the civil fights that were destroying the Caliphate of Cordoba, to which Granada then belonged. This site subsequently started to be extended and populated, although not yet as much as it would be later on, because the Ziri kings established their residence on the hill of the Albaicin.

The castle of the Alhambra was added to the city's area within the ramparts in the 9th century, which implied that the castle became a military fortress with a view over the whole city. In spite of this, it was not until the arrival of the first king of the Nasrid dynasty, Mohammed ben Al-Hamar(Mohammed I, 1238-1273), in the 13th century, that the royal residence was established in the Alhambra. This event marked the beginning of the Alhambra's most glorious period.

First of all, the old part of the Alcazaba was reinforced and the Watch Tower (Torre de la Vela) and the Keep (Torre del Homenaje) were built. Water was canalised from the river Darro, warehouses and deposits were built and the palace and the ramparts were started. These two elements were carried on by Mohammed II (1273-1302) and Mohammed III (1302-1309), who apparently also built public baths and the Mosque (Mezquita), on the site of which the current Church of Saint Mary was later built.


Yusuf I (1333-1353) and Mohammed V (1353-1391) are responsible for most of the constructions of the Alhambra that we can still admire today. From the improvements of the Alcazaba and the palaces, to the Patio of the Lions (Patio de los Leones) and its annexed rooms, including the extension of the area within the ramparts, the Justice Gate (Puerta de la Justicia), the extension and decoration of the towers, the building of the Baths (Baños), the Comares Room (Cuarto de Comares) and the Hall of the Boat (Sala de la Barca). Hardly anything remains from what the later Nasrid Kings did.

From the time of the Catholic Monarchs until today we must underline that Charles V ordered the demolition of a part of the complex in order to build the palace which bears his name. We must also remember the construction of the Emperor's Chambers (habitaciones del Emperador) and the Queen's Dressing Room (Peinador de la Reina) and that from the 18th century the Alhambra was abandoned. During the French domination part of the fortress was blown up and it was not until the 19th century that the process of repairing, restoring and preserving the complex started and is still maintained nowadays.
                                                                    Next Monument===  Ver la alcalzaba=== Ver Generalife











miércoles, 28 de marzo de 2012

Pena de muerte, SI; pena de muerte, NO.



La continuidad en torno al debate  de la pena de muerte no merece la pena, siempre va a prosperar el NO, aunque haya causas más que justificadas para que lo hiciese el SI. Nuestro posicionamiento casi que nos obligamos a estar en contra de su imposición y hasta hace poco creíamos que era una discusión superada por los ciudadanos del mundo civilizado. No solo porque pensemos que el tema esta cerrado al debate. En un estado de derecho y con una  democracia medio consolidada todo es susceptible de debate y dadas ciertas circunstancias. Cada día que pasa un acto criminal con impacto social se reabre automáticamente el debate. Y hasta es normal que inspeccionemos otra vez algunas de nuestras motivaciones. Por otro lado, las razones en contra de la pena de muerte son tan fuertes que es difícil pensar que puedan encontrarse nuevos argumentos para defender su utilización.



Por empezar, en los países hisànos, la pena de muerte está doblemente prohibida. Primero por la Constitución,  que es nuestro acuerdo básico acerca de los valores fundamentales para nuestra convivencia democrática y, segundo,  por nuestros  compromisos internacionales adquiridos. Si existiera un argumento convincente favorable a la pena de muerte podríamos pensar formalmente en reformar la Constitución y repudiar esos compromisos internacionales, sobre  todo con la UE. Pero ese fundamento no existe, ni existe nada que justifique apartarnos de esos acuerdos de convivencia más básicos.

Pero Aunque parezca mentira,  España no en todo llevamos la contraria al mundo. De los 93 países han abolido la pena de muerte, y de los 58 que todavía la prevén, 36 no la han aplicado en los últimos diez años. La tendencia internacional, además, es clara hacia su eliminación. El único sistema político occidental que la mantiene y aplica con cierta regularidad es Estados Unidos, en algunos de sus Estados, y por ello recibe muy fuertes críticas, tanto a nivel interno como internacional que señalan su inconsistencia de principios y su doble moral internacional en materia de derechos humanos. Por supuesto, debemos ser prudentes al interpretar la tendencia general y sus excepciones, pero existe un fuerte consenso internacional en contra de la pena de muerte, de modo que no es un capricho delos hispanos

Pero muy por encima estas creencias hay otro punto en contra de la pena de muerte. La solución a la diversión de los delitos violentos pasa menos por que el Estado castigue severamente o quite garantías a los acusados, que por atender a las necesidades socioeconómicas de la población y, especialmente, su porción más desaventajada. Francamente, la muerte estatal como represalia a un delito no cumple la función preventiva que muchos le imputan.

Pero supongamos que la pena de muerte se justificase moralmente. ¿Aportaría alguna solución mejorada? Hay varios estudios empíricos llevados a cabo en EEUU que indican  no estar demostrada la eficiencia de la pena capital a la hora de prevenir delitos. Pero es complejo avanzar sobre la base de este tipo de enfoque. En un país o contexto determinado hay demasiadas variables en juego como para lograr medir con precisión esta correlación. Además, esos estudios se elaboraron en un contexto social y un sistema institucional distintos a los nuestros. En definitiva, no sabemos mucho sobre los posibles efectos de la introducción de la pena de muerte y hoy no tenemos más remedio que decidir en un contexto de gran incertidumbre. En ese marco, reclamar al Estado que disponga de la vida de algunos delincuentes es, cuanto menos, un camino precipitado y de incierto finito.
La continuidad en torno al debate  de la pena de muerte no merece la pena, siempre va a prosperar el NO, aunque haya causas más que justificadas para que lo hiciese el SI. Nuestro posicionamiento casi que nos obligamos a estar en contra de su imposición y hasta hace poco creíamos que era una discusión superada por los ciudadanos del mundo civilizado. No solo porque pensemos que el tema esta cerrado al debate. En un estado de derecho y con una  democracia medio consolidada todo es susceptible de debate y dadas ciertas circunstancias. Cada día que pasa un acto criminal con impacto social se reabre automáticamente el debate. Y hasta es normal que inspeccionemos otra vez algunas de nuestras motivaciones. Por otro lado, las razones en contra de la pena de muerte son tan fuertes que es difícil pensar que puedan encontrarse nuevos argumentos para defender su utilización.

Por empezar, en España la pena de muerte está doblemente prohibida. Primero por la Constitución,  que es nuestro acuerdo básico acerca de los valores fundamentales para nuestra convivencia democrática y, segundo,  por nuestros  compromisos internacionales adquiridos. Si existiera un argumento convincente favorable a la pena de muerte podríamos pensar formalmente en reformar la Constitución y repudiar esos compromisos internacionales, sobre  todo con la UE. Pero ese fundamento no existe, ni existe nada que justifique apartarnos de esos acuerdos de convivencia más básicos.

Pero Aunque parezca mentira,  España no en todo llevamos la contraria al mundo. De los 93 países han abolido la pena de muerte, y de los 58 que todavía la prevén, 36 no la han aplicado en los últimos diez años. La tendencia internacional, además, es clara hacia su eliminación. El único sistema político occidental que la mantiene y aplica con cierta regularidad es Estados Unidos, en algunos de sus Estados, y por ello recibe muy fuertes críticas, tanto a nivel interno como internacional que señalan su inconsistencia de principios y su doble moral internacional en materia de derechos humanos. Por supuesto, debemos ser prudentes al interpretar la tendencia general y sus excepciones, pero existe un fuerte consenso internacional en contra de la pena de muerte, de modo que no es un capricho de España..

Pero muy por encima estas creencias hay otro punto en contra de la pena de muerte. La solución a la diversión de los delitos violentos pasa menos por que el Estado castigue severamente o quite garantías a los acusados, que por atender a las necesidades socioeconómicas de la población y, especialmente, su porción más desaventajada. Francamente, la muerte estatal como represalia a un delito no cumple la función preventiva que muchos le imputan.

Pero supongamos que la pena de muerte se justificase moralmente. ¿Aportaría alguna solución mejorada? Hay varios estudios empíricos llevados a cabo en EEUU que indican  no estar demostrada la eficiencia de la pena capital a la hora de prevenir delitos. Pero es complejo avanzar sobre la base de este tipo de enfoque. En un país o contexto determinado hay demasiadas variables en juego como para lograr medir con precisión esta correlación. Además, esos estudios se elaboraron en un contexto social y un sistema institucional distintos a los nuestros. En definitiva, no sabemos mucho sobre los posibles efectos de la introducción de la pena de muerte y hoy no tenemos más remedio que decidir en un contexto de gran incertidumbre. En ese marco, reclamar al Estado que disponga de la vida de algunos delincuentes es, cuanto menos, un camino precipitado y de incierto finito.

El siguiente error de este vía  es que nos deja atados a una comprensión demasiado limitada de nuestras acciones. La probabilidad de que al momento de obrar una persona evalúe la probabilidad de que se le aplique la pena de muerte al final de un proceso judicial es incierta. Nuestras motivaciones son bastante más complejas que una contabilidad binaria. El grueso de la ilegalidad penal, en cambio, es un universo de actos violentos asociados a ataques a la propiedad y exige más bien una reflexión profunda sobre nuestros niveles de cohesión social, la forma y contenido de nuestras reglas de convivencia, la igualdad de trato y oportunidades, y las expectativas que cada uno tiene sobre su capacidad de satisfacer necesidades esenciales y planes de vida en el corto y mediano plazo. En dirección contraria a la de quienes simpatizan con la pena capital, no es impensable que algunos crean que no tienen nada que perder si la respuesta estatal es una sola, sombría y voceada.

Hay otros problemas  adicionales si  pretendemos  utilizar la pena de muerte como medida ejemplar frente a otros potenciales delincuentes. Ciertamente, una forma de disuadir a alguien es castigando a otro. Todos sabemos, así, cuando poner las barbas en remojo. Pero si el castigo se justifica de algún modo es porque se dirige al ofensor en tanto agente moral, es decir, como persona. El ofensor debe estar en condiciones de entender por qué se lo está castigando. Las razones que justifican el castigo deben relacionarse con él o ella, no con la conducta de otras personas. Castigar para disuadir a otros, en cambio, implica tratar a alguien como el objeto portador de un mensaje estatal, antes que como el individuo responsable que cometió un crimen. Incluso quien crea que no hay problemas insalvables con las sanciones ejemplares debe reconocer que es inaceptable quitar la vida de una persona como instrumento de la política mediática  utilizada.

Si queremos eludir esta última  réplica se podría decir que la pena capital no está dirigida a todos, sino sólo al delincuente y que su muerte evita que cometa más delitos en el futuro. Pero esto es apenas una descripción descarnada que no justifica nada. Podríamos predicar lo mismo respecto de la muerte de cualquiera. No existen razones de peso para concluir que el ofensor va a reincidir y los casos sonados que levanta la prensa no inclinan el fiel para concluir lo contrario. Hay que tener en cuenta que el sistema penal es selectivo y el peso de la ley no recae uniformemente sobre todos nosotros. En esto, España, tampoco es la excepción; lo mismo ocurre en todas partes. En consecuencia, debemos mirar con cautela la cuestión de la reincidencia, pues ella indica no sólo la posibilidad de una efectiva reiteración delictiva sino que también sugiere la mayor vulnerabilidad de algunos sectores frente a las agencias de persecución. En otras palabras, no estaríamos hablando de delincuentes más peligrosos sino de prácticas institucionales, totalmente, equivocadas..

Para terminar, también podemos pensar en la pena de muerte deslindada de toda idea de prevención y simplemente asociada al castigo por un mal cometido. Pero el castigo aquí sería irracional y bárbaro, semejante a la venganza. La equiparación de ofensas, la ley del Talión —si pensamos en la pena de muerte para sólo para casos de homicidio, algo que no parece ser obvio en el debate público—, es errónea. Una vida humana, sea cual fuere, es inconmensurable. Y, justamente, condenamos a quien se arroga la capacidad de poner fin a la vida de una persona con el reproche más severo de la ley. Quitar la vida, nunca es algo valioso. Es algo que castigamos, y sólo excepcionalmente dejamos libre de reproche algunos comportamientos; por ejemplo, cuando se actúa en defensa propia. A diferencia del delito cometido por una persona, cuando el Estado actúa lo hace en nombre de todos nosotros. Es paradójico que deba matar a alguien para reafirmar, como dice nuestra Constitución, que el respeto a la vida humana es el pilar central de nuestro arreglo como comunidad.


Todos queremos tener razón y “traer” al mundo a nuestra mente.  El problema de la inseguridad demanda esfuerzo. Pero, ¿por qué no reclamar seriamente por reformas que enfrenten la inseguridad y que, a la vez, estén comprometidas con los valores más hondos que abrazamos como sociedad? ¿Por qué no reclamar por un sistema de prevención a un tiempo eficiente y comprometido con los derechos humanos? El debate sobre la pena de muerte es simplista y erróneo. No aporta nada a la mesa de debate, ni nos ayuda a consolidar una sociedad que honre sus compromisos y valores más profundos. Paradójicamente, tampoco ayuda a enfrentar el delito. Es, en definitiva, un debate que no vale la pena. ¡Joder¡ con lo fácil que hubiese sido añadir: “a excepción de que le roben el coche a un familiar tuyo que, en este supuesto, si que estaría justificada la pena de muerte”

lunes, 26 de marzo de 2012

Henrietta Leavitt, Cefeidas.

Imagen de las cefeidas mostrada por el telescopio espacial Hubble.rn

Henrietta Leavitt nos proporcionó una cinta métrica para medir el cosmos, la misma que una década después utilizó Hubble

Ni siquiera era astrónoma —las mujeres no podían serlo en la época—, pero hizo en 1912 uno de los descubrimientos más vitales de la historia de esa ciencia, uno que sigue extendiendo aún hoy sus fértiles tentáculos sobre nuestra percepción del mundo. A los 20 años, Henrietta Leavitt se había matriculado en la Sociedad para la Instrucción Colegiada de las Mujeres, un singular instituto de la Universidad de Harvard, y tras graduarse se enroló en lo más parecido a un proyecto astrofísico que la sociedad de la época consentía a su sexo: el llamado, con exquisita delicadeza, harén de Pickering, un grupo de mujeres empleadas como calculadoras humanas por Edward Pickering, jefe del observatorio de Harvard, para catalogar las estrellas del hemisferio Sur. A 25 centavos la hora, el sueldo de un sirviente doméstico.
Leavitt se centró en las cefeidas, unas estrellas pulsantes (su brillo oscila periódicamente) conocidas desde el siglo XVIII. La calculadora humana descubrió muchas cefeidas nuevas, y comprobó con lujo de detalle otro hecho bien conocido: que el ritmo de pulsación de las cefeidas no guardaba relación con su brillo aparente. Esto es lógico, puesto que el brillo aparente depende de la distancia de la estrella a la Tierra. Había, sin embargo, un grupo de cefeidas donde esa lógica no funcionaba: en ese grupo, localizado en las nubes de Magallanes, el brillo aparente sí guardaba una relación directa con el ritmo. ¿Qué quería decir esto?
Leavitt tuvo una percepción genial: que las nubes de Magallanes estaban tan lejos que las diferencias de distancia entre sus cefeidas y la Tierra dejaban de importar; que todas ellas podían considerarse situadas a la misma distancia de nosotros; y que por tanto sí existía una relación directa entre el ritmo y el brillo de una cefeida —de cualquier cefeida—, solo que esa relación había permanecido oculta por las diferencias de distancia de la Tierra a las cefeidas cercanas. Esto no solo demostraba que las nubes de Magallanes eran dos galaxias ajenas a la Vía Láctea, la única galaxia que se conocía, sino que aportaba una cinta métrica para medir el cosmos. La cinta que una década después utilizó Hubble para hacer el mayor descubrimiento de la historia de la astronomía. Que el universo está en expansión. Y de ahí al Big Bang.
En 1925, un año después del descubrimiento de Hubble, el matemático sueco Gösta Mittag-Leffler escribió a Leavitt para decirle que iba a proponerla para el Premio Nobel. Le dijeron que llevaba cuatro años muerta.

domingo, 25 de marzo de 2012

The Tower of the Judge (Torre del Cadí)


The Tower of the Judge (Torre del Cadí) used to be called the Prisoner's Tower (Torre del Preso) during the 16th century and the Tower of the passingShe-Fox (Torre del paso de la zorra) during the 17th and 18th centuries. It is possible to get to this tower following the path along the ramparts. 

The tower was restored in 1924 and it stands in front of the alley that leads to the original entrance to the Generalife.



Are you interested in visiting the Alhambra, also beach?
Only alhambra and mosque? Do other monuments?
Only sand and sun? Do not hesitate. Send mail to:
juanpardo15@gmail.com

Within 24 hours we send budget without compromise.
                                                                                                                         +