Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

lunes, 30 de enero de 2012

La independentista, ahora, andaluza y actriz, Carmen Chacón.



Solo su espíritu de poderío, caiga quien caiga, llevan a Carmen Chacón, ahora nacionalista andaluza, antes Carme o Carma Chacón, nacionalista catalana a pretender la Secretaría General del PSOE. Mucho siento por el pueblo catalán, donde viven mis hijos; el casi "robo de este buque insignia  de vuestra política. Seguro que levantará a la maltrecha Andalucía, lo malo es la vuelque y caiga en Marruecos. Repito ha sido a última hora.

 Toda, todo su espíritu catalán queda reflejado en una frase: “fue un error primar el debate territorial sobre el social”.  No lo dice “Carme Chacón” sino “Carmen Chacón”. Una sutil diferencia de marketing en el que tanto cree el marido de la ministra, Miguel Barroso. Hay que seguir la pista a la pareja porque pretenden hacer historia sobre nuestras costillas.

Eso de marketing por política es una derivada de lo siempre he llamado, demoscracia o democracia/demoscópica. Los expertos de mercado fabrican consignas de laboratorio para el regalo instantáneo de los oídos de los  adictos a los que se quiere hipnotizar.

Pero aquí, el gran hipnotizador es de la “demoscracia/demoscópica” es D. Miguel Barroso (1954, Zaragoza), esposo de Carmen, Carme o Carma Chacón. Él fue la cabeza pensante y creador junto a su amigo comunista Roures de los grupos mediáticos al servicio del PSOE. La Sexta (Bajo mínimos económicos) ha sido absorbida por Antena 3 y Público, lamentablemente, para sus trabajadores,  está en suspensión de pagos; Mediapro y GolTV se les ve…..solo hay que esperr a Junio. Totas, todas esas deudas, lasta las del comunista Roures,  las deudas de esa aventura las terminaremos de pagar los españoles.
La más “gorda” que ha hecho como publicista ha sido llevarse  sin concurso, la envidiable campaña publicitaria de la fallida privatización de Lotería Nacional. Más de 8 millones de Euros, para después retirar la oferta. El era interlocutor válido y único entre Zapatero y Pedro J. Ramírez de ahí tanta publicidad oficial en el Mundo.
Bien demostrado ha quedado que la política es sólo Marketing en el binomio Chacón-Barroso, no hace falta desarrollar ninguna tesis sobre la forma en la que el PSOE debe recuperar su identidad socialdemócrata que con tanta eficacia eclipsaron, Zapatero, Rubalcaba y Carme Chacón, desde el Gobierno y desde la comisión ejecutiva del PSOE.
Si bien es cierto que las carencias serían aplicables también al candidato Rubalcaba, el oportunismo de Carmen Chacón y su deriva hacia la pandereta española es una demostración de una ambición de poder sin contenido ideológico y programático. Ni una palabra sobre el modelo de partido, su apertura a la participación de los militantes y la sociedad, sus alternativas para una salida socialdemócrata de la crisis, sus proyectos europeos. No sabemos nada de su diseño fiscal para menguar las diferencias escandalosas de los pocos que tienen muchísimo y los muchos que apenas no tienen nada. Recetas no hacen falta si no caben en una frase.
Maíno. El Greco.
Tantos detalles no caben en un cartel electoral. Y ya se sabe que con Chacón-Barroso lo que no sea una frase no tiene eficacia política. Así nos va a los españoles. Así le va al socialismo mundano.
Referente al binomio, dijo: Antoni Puigvert

Hubo un momento insuperable en la vida política de Carme Chacón. Aquel en el que, con una visible curva de embarazo y un dulce rostro de heroína fílmica, ordenó a un militar: "¡Mande firmes!". Dio la vuelta al mundo, la foto: portando vida en su vientre mandaba sobre el ejército, inevitable portador de muerte. Eran los felices años de Zapatero. Sí, aunque parezca imposible, el grupo de Zapatero fue ganador. Había encontrado la fórmula de la transpolítica. ¿Transpolítica? Sí, flotando en la burbuja del bienestar, los socialistas habían mutado en publicistas: sobraban discursos e ideas. Bastaba con imágenes de impacto emocional.

Salir de Iraq, aprobar el matrimonio gay y evocar el frente republicano eran escenas de un filme con el que el gobierno enamoraba a los votantes. El gobierno incorporaba el espíritu de Matrix a la política: la ficción es más poderosa que la realidad. Fotogénica y embarazada, mandando sobre los machos uniformados, Chacón encarnaba la fantasía de un poder femenino que la realidad desmentía: las mujeres embarazadas que trabajan no se desplazan (como hacía ella en Afganistán) con pediatras de cabecera. Volaba Chacón hacia el estrellato cuando estalló la crisis y la realidad destrozó las ficciones. Zapatero se hundió. Arrastra su partido a la tumba del ridículo. Y Chacón dejó de ser una heroína de Matrix para convertirse en una mujer que ha aprendido a ser actriz, pero que ha perdido el guión. Si recurre al vintage del blanco y negro es para decirnos, coherente: vuelvo a la realidad sin salir de las películas
Publicar un comentario