Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

viernes, 25 de marzo de 2011

Venezuela: El rostro que ha dejado la violencia de Maduro en los niños.

El homicidio es la forma de violencia más común contra los niños y adolescentes venezolanos (Alejandro Forero Cuervo - Flickr)

El homicidio es la forma de violencia más común contra los niños y adolescentes venezolanos …Sobrevivir indemne a la adolescencia en Venezuela es casi una proeza. La violencia en el país suramericano golpea a todas las edades, poco importa que la vida apenas haya comenzado. Esa es una de las crudas realidades que inclinó la balanza a favor de la oposición en las recientes elecciones parlamentarias.
Admirados malandros
Cuando un niño o un adolescente en los barrios populares de Caracas, Barquisimeto, Ciudad Guayana, Maracaibo o Valencia, mira hacia el futuro, probablemente no alcance a ver la luz prometida por el chavismo. Si algo brilla en ese horizonte es el lujo que exhiben los malandros locales –automóviles, mujeres, teléfonos celulares y mucha plata—, héroes cotidianos de la muchachada.
Según datos del Cecodap, una organización con tres décadas de trabajo en la  defensa de los derechos humanos de la niñez y adolescencia, entre 2013 y 2014 la delincuencia entre los menores se incrementó en 70 por ciento en Venezuela. Los imberbes reclutas de las bandas criminales actúan en robos, asesinatos y en el tráfico de drogas.FlickrFlickr
A pesar de las infinitas estrategias lanzadas por Miraflores para apaciguar el país –el más reciente el llamado Plan Patria Segura—la criminalidad juvenil no ha dejado de aumentar. Porque las autoridades no cuentan con herramientas específicas para evitar que los menores de barrios pobres caigan en las redes de la delincuencia. A todas luces, los programas estatales son insuficientes.
Por otra parte, la impunidad estimula a los jóvenes a resolver sus querellas o a definir su futuro mediante las armas. De acuerdo con el Observatorio Venezolano de Violencia, el 90 por ciento de los asesinatos de adolescentes en Caracas no terminan en la condena de los homicidas. La falta de justicia genera una cadena interminable de venganzas familiares.
Niños salvados, jóvenes asesinados
UNICEF ha señalado la paradoja de Venezuela: mientras indicadores importantes como la mortalidad infantil han descendido durante los años de administración chavista, la tasa de homicidios entre menores de 19 años se ha disparado a niveles alarmantes.EFE
En su informe “Ocultos a plena luz” del 2014, ese organismo multilateral colocó a la República Bolivariana en el tercer lugar mundial por la proporción de asesinatos de niños y adolescentes. Solo El Salvador y Guatemala padecen un índice mayor al del país suramericano, de 20 homicidios por cada 100.000 habitantes.
Esa estadística no revela del todo la gravedad de la situación. Entre los adolescentes de 10 a 19 años la tasa se eleva a 39 por cada 100.000 habitantes. La abrumadora mayoría de las víctimas son varones. Para ellos el índice alcanza la brutal cifra de 74 por cada 100.000 habitantes. Casi como vivir… y morir en Honduras, la nación más peligrosa del mundo (excluyendo a los estados en guerra).
Pero esos muertos no aparecen en el panorama que dibujan los voceros del chavismo. La retórica “revolucionaria” de Nicolás Maduro y sus seguidores no reconoce que el asesinato de jóvenes aumentado en más de 150 por ciento desde que Hugo Chávez tomó el poder en 1999. ¿Un rezago del capitalismo o un ejemplo del fracaso del modelo social implantado por el “Comandante eterno” y su sucesor?
Publicar un comentario