Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

sábado, 29 de enero de 2011

En Zurgena, a la Comunidad Inglesa, Correos no reparte correspondencia normal, solo la judicial.

La Comunidad inglesa en Almería, solo puede distinguir a los gestores y entes públicos españoles por dos determinantes,  estafadores activos o pasivos. Es cierto y verdad que en esta sociedad rica a la vista de cómo nos vendían en FITUR, solo le faltaba decir que en España, no reparten correspondencia a cualquier ciudadano que por nuestro sol o por cualquier otra razón este dispuesto a vivir en nuestro país.
Si, así de fácil y sencillo, en España no reparten correspondencia “el correo” “las postas”, solo por el mero hecho de ser inglés y lo digo yo, Juan Pardo Navarro., D.N.I. 75206120F que soy empleado público, por tanto querellable y ¡¡¡Qué miedo¡¡¡ me pueden expedientar los corruptos analfabetos funcionales y ladrones con llave de mis Jefes.
Por ejemplo, en Zurgena, cada semana y por turno de reparto, un ciudadano inglés se desplaza, todos los días, a Huércal Overa, donde no sin pegas, algún funcionario de correos le “da” toda la correspondencia de la comunidad y este, altruistamente, la reparte con el riesgo que esta labor conlleva. Lo que si reparten y, puntualmente, son los panfletos del Juzgado, donde solo se reciben amenazas de derribo de su vivienda, corte de agua o suministro eléctrico, no por falta de pago, si no por a ellos le “sale de los huevos u ovarios”.  Puesto este demoledor hecho en conocimiento de “TODOS los jerifaltes de delegaciones provinciales de entes públicos, por mi parte, me contestan: “Está en vías de solución” Así llevan cuatro años.
No hay nada peor para un país que el desánimo de sus ciudadanos como consecuencia de la debilidad, ridiculez, ignorancia y corrupción “por insensatez” de sus gestores políticos. Todo esto, solo tiene un fin, la desintegración con falta de buena voluntad de sus ciudadanos.
 El Artículo 18.3 de la Constitución española, dice: “Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial”.
La Ley 24/1998, dice que el objeto de la presente Ley es la regulación de los servicios postales con el fin de garantizar la prestación del servicio postal universal a todas los ciudadanos, satisfacer las necesidades de comunicación postal y reparto “a domicilio” de dichos servicios.
Juan Pardo Navarro
Blog de Juan Pardo

Publicar un comentario