Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

miércoles, 18 de abril de 2018

Javier Bardem, en Le Parisien, menosprecia a España y a los españoles en la prensa francesa. Para nada me siento español.


Blog de Juan Pado


A Javier Bardem no le importaría trabajar con Woody Allen, acusado de abusos sexuales a su hija adoptiva Dylan Farrow. A veces, violar a una mujer que sólo es hija adoptiva de tu pareja, es placentero para ambas partes. Así de crueles fueron  las declaraciones de este horrible animal comunista. Así lo aseguró en una entrevista en la web del diario Le Parisien, con motivo del estreno en Francia de su nueva película Loving Pablo.

"No me considero nadie para decir si Woody Allen es culpable o no. Pero tengo las ideas claras en cuanto a “esas” violaciones consentidas. Desde el punto de vista de la Justicia la situación es, exactamente, la misma que cuando rodé con él en 2007" en Vicky Cristina Barcelona, dijo Bardem. Para el intérprete, el movimiento de denuncia del acoso sexual "#MeToo" es "formidable", aunque opinó que "hay que ser prudente" con juzgar en la plaza pública.

El antiespañol, Javier Bardem,  señaló que a los españoles solo le interesa el fútbol, no él arte.". "Cuando dices que eres artista te miran como si hubieses hecho algo malo. A la gente solo le interesa el fútbol.

Javier Bardem comparó la diferente acogida de la cultura en Francia respecto a España después de que su esposa, Penélope Cruz, recibiese el pasado marzo el César de Honor a su carrera, un alto reconocimiento del cine francés. "Francia da valor a su cultura, su identidad, su industria", indicó el actor comunista, quien comentó que cuando regresaron a Madrid de recoger el premio en París "nadie dedicó una palabra al César de Penélope".

Tags:

Penélope Cruz, Javier Bardem,  Woody Allen, Le Parisien, Loving Pablo, Vicky Cristina Barcelona, MeToo, César de Penélope,

juanpardo15@gmail.com

https://blogdejuanpardo.blogspot.com.es/

martes, 17 de abril de 2018

Muere a los 92 años, Barbara Bush, la 'primera abuela' de EEUU y piedra fundamental de la dinastía Bush.

.

Adiós Barbara, matriarca de la dinastía Bush

Muere Barbara Bush

Barbara bush
Capitalizó su pelo cano y ese hálito de ternura propio de las abuelas para conquistar corazones, incluso entre quienes se oponían a las filiaciones políticas de su marido. Sus hijos George W. y Jeb la hicieron pieza fundamental de sus campañas. La definió su sarcasmo, sus perlas falsas pero sobre todo, su amor devoto por el presidente.




Fallece la ex primera dama Barbara Bush a los 92 años 

La exprimera dama Barbara Bush falleció este martes a los 92 años, según confirmó el vocero de la oficina de su esposo George H.W. Bush, Jim McGrath. El pasado domingo, se informó que ella no acudiría más al hospital para recibir tratamiento por una enfermedad pulmonar crónica y una falla cardiovascular con la que batallaba.
Blog de Juan Pardo


Cuando el 20 de enero de 1989 Barbara Bush se hizo primera dama de la nación tenía 63 años y aunque su predecesora, Nancy Reagan, había entrado a la Casa Blanca con tan solo unos cuantos años menos, la esposa del presidente George H. W. Bush decidió capitalizar su edad de una manera muy particular: decidió convertirse en la 'primera abuela de la nación'. De hecho, en el Museo Nacional de Historia Americana se le recuerda de esa manera.

Detrás de su pulsión deliberada por dejar que su pelo cano deviniera en un brillante blanco –que sería su orgullo y emblema–, detrás de llevar trajes tradicionales y de usar un conservador azul, que luego se conocería como el ‘Azul Barbara’, la entonces primera dama no solo logró que el país percibiera a su esposo como un hombre de familia, sino que logró colarse en los corazones de muchos ciudadanos que incluso no simpatizaban con la figura del mandatario republicano.

Las imágenes que circulaban en los medios de esta abuela con trajes de diseñadores desconocidos y perlas falsas, secundada por una decena de nietos –cuando no por una hilera de cachorros de su famosa perrita, una springer spaniel llamada ‘Millie’–, ayudaron a que Barbara Bush fuera aún más popular que el vicepresidente Dan Quayle y el presidente mismo.

Según el proyecto ‘National First Ladies Library’, dedicado a promover el trabajo y legado de las esposas de los presidentes estadounidenses, a los 100 primeros días de mandato del presidente Bush, Barbara arrasaba en las encuestas, a la vez que conseguía tener un club de fans en la emblemáticamente liberal ciudad de San Francisco.

Esta capacidad de mantener un halo de ternura y familiaridad siempre circundándola sería una exitosa estrategia que incluso su hijo George W. Bush reconocería muchos años después estando él mismo en la presidencia: “Es una genio con los medios y definitivamente mejor con ellos que mi padre”, admitía Bush quien era aconsejado por su madre que siempre habría mantenido cierta distancia para con la prensa.

Su apuesta, en realidad, no fue más que el eco mismo del rol que ella quería ocupar en la Casa Blanca: la de una mujer dedicada a apoyar a su marido incondicionalmente y completamente desvinculada de los avatares políticos.

“Como primera dama, Barbara Bush fue sobre todo una presencia constante al lado de su marido. Ellos realmente tenían una alianza sólida como una roca. Ella escogió aumentar los índices de lectura como su primera causa, pero, en realidad, su verdadera causa era ser la compañera de su esposo”, le dijo a Univision la experta en primeras damas y profesora de la Universidad de Boston, Elizabeth Mehren.

Barbara Pierce, que había nacido en la ciudad de Nueva York el 8 de junio de 1925 en el seno de una familia muy acomodada, conoció a su esposo George Herbert Walker Bush en un baile de navidad en 1941, cuando ella aún tenía tan solo 16 años. Después de ser su cita en el baile de graduación, vino el compromiso justo antes de que Bush se embarcara hacia la Segunda Guerra Mundial como el joven piloto de un bombardero. Después de que Bush sobreviviera a que su avión fuera derrumbado el 2 de septiembre de 1944 y que regresara a Estados Unidos la pareja se casó el 6 de enero de 1945 para darle vida a un matrimonio que sería emblemático para todo Estados Unidos.

Por su marido, Barbara Bush incluso rompería precedentes como, por ejemplo, ser la primera esposa de un candidato en hablar durante una convención de partido, con el fin claro de mostrar a su esposo como un estandarte de la familia. A partir de ahí, los Bush capitalizarían estratégicamente a su enorme clan conformado por cinco hijos ( su hija Pauline Robinson "Robin" Bush murió en 1953 a los 3 años) y más de una docena de nietos en comerciales y campañas de televisión.


Ninguna apatía política


Con los años, sin embargo, quedaría demostrado que la 'primera abuela' de los estadounidenses jugaba un rol mucho más fundamental al interior de su familia de lo que se podría intuir. “Barbara Bush fue una fuerza poderosa en la dinastía Bush. Ella era una orgullosa protectora de su esposo y de sus hijos. También era rencorosa, cualquiera que hablase mal de su círculo cercano quedaba inmediatamente excomulgado”, añade Mehren.

Barbara Bush se convirtió en una ficha estratégica en la política familiar.

Con fuerza y compromiso habló durante la convención republicana de 1992, en el segundo intento de su marido de ser presidente, para conseguir que el ala moderada y el ala más conservadora del partido se unieran en favor de su esposo. Quizás por eso, la derrota de su marido sería un duro golpe emocional y una propia derrota personal al no conseguir que pudieran estar en la Casa Blanca más que durante un solo periodo presidencial.

Hablaría luego en defensa de su hijo George W. Bush, porque, después de todo, ¿quién iba a rehusarse a creerle a una mujer que además de ser primera dama, se convertía por primera vez en la historia de Estados Unidos en ‘primera madre’ y que, además, se mostraba a sí misma como “la madre de todos”?

Más recientemente, Barbara Bush sería la elegida para ser la protagonista de un video que se convertiría en primera pieza publicitaria de las ambiciones presidenciales de su tercer hijo, Jeb Bush. Fue ella justamente, la elegida para ser la primera de la familia Bush en mostrar su apoyo y su alianza con estas pretensiones políticas. Ni George Bush padre, presidente, ni Geroge W. Bush hijo, presidente, sino ella, la madre.

Es, por supuesto, imposible atribuirle solo a su figura de “abuela adorable” su buena acogida entre el público y su cierto poder político.

En su tiempo como primera dama Barbara Bush logró capturar la atención mediática con algunas importantes conquistas como cuando en mayor de 1989 posó abrazando a un niño portador del virus del VIH en tiempos en los que el desconocimiento sobre cómo se contagiaba esta enfermedad aún era rampante.

Barbara Bush además se concentró en aumentar los niveles de lectura convencida de que una juventud mejor educada conseguiría más fácilmente salir adelante y fue la primera esposa de un presidente en contratar a una mujer afroestadounidense como su secretaria de prensa.


Sin embargo, en sus años en la Casa Blanca, pero sobre todo fuera de ella, Barbara Bush conseguiría un tono muy particular con una alta cuota de sarcasmo convirtiéndose más bien en una intrigante abuela. “Ella podía ser muy molesta, pero siempre de una manera controlada y demasiado educada, es decir, podía estar diciéndote cosas completamente desagradables con una sonrisa, el tipo de sonrisa que te da una serpiente cascabel antes de inyectar veneno en tus venas”, recuerda Mehren quien añade " había algo desagradable en esa cualidad, porque era del tipo de mujeres que sonríen dulcemente mientras te apuñalan verbalmente".

Además de su entrañable imagen y de su caracter, sería el amor incondicional hacia su marido, más fuerte y consistente con el pasar de los años hasta cumplir 73 años juntos, uno de los principales elementos que haría que el electorado recordara y respetara profundamente a esta mujer. "Había una cierta capacidad de identificarse con ella, una vez que encarnaba la historia romántica de haberse casado con su amor de colegio y luego haber logrado pasar a su lado tantos años y tantos obstáculos", asegura la experta.

En días antes de su muerte, su nieta Jenna Bush Hager contó a los medios cómo su abuela seguía despidiéndose de George Bush como el amor de su vida. Que incluso en esos últimos momentos Barbara Bush lanzara manifestaciones públicas de amor, era evidencia de que algo había sido siempre transparente y real en ella: su devoción por la familia, su devoción por George.




  • El presidente Ronald Reagan y Nancy Reagan saludan después de la toma de posesión en el Capitolio.
    1El presidente Ronald Reagan y Nancy Reagan saludan después de la toma de posesión en el Capitolio.AP
  • 2 de junio de 2009. El presidente Barack Obama acompaña a Nancy Reagan durante el acto de la firma de la Comisión del Centenario de Ronald Reagan en la Casa Blanca.
    22 de junio de 2009. El presidente Barack Obama acompaña a Nancy Reagan durante el acto de la firma de la Comisión del Centenario de Ronald Reagan en la Casa Blanca. REUTERS
  • 21 de octubre de 2005. El presidente de los Estados Unidos George W. Bush con Nancy Reagan durante una ceremonia dedicada a las Fuerzas Aéreas en California.
    321 de octubre de 2005. El presidente de los Estados Unidos George W. Bush con Nancy Reagan durante una ceremonia dedicada a las Fuerzas Aéreas en California.
  • 11 de julio de 2004. Nancy Reagan (1ªi), viuda del ex presidente de EE UU Ronald Reagan, besa el féretro con los restos de su marido en el Capitolio (Washington). Actualmente, la ex primera daman vivía en el barrio de Bel Air, pero en los últimos años su estado de salud estaba muy deteriorado.
    411 de julio de 2004. Nancy Reagan (1ªi), viuda del ex presidente de EE UU Ronald Reagan, besa el féretro con los restos de su marido en el Capitolio (Washington). Actualmente, la ex primera daman vivía en el barrio de Bel Air, pero en los últimos años su estado de salud estaba muy deteriorado. AP
  • 17 de enero de 2003. Foto de grupo de las 5 ex-primeras damas norteamericanas, durante la Gala del 20 aniversario de la fundación del Centro Betty Ford, en Indian Wells (California). De izquierda a derecha, Rosalynn Carter, Barbara Bush, Betty Ford, Nancy Reagan y Hillary Clinton. Nancy Reagan fue la mujer del cuadragésimo presidente de EE UU, una de las primeras damas más populares. Junto a Ronald Reagan tuvo dos hijos, Patti y Ron.
    517 de enero de 2003. Foto de grupo de las 5 ex-primeras damas norteamericanas, durante la Gala del 20 aniversario de la fundación del Centro Betty Ford, en Indian Wells (California). De izquierda a derecha, Rosalynn Carter, Barbara Bush, Betty Ford, Nancy Reagan y Hillary Clinton. Nancy Reagan fue la mujer del cuadragésimo presidente de EE UU, una de las primeras damas más populares. Junto a Ronald Reagan tuvo dos hijos, Patti y Ron.15 de agosto de 1988. La primera dama Nancy Reagan y su marido, el presidente de los Estados Unidos, en un almuerzo en Nueva Orleans para honrarla por su trabajo para combatir el abuso de las drogas.
  • 10 de septiembre de 1987. El Papa Juan Pablo II saludando a Ronald y Nancy Reagan, a su llegada a Miami, durante la visita oficial del primero a Estados Unidos
    810 de septiembre de 1987. El Papa Juan Pablo II saludando a Ronald y Nancy Reagan, a su llegada a Miami, durante la visita oficial del primero a Estados UnidosREUTERS
  • Julio de 1986. La primera dama Nancy Reagan saluda a los fotógrafos en la Estatua de la Libertad un día después del centenario.
    9Julio de 1986. La primera dama Nancy Reagan saluda a los fotógrafos en la Estatua de la Libertad un día después del centenario.
  • 7 de mayo de 1985. Nancy Reagan, primera dama norteamericana, junto a la reina Sofía y a Carmen Romero, en la clase de la Escuela de Arte Dramático y Danza en el escenario del Teatro Real de Madrid, durante la visita oficial del presidente norteamericano y su esposa a España.
    107 de mayo de 1985. Nancy Reagan, primera dama norteamericana, junto a la reina Sofía y a Carmen Romero, en la clase de la Escuela de Arte Dramático y Danza en el escenario del Teatro Real de Madrid, durante la visita oficial del presidente norteamericano y su esposa a España.
  • 19 de noviembre de 1985. El presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan, y su mujer, Nancy Reagan, recibidos por el presidente soviético, Mijail Gorbachov, y su mujer, Raisa Gorbachov, durante un encuentro de ambos mandatarios en Ginebra (Suiza).
    1119 de noviembre de 1985. El presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan, y su mujer, Nancy Reagan, recibidos por el presidente soviético, Mijail Gorbachov, y su mujer, Raisa Gorbachov, durante un encuentro de ambos mandatarios en Ginebra (Suiza).REUTERS
  • 14 de mayo de 1984. Michael Jackson antes de recibir un premio por su contribución a una campaña contra el alcohol al volante junto con el presidente de los Estados Unidos Ronald Reagan y su mujer Nancy, en la Casa Blanca.
    1214 de mayo de 1984. Michael Jackson antes de recibir un premio por su contribución a una campaña contra el alcohol al volante junto con el presidente de los Estados Unidos Ronald Reagan y su mujer Nancy, en la Casa Blanca.
  • 28 de marzo de 1984. El presidente de EE UU Ronald Reagan y la primera dama Nancy Reagan se entrevistan con el líder chino Deng Xiaoping en el Gran Salón del Pueblo en Pekín.
    1328 de marzo de 1984. El presidente de EE UU Ronald Reagan y la primera dama Nancy Reagan se entrevistan con el líder chino Deng Xiaoping en el Gran Salón del Pueblo en Pekín.REUTERS
  • 6 de julio de 1984. El presidente de EE UU, Ronald Reagan, y su esposa, Nancy, visitan las tumbas del Cementerio Americano en la playa de Omaha, donde están enterrados los soldados estadounidenses muertos en el desembarco de Normandía (Francia), durante la Segunda Guerra Mundial.
    146 de julio de 1984. El presidente de EE UU, Ronald Reagan, y su esposa, Nancy, visitan las tumbas del Cementerio Americano en la playa de Omaha, donde están enterrados los soldados estadounidenses muertos en el desembarco de Normandía (Francia), durante la Segunda Guerra Mundial.AP
  • 6 de febrero de 1982. Frank Sinatra bailando con Nancy Reagan, en presencia del presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan.
    156 de febrero de 1982. Frank Sinatra bailando con Nancy Reagan, en presencia del presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan.AP
  • En la fotografía, de 1981, Nancy Reagan está sentada junto al compositor y director Jack Elliott en la Sala Este de la Casa Blanca en Washington. Al llegar a la capital de EE UU en 1981, Nancy Reagan eliminó de un plumazo la sobriedad impuesta por Jackie Kennedy.
    16En la fotografía, de 1981, Nancy Reagan está sentada junto al compositor y director Jack Elliott en la Sala Este de la Casa Blanca en Washington. Al llegar a la capital de EE UU en 1981, Nancy Reagan eliminó de un plumazo la sobriedad impuesta por Jackie Kennedy.AP
  • 20 de enero de 1981. El presidente Ronald Reagan jura su cargo como presidente de Estados Unidos ante el presidente del Tribunal Supremo, Warren Burger, Nancy Reagan y el senador Mark O Hatfield. Nancy Reagan trabajó en algunas películas sin mucho éxito antes de conocer a quien sería su marido, el también actor Ronald Reagan, con quien se casó en 1952. Ambos ocuparon la Casa Blanca durante dos mandatos, entre 1981 y 1989.
    1720 de enero de 1981. El presidente Ronald Reagan jura su cargo como presidente de Estados Unidos ante el presidente del Tribunal Supremo, Warren Burger, Nancy Reagan y el senador Mark O Hatfield. Nancy Reagan trabajó en algunas películas sin mucho éxito antes de conocer a quien sería su marido, el también actor Ronald Reagan, con quien se casó en 1952. Ambos ocuparon la Casa Blanca durante dos mandatos, entre 1981 y 1989.REUTERS
  • Diciembre de 1980. Nancy Reagan escucha a su marido durante un discurso.
    18Diciembre de 1980. Nancy Reagan escucha a su marido durante un discurso. CORBIS
  • 24 de octubre de 1980. El candidato a la presidencia de los Estados Unidos Ronald Reagan y su mujer Nancy juegan con su perro en su vivienda en Virginia.
    1924 de octubre de 1980. El candidato a la presidencia de los Estados Unidos Ronald Reagan y su mujer Nancy juegan con su perro en su vivienda en Virginia. CORBIS
  • 11 de agsoto de 1976. Nancy Reagan junto con su marido durante de regreso a California después de un viaje de la Convención Nacional Republicana.
    Añadir leyenda
    2011 de agsoto de 1976. Nancy Reagan junto con su marido durante de regreso a California después de un viaje de la Convención Nacional Republicana.CORBIS
  • 3 de mayor de 1952. Ronald y Nancy cortan la tarta nupcial durante su boda.
    213 de mayor de 1952. Ronald y Nancy cortan la tarta nupcial durante su boda.CORDON PRESS
  • 1957. Nancy Davis y Ronald Reagan en una escena de la película 'Hellcats of the navy'.
    221957. Nancy Davis y Ronald Reagan en una escena de la película 'Hellcats of the navy'.